imagotipo

Las elecciones en Estados Unidos de América y su impacto en Yucatán

  • Daniel Ávila Ruíz

  • Daniel Ávila Ruiz

El próximo martes 8 de noviembre los ciudadanos estadunidenses acudirán al llamado a las urnas para elegir a su próximo titular del Poder Ejecutivo y renovar el Senado. Además, podrán elegir legisladores locales y federales, cargos públicos y consultas sobre iniciativas de Ley.

Sin importar los resultados, estos comicios tendrán consecuencias en todo el mundo. En México, y en zonas turísticas e industriales como Yucatán viviremos los efectos derivados de la forma de gobernar de la nueva administración.

Cabe destacar que en la ciudad de Mérida -en el corazón de la colonia Alcalá Martin- está ubicado un Consulado General de los Estados Unidos en operación desde hace 173 años, lo que demuestra el arraigo de los lazos comerciales y de amistad existentes desde el norte con la sociedad peninsular.

Para empezar, un reto que tenemos los yucatecos -independientemente del resultado electoral-, es atraer el turismo americano en competencia con Cuba, ya que los acuerdos firmados entre los Gobiernos de La Habana y Washington permiten la posibilidad de realizar hasta 20 vuelos regulares diarios entre aeropuertos estadunidenses y la Habana, y hasta 10 al día a las otras terminales aéreas en las provincias cubanas.

En contraste, el aeropuerto de Mérida recibe vuelos procedentes de ciudades como Miami, Houston o Dallas. Además, los turistas estadunidenses también ingresan al estado por su zona oriente, ya que al aterrizar en Cancún o Cozumel por cercanía pueden visitar nuestros pueblos mágicos de Izamal y Valladolid.

Una ventaja que se puede explotar en Yucatán a fin de atraer visitantes no solo americanos, sino de todo el mundo, es difundir los sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Mientras Cuba tiene nueve áreas, México tiene inscritos 34 lugares, de los cuales podemos decir con orgullo que tres están localizados en Yucatán: las ciudades prehispánicas de Chichén Itzá y la reserva ecológica de Sian Ka’an.

La importancia de los turistas estadunidenses como generadores de divisas y empleo para México es fundamental, ya que de los 14.6 millones de personas que ingresaron al país en vuelos internacionales durante 2015, siete de cada diez (69.2 por ciento) provenían de ciudades de la zona norte del continente, de los cuales 8.4 millones procedían de Estados Unidos y 1.7 millones de Canadá.

Es decir, más de la mitad de los visitantes extranjeros que visitan México son norteamericanos, y de los casi ocho millones y medio 43 por ciento entran por los aeropuertos de la península de Yucatán; principalmente a Cancún y Cozumel.

Existen estimaciones de que el gasto promedio de los 3.6 millones de estadunidenses que viajaron por la península en 2015 fue de mil 200 dólares por viaje por persona; con ello podemos darnos una idea de la importancia de este turismo para nuestra región.

Asimismo, Yucatán ha sido destinatario de inversiones estadunidenses en diferentes ramos como industria, comercio, servicios, entre otros. De acuerdo con la Secretaría de Economía, la inversión extranjera directa en el estado fue de 4.8 millones de dólares en el primer semestre de 2012; de los cuales 70.8 por ciento provenían de Estados Unidos.

Más allá de la decisión ciudadana del pueblo norteamericano, Yucatán y México deberán afrontar nuevos desafíos para fomentar sus relaciones bilaterales. Sabemos que tenemos áreas de oportunidad en común, y que la amistad entre ambas naciones permitirá continuar con la generación de progreso regional, pero necesitamos -desde México-, poner manos a la obra.
*Senador por Yucatán. Presidente de la Comisión Bicameral del Canal del Congreso, secretario del Comité del Instituto “Belisario Domínguez” e integrante de las Comisiones de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico, Juventud y Deporte, de Turismo, así como de Reforma Agraria.