imagotipo

La transformación posrevolucionaria en la capital | Jorge Schiaffino Isunza

  • Jorge Schiaffino

Mientras más es posible ahondar en la historia de nuestra querida ciudad, se entiende que las tareas de la próxima Asamblea Constituyente serán apasionantes y, sin duda, deberán fijar un rumbo institucional y una modernización jurídica capaz de ser un punto de partida en la concepción de los gobiernos en las metrópolis.

Por ello y continuando con este devenir histórico, hemos de continuar recordando que fue en 1928, al suprimirse la figura de Ayuntamiento, cuando se reafirma la teoría de la no posible coexistencia de poderes, ya que ese mismo año se expide la Ley Orgánica del Distrito y Territorios Federales, donde se establecen un departamento central (antiguos municipios de México, Tacuba, Tacubaya y Mixcoac y 13 delegaciones.

Esta reforma constitucional estableció que todas las facultades de Gobierno y administración las ejercería el Presidente de la República, a través de un departamento administrativo cuyo titular sería el jefe de departamento designado y removido a discreción del titular del Poder Ejecutivo federal. El jefe del Departamento se haría auxiliar por un consejo consultivo y los consejos en cada una de las delegaciones.

La Ley de Secretarías de Estado, Departamentos Administrativos y demás dependencias del Poder Ejecutivo Federal de 1934, reafirmó la condición de departamento administrativo del Distrito Federal, siendo este carácter ratificado en todas las leyes que fueron expedidas hasta diciembre de 1976.

Posterior a la de 1934, han sido expedidas distintas leyes orgánicas del Departamento del Distrito Federal, sin que se modificara la forma de Gobierno y administración, no es sino hasta 1941 que una nueva ley se divide al Distrito Federal en 12 delegaciones y hasta 1970 que se crean 16 delegaciones como órganos desconcentrados.

Es en 1978 que se expide la última Ley Orgánica del Departamento del Distrito Federal, esta ley ratificó lo que todas aquellas que le antecedieron desde 1928, en las disposiciones que el Presidente de la República tenía a su cargo el Gobierno del Distrito Federal a través del jefe del DDF; se refrendó también la facultad legislativa al Congreso de la Unión y la función judicial a cargo de los Tribunales de Justicia del Distrito Federal.

Desde que fue creado, en 1824, el Distrito Federal ha sido fuente de controversias, polémicas doctrinales y diversos conflictos entre órganos federales y locales de Gobierno; y ha tenido que resolver, permanentemente, la dualidad de ser capital de la República y sede de los poderes de la Unión, a la vez que es metrópoli eje de desarrollo económico, cultural, político y social de los Estados Unidos Mexicanos.

Desde que fue constituido, hasta la actualidad, es modificado en su estructura jurídica y política, que van desde la creación de municipalidades hasta la supresión de estas, pasando por un régimen donde la legislación y el Gobierno de la entidad quedaron depositados en los órganos federales, respectivamente Congreso de la Unión y Presidente de la República. Este último ejercería sus atribuciones por conducto de un gobernador y, más adelante, de un órgano establecido en la ley federal, que fue un Departamento Administrativo dependiente del Ejecutivo y con competencia territorial específica.

En el Distrito Federal se ha registrado, en años recientes, un crecimiento desmedido y ciertamente desordenado que ha resultado en una de las concentraciones urbanas más grandes y complejas del planeta. Aunado a este crecimiento de la ciudad, ha surgido el donde la Ciudad se ha extendido hacía zonas consideradas de reserva ecológica y hacia sus límites geográficos con otras entidades del país, principalmente con el Estado de México y Morelos, de manera que esta interconexión de centros de población ha dado lugar a áreas metropolitanas que requieren normas, estrategias y políticas públicas específicas.

Es oportuno precisar que además de las transformaciones demográficas, económicas y urbanas, se han concretado cambios en la organización política y administrativa, impulsadas por diversas corrientes políticas, académicas y de la sociedad que se pronunciaron para ampliar el ejercicio de los derechos políticos y por fortalecer los órganos de Gobierno local que, compartiendo y restringiéndose al funcionamiento de los poderes federales, con el propósito de mejorar la respuesta y la atención eficaz a los habitantes del Distrito Federal.

*Exlegislador             jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx

/arm