imagotipo

Las exportaciones agropecuarias repuntan en este año. ¿Servirá de algo? / Mundo Económico / Enrique Vera Estrada

  • Enrique Vera

En este 2015 se ha presentado un incremento de 5.8 por ciento en nuestras exportaciones agropecuarias respecto al año pasado. Dicho incremento, se dice, es resultado de un incremento de la productividad en el campo. Sin embargo, como indica la teoría económica, un país puramente rural está condenado al rezago económico.

En todos los industrializados se ha producido una “revolución verde” en su camino al desarrollo. Dicha revolución consiste en que la agricultura tiene un peso cada vez menor en la economía, por lo que la industria y los servicios son los que predominan en el aparato económico. De esta forma, gracias a esa revolución verde, cada vez más capital y mano de obra son trasladados al sector industrial, ya que con aumentos en la productividad agrícola es posible surtir de cada vez mayores cantidades de alimentos y de materia prima al sector moderno de la economía, es decir, al sector industrial.

De esta manera, es necesario que la agricultura no se descuide, pero es imperioso, tal y como se dijo, que el sector moderno de la economía absorba la mayor cantidad de los factores de la producción, ya que como se ha visto, el progreso material se da cuando hay mayor valor agregado en la producción. Y en el campo la producción generada es de muy bajo valor agregado, razón por la cual la gente que trabaja ahí percibe ingresos muy bajos y su nivel de vida es muy pobre.

Por eso es necesario que la mano de obra se traslade al sector industrial y de servicios, donde su contribución a la riqueza material y su productividad serán mayores, con lo cual sus ingresos o salarios serán superiores y con ello su nivel de vida será mayor.

En el caso de México, las exportaciones de tomate, azúcar, aguacate, cerveza y tequila se han incrementado exponencialmente. Sin embargo, tal y como se dijo, en el México moderno la agricultura tiene un peso muy reducido dentro del PIB. Se calcula que menos de 4 por ciento de la renta nacional se explica por la agricultura.

De esta forma, lo importante es que millones de familias que habitan en el campo, y que en muchas ocasiones viven en una agricultura de autoconsumo, se trasladen al sector o sectores modernos de la economía para mejorar  su nivel de vida y superen la pobreza. Sin embargo, para ello es necesario que reciban capacitación y adiestramiento para incorporarse al desarrollo.

En el caso de nuestro país, es importante mencionar que a principios del siglo pasado los ingresos de divisas por las exportaciones agrícolas nos dieron el dinero para hacer las obras de infraestructura y de capital social fijo para empezar el camino al crecimiento. No obstante, en este siglo XXI las exportaciones agrícolas ya no son la principal fuente de divisas. No. En lo absoluto. En estos momentos las divisas que generan el turismo, las remesas y las exportaciones de manufacturas son las que surten de dólares a nuestro país.

Y en este punto es importante mencionar que hasta hace tres décadas las exportaciones de petróleo y productos minerales fueron la principal y casi única fuente de facturaciones y de divisas al país. Sin embargo, afortunadamente, nuestra economía se ha despetrolizado y ahora es posible observar que cerca de 12 por ciento de las exportaciones son petroleras. De esta forma, es característico que a principios del presente siglo, las ventas del sector automotriz y aeroespacial son las que predominan.

Por último, y después de mencionar que las exportaciones de productos agropecuarios y que el sector agrícola en nuestro país tienen una relevancia muy pobre en la economía, no está por demás mencionar que México es superavitario en los cultivos que se han mencionado, pero somos deficitarios en alimentos que son elementales en la dieta de los mexicanos, como el trigo, el frijol y el arroz. ¿Qué significa? Que hay una mala asignación de recursos en la economía, pues se está utilizando mano de obra y capital para producir alimentos y materias primas que no necesitamos y, por su parte, existe un déficit de recursos y de producción en los cultivos de primera necesidad.

Esta situación se debe a que los trabajadores agrícolas dedican su capital y sus insumos para la producción de alimentos como el azúcar y el aguacate en cantidades excesivas, pues saben que la exportación de dichos productos alimenticios da mejores ingresos en el momento en que se exportan al mercado de Estados Unidos.

 

enriquevera2004@outlook.com