imagotipo

Las mujeres, pilar del desarrollo nacional

  • Graciela Ortiz

  • Graciela Ortiz González

En 2015, los líderes mundiales adoptaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la cual, a través de un conjunto de objetivos globales, pretende entre otras cosas, terminar con la pobreza y el hambre en el mundo, proteger al planeta y generar prosperidad para todos en los próximos 15 años.

El quinto objetivo de dicha agenda busca lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas del mundo, por lo que la equidad en los espacios políticos también constituye una de las metas del mismo.

De acuerdo con la ONU, solo en 46 de los 194 países del mundo las mujeres ocupan más de 30 por ciento de los escaños en los parlamentos nacionales al menos en una de las cámaras.

Datos divulgados en días recientes por este organismo revelan que la presencia de mujeres líderes en la vida política ha disminuido. El número de mujeres jefas de Estado se redujo de 19 en 2015 a 17 en 2016, en cuanto al número de escaños, hubo una reducción de 25 a 23 por ciento, respectivamente. Asimismo, de los cargos de dirección general de empresas incluidas en la lista Fortune 500, solo cuatro por ciento están ocupados por mujeres.

Las cifras muestran que las mujeres siguen siendo marginadas de la vida política y los puestos de toma de decisiones a nivel mundial. Los principales obstáculos con los que se encuentran son la existencia de barreras legales e institucionales discriminatorias, estereotipos sociales sexistas y la brecha en el acceso a la educación y al empleo.

El liderazgo y la representación de las mujeres son cruciales para el desarrollo político y económico de los países, así como para crear un mundo más equitativo, libre y en paz.

A través de la Agenda 2030, las Naciones Unidas instan a los países miembros a velar por una mayor participación efectiva de las mujeres en la vida política, económica y pública, así como promover las políticas públicas y leyes adecuadas para promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres.

En México se han realizado grandes avances en materia de equidad de género. La actual administración incluyó por primera vez en el Plan Nacional de Desarrollo un eje transversal para la igualdad de oportunidades y no discriminación contra las mujeres, a través del cual se han delimitado políticas públicas que incluyen la perspectiva de género, coadyuvando en un mayor acceso para las mujeres a puestos políticos y de liderazgo, sin embargo, aún falta mucho por hacer.

En el Senado de la República, por ejemplo, la equidad de género ha ganado presencia, de los 128 escaños 48 pertenecen a mujeres, una cifra histórica. Sin embargo, solo una de las 32 entidades de la República está gobernada por una mujer.

Sin embargo, debemos seguir sumando logros en la materia, el empoderamiento de las mujeres es vital para el desarrollo de la democracia mexicana y nuestro desarrollo como sociedad. Es fundamental entender que las mujeres son importantes agentes de cambio y desarrollo en las democracias del siglo XXI.

P.D. Mi más sentido pésame y solidaridad a Andrea y Carlos Alberto, por la irreparable muerte de su madre, mi amiga Miroslava Breach, quien además de ser una periodista respetada y reconocida, era una madre ejemplar, una gran mujer, una gran chihuahuense. Desde este espacio condeno su muerte y exijo su esclarecimiento.
* graciela.ortiz.glez@gog.org.mx

@GOrtizGlez

graciela.ortizgonzalez