imagotipo

Las reacciones y las primeras acciones

  • Rosamaría Villarello

Dolor por lo ocurrido en un colegio en Monterrey

  • Rosamaría Villarello reza

Apocos días de haber tomado posesión Trump ha alcanzado su meta de mantenerse en el foco de la atención mundial. No obstante, aunque sus controversiales decisiones son de interés planetario, no podemos vivir en torno a lo que él haga como si el resto de la humanidad no existiera.

Dar seguimiento a todas las acciones de Trump es un desgaste tremendo porque el mundo no gira solo alrededor de su persona. Sin embargo, no hay que perder de vista los movimientos y reacciones que ha generado en tan pocos días.

Pero muchas de las acciones que en el futuro se emprendan han comenzado a tener un impacto que pueden ser la punta de lanza para contrarrestar las medidas que ha comenzado a tomar el presidente de Estados Unidos.

Una de ellas son las manifestaciones principalmente de mujeres en grandes ciudades en contra de un hombre que las ha agraviado como género y en la dignidad de las personas. De ahí la importancia de la presencia de las y los “indignados” en las marchas el día después de la ceremonia oficial como no las había habido desde la época de los “globalifóbicos”.

Ya se ha venido apuntando en estos días que la esperanza es que sean movimientos que trasciendan el momento y que se mantengan como una opción de conciencia frente al retroceso en el que se ha caído.Por cierto no solo de parte de Trump, sino de gran parte de los integrantes de su gabinete, marcado también por el racismo y la discriminación y de sus seguidores.

Solo la presión mundial de la gente y otros líderes puede ser un gran freno a las políticas que están amenazando con extenderse a todos los rincones del planeta, porque desgraciadamente, en este caso, los ejemplos trascienden más allá de las fronteras.

Fundamental es cómo se aprecia hoy la democracia, cuando el sentimiento generalizado es que se optó por despreciar el voto popular. Estas manifestaciones son parte de la reacción al no respetar la decisión de las mayorías, aunque así estén fijadas las reglas del sistema político norteamericano.

Otra de ellas es la opción que ha tomado el Gobierno mexicano de plantear los puntos sustanciales en los que basará su diálogo para el próximo 31 de enero. La reacción del presidente Peña ha sido la correcta en señalar principios básicos (tal vez no la esperada por muchos). Sin embargo, los resultados de esta reunión de trabajo en ciernes no tendrán un efecto inmediato, sino que llevará un largo camino en el que habrá muchas sorpresas, como las que ya comenzaron a verse: regresar al esquema bilateral -aunque no por ello sea malo-  o un caso muy concreto que ya ocurrió en la frontera norte: impedir la entrada del aguacate mexicano cuando ya estaba pactado. Con este ejemplo vemos la interpretación de las palabras de Trump en aspectos cotidianos como puede ser el frenar el paso de un producto que se ha vendido desde hace muchos años a Estados Unidos.