imagotipo

La vaquita marina en grave peligro

  • Aarón Irizar López

La amplia variedad de ecosistemas y especies son características que hacen de México un país megadiverso. Se estima que nuestro país alberga cerca de 10 por ciento del total de las especies registradas en el mundo, y muchas de ellas son endémicas, es decir, que solo habitan en nuestro país y en lugares restringidos.

La protección de las especies endémicas es fundamental para su conservación ya que, por lo regular, su número es muy reducido. La destrucción de su hábitat, la contaminación, la cacería furtiva y el tráfico ilegal de especies son las principales amenazas que ponen en peligro su existencia.

En esta situación se encuentra la vaquita marina, uno de los mamíferos marinos más pequeños del mundo, que habita en la parte alta del Golfo de California y está considerada como una especie críticamente amenazada, de acuerdo con la “lista roja” de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés).

La vaquita marina es una especie protegida que se encuentra dentro de la Reserva de la Biósfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado. Con el objetivo de asegurar su supervivencia se ha creado un área de refugio y el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (CIRVA), sin embargo, este organismo ha declarado recientemente que ya sólo existen 30 ejemplares de dicha especie.

La disminución de la población de este cetáceo representa cerca de 90 por ciento en tan solo cinco años, pese a los importantes esfuerzos realizados por el Gobierno federal, en conjunto con expertos nacionales e internacionales y organizaciones de la sociedad civil.

La pesca legal e ilegal de totoaba y otras especies marinas constituye la principal causa de la rápida reducción de ejemplares de vaquita marina, las cuales quedan atrapadas en las redes agalleras y de enmalle de los pescadores.

El buche de la totoaba, pez que habita las inmediaciones de la vaquita marina y que también se encuentra en peligro de extinción, es altamente demandado en el mercado asiático, llegándose a vender a precios superiores a ocho mil dólares por kilo.

La vaquita marina se encuentra al borde de la extinción, de continuar con este ritmo la totalidad de la especie podría desaparecer en 2018.

Importantes medidas se han implementado para hacer frente a la latente extinción de la especie. Se ha ampliado el polígono de protección en el Alto Golfo de California, se decretó la suspensión de la pesca comercial mediante el uso de redes de enmalle por dos años y se fortalecieron los mecanismos de vigilancia e inspección.

La conservación de los ecosistemas y especies mexicanas es un asunto que nos compete a todos. Como miembros de la sociedad podemos ser partícipes educando y concientizando a las nuevas generaciones sobre la importancia de la protección al medio ambiente y el cuidado de su entorno. Muchas especies en peligro de extinción podrían depender de ello.
* Senador de la República por el Estado de Sinaloa.

@AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez