imagotipo

Las guerras futuras por el agua / Horizonte Económico / David Colmenares Páramo

  • David Colmenares

Como recuerdo la entrada de una canción de Facundo Cabral, que dice que Juan Comodoro “buscando agua, encontró petróleo, pero se murió de sed”. Con eso empecé a hacer mis primeras colaboraciones por radio desde Oaxaca, con Pepe Cárdenas, desde hace 38 años, siendo la mayor parte del tiempo funcionario público, además de presidente del Colegio Nacional de Economistas y en mis tiempos libros profesor de finanzas estatales.

Coincide eso con una ojeada ayer a un libro de Tom Standage, sobre “la historia del mundo en seis tragos: de la cerveza de los faraones a la Coca Cola”, quien nos recuerda que lo único peor que el hambre es la sed. Dice Standage que “privada de comida, una persona puede sobrevivir durante unas semanas, pero sin aportación de líquidos le hará falta suerte para durar más de unos pocos días. Hace decenas de millares de años, los primeros humano que buscaban sustento en pequeños grupos tenían que permanecer cerca de ríos, arroyos y lagos para asegurarse un suministro adecuado de agua dulce puesto que almacenarla o transportarla no resultaba práctico. La disponibilidad de agua restringió y guió el progreso de la humanidad. Las bebidas no han dejado de conformar la historia humana desde entonces.”. El libro está publicado por la editorial Debate y el autor ha trabajado en The Economist. Los capítulo de su libro so más que sugerentes: la cerveza de los faraones, el vino en Grecia y Roma, Los licores en el periodo Colonial, el Café en la Edad de  la Razón, el The y el imperio británico y la Coca Cola y el auge de Estados Unidos.

Recordé de inmediato otro extraordinario libro publicado en 2002 por Michael T. Klare, Guerra por los recursos, donde dedica dos de sus capítulos a ver el conflicto por el agua en la cuenca del Nilo y el conflicto también por el agua en las cuencas del Jordán, el Tigris, el Eufrates y el Indo. Aparte de Klare hay quien afirma que las guerras por el agua serán más cruentas que las guerras por el petróleo y si es así, solo veamos que todo el conflicto del Medio Oriente, las guerras en Irak, Libia, Siria, tienen un trasfondo de guerra por el control estratégico de los recursos energéticos.

La Organización de las Naciones Unidas señalan que las guerras del futuro serán por el agua, con lo que tendremos una nueva geografía de los conflictos, porque en América Latina ya existen tensiones, incluso en México recordemos el conflicto entre Nuevo León y Tamaulipas por recursos hídricos.

El agua dulce representa el 3 por ciento de los recursos acuíferos del Mundo, de los cuales el 2 por ciento está congelada en los glaciales y el uno por ciento en los ríos, lagos, incluyendo el agua subterránea. Se trata de un recursos renovable y existen procesos como la desalinización, pero es aún muy costosa, solo lo pueden usar país como Arabia Saudita, con desiertos y muchos recursos excedentes, pero para el resto del mundo es imposible.

Estados y Canadá son autosuficientes, el agua se concentra en 10 países de los cientos que existen.

En nuestro país ya tenemos problemas con el agua potable, yo pir ejemplo vivo en una Ciudad en la cual hay temporadas que la única firma de tenerla es con pipas y eso cuesta, y no todos los ciudadanos pueden cobrarla. Tenemos Conagua, que ya pasó recientemente por el túnel de la corrupción, se sabe que su anterior director utilizaba helicóptero para ir a la oficina, ni UBER por supuesto. Habría que revisar públicamente el problema que enfrentamos, que queremos, con que instrumento institucional y con que estructura.

Solo se que enfrentar el problema del agua es algo tan importante o más que el tema del petróleo, si aquí hemos caído terriblemente, que pasará cuado nos alcance el problema del agua.
brunodavidpau@yahoo.com.mx