imagotipo

La voz de la IP

  • José Medina Mora Icaza / La Voz de la IP

SNA, oportunidad para cerrarle el paso a la corrupción el reto de la década para nuestro país es cerrarle el paso a la corrupción, por lo que la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) representa una oportunidad para atacar de fondo el problema desde el plano institucional. La base estructural del SNA es el comité coordinador, integrado por un organismo ciudadano que es el Comité de Participación Ciudadana (quien presidirá el comité coordinador) y seis instituciones gubernamentales: el INAI, la Secretaría de la Función Pública, la Auditoría Superior de la Federación, el Consejo de la Judicatura, el Tribunal de Justicia Administrativa y la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción.

El Comité Coordinador será el responsable de encabezar las acciones para desmantelar las redes y prácticas de corrupción en el país. Este entramado institucional parece un tanto complejo, pero contempla interesantes elementos de coordinación, investigación y sanción que pueden generar importantes resultados.

El Comité coordinador sesionó por primera vez el pasado 4 de abril, y cerca de dos meses después aún no está completo, le faltan figuras claves como el Fiscal anticorrupción, los magistrados anticorrupción del Tribunal de Justicia Administrativa y el Secretario técnico. Para ello es esencial que permanezcamos activos y atentos al proceso, porque sin duda, una de las principales fortalezas para implementar este  sistema será la participación ciudadana.

A continuación, los cinco aspectos que debemos vigilar dentro de la conformación del SNA y sus versiones locales: 1) El papel del comité de participación ciudadana en el SNA y su integración en los estados. Es el órgano que tendrá la responsabilidad de propiciar el involucramiento de la sociedad civil en las labores del sistema, además de proponer políticas, metodologías e indicadores para medir y erradicar la corrupción. 2) La designación de los integrantes del SNA y los sistemas locales. Si logramos fortalecer los procesos de selección de los titulares de los órganos que integran el sistema como la fiscalía anticorrupción y auditoría, a través de procesos de selección técnicos y con participación ciudadana, estaremos atendiendo uno de los principales pendientes de las instituciones del país. 3) La autonomía del fiscal anticorrupción. Será el fiscal anticorrupción quien investigue y sancione los delitos de los que nos enteramos y se difunden en medios de comunicación sin que tengan castigo alguno. La labor del fiscal anticorrupción es indispensable para luchar firmemente contra la impunidad. De aquí que quien resulte electo como fiscal anticorrupción deberá cubrir probada experiencia pública y técnica, además de ser autónomo para tomar decisiones basadas en el bien común y no en el de unos cuantos, gozando también de una ética intachable. Cabe mencionar que el Senado ha detenido en varias ocasiones el proceso de elección sin completarlo. 4) La integración y operación de la Secretaría técnica. Este órgano otorgará el apoyo técnico al Comité coordinador del SNA, por lo que su labor es clave para que los proyectos y estrategias planteadas en el sistema puedan desarrollarse. En este caso se requiere un perfil altamente técnico, con experiencia en coordinación de órganos colegiados, así como en temas de transparencia y rendición de cuentas. 5) La apertura en la ratificación de magistrados del Tribunal Administrativo. La lista que el ejecutivo envió al Senado con la propuesta de magistrados no contiene (o al menos no se ha hecho público) justificaciones y descripción de perfil de cada uno de los elegibles.

Desde la sociedad civil y el propio Comité de Participación Ciudadana del SNA se ha pedido que el proceso se realice con total transparencia y que si el Senado considera aprobar la propuesta del ejecutivo lo haga con abierta justificación.

Respecto de la Secretaría Técnica, esta semana será importante para completar su integración, ya que el Comité de Participación Ciudadana presentará una lista con tres candidatos para que el Comité Coordinador elija quien será el secretario técnico del SNA. El Comité de Participación Ciudadana está conformado por perfiles técnicos y éticos, fórmula que esperamos se pueda replicar en la selección de actores clave como el fiscal Anticorrupción y el secretario técnico. Los organismos públicos necesitan profesionalizarse, contar con perfiles independientes y éticos, de esta manera puede recuperarse la confianza que tanto se ha perdido en las instituciones.

Sin duda, tenemos en el Sistema Nacional Anticorrupción una oportunidad para cerrarle el paso a este grave problema a través de coordinación, autonomía institucional e incidencia ciudadana. Por lo mismo, es importante que participemos. En la medida en que estemos pendientes de  su conformación y del papel activo que ejerzamos en su implementación, podremos impulsar los resultados que nuestro país necesita: un México sin corrupción.