imagotipo

Laboral

  • Pablo Marentes

Pablo Marentes

Todo con educación, fue denominado el foro que Radio Universidad abrió la mañana del pasado viernes 24 de junio en sus frecuencias de AM y FM. Se escucharían argumentos en contra y a favor de lo que la Secretaría de Educación Pública denominó Reforma Educativa cuando Emilio Chuayffet era el titular de la gigantesca entidad administrativa.

El 16 de junio de 2015 se suspendieron las evaluaciones a las que habrían de someterse los profesores de primaria y secundaria para conservar sus plazas que les permitirían continuar en la docencia. Chauyffet señalaría antes de su salida que “llueva o truene se aplicará la evaluación docente preconizada por la Reforma.”

En el foro de Radio UNAM participaron como conductores Abril Alzaga y Benito Taibo. Fueron invitados a reflexionar Manuel Gil Antón, de El Colegio de México, José Raciel Gutiérrez Morales y René Santiago de Jesús de las secciones 18 y 14 de la CNTE y Roberto Rodríguez Gómez, académico de la UNAM. El tono de las reflexiones, ejemplar.

Señalaron los profesores Morales y Santiago que no hay Reforma Educativa. Hay la imposición de una evaluación que no elevará la calidad de la enseñanza porque la reforma comenzó al revés. Primero establece una evaluación que no toma en cuenta los variados ambientes físicos y existenciales dentro de los cuales se desarrolla la docencia: las grandes ciudades y en las concentraciones urbanas y demográficas denominadas “técnicamente” megalópolis y en las ciudades secundarias, o en los asentamientos dispersos de las regiones rurales. En estos funcionan las aulas “redondas” dentro de las cuales un mismo maestro imparte clase a grupos de primero a sexto grado. Allí van niños cuyas familias descienden de alguna de las 60 naciones originales que habitaron las zonas costeras, hablan lenguas originales y  viven en los difíciles valles centrales en los cuales la capa feraz de las tierras de cultivo se mueve cada 5 u 8 años hacia las faldas de las cerros que constituyen la desafiante orografía mexicana. La demografía es diferente en los 31 estados y la ciudad capital de la República.

No se han definido ni la estrategia ni la táctica de un profundo cambio educativo en cuyo diseño y acciones hayan participado padres de familia, investigadores técnicos, tecnológicos y universitarios, maestros de primaria y secundaria y la sociedad general. En vez de reformas para los diversos ámbitos educativos, hay presos, desaparecidos y caídos afirmó Roberto Rodríguez Gómez, profesor universitario.

La reforma no definida se ha tornado en un conflicto generado por variados factores y actores. La naturaleza de una reforma es definir los resultados que se desean alcanzar con base en políticas públicas de las cuales emerja una nueva configuración del trabajo docente fundamentado en la permanente evaluación del desempeño de los maestros en contextos físicos, sociales y sociales culturales diferentes. Se ha generado por lo tanto, el rechazo de una política laboral que careció de análisis e investigación.

La resistencia magisterial parece que solo la conduce la CNTE. No es así. La CNTE no es la única organización que rechaza los superficiales cambios a cuyo conjunto le denominan Reforma. La coordinara no es la única organización magisterial de México. Hay muchas que coinciden en la necesidad de una reforma que nazca de la diversidad de ambientes dentro de los cuales se efectúan las enseñanzas primaria y media básica. La CNTE aprovecha la inconformidad que manifiestan otras organizaciones dentro de las cuales se agrupan maestros de enseñanza superior, la difusión de la cultura y la investigación. Conviene propiciar foros semejantes. Con la misma cadencia y respeto. En muchas estaciones de radio.