imagotipo

Les gusta la mala vida (u otra vez la burra al chino) / Juego de Palabras / Gilberto D’ Estrabau

  • Gilberto Destrabau

Por una parte, podría decirse que a los empresarios chinos les gusta la mala vida; por la otra, que su impresionante olfato para los negocios los impulsa a hacer inversiones y negocios en México, cuyo futuro económico, según los especialistas, está entre los más brillantes del planeta. Lo cierto es que pese a las desventuras del tren bala a Querétaro y del “Dragon Mart” en Cancún, otra gran corporación china se prepara para hacer la que podría ser la mayor inversión china en México y Latinoamérica.

El gobernador priísta de Jalisco, Aristóteles Sandoval, habría formalizado ayer martes un acuerdo con la China Communications Construction Company (CCCC) para construir un parque industrial que albergará varias firmas manufactureras de su país. El predio deberá tener alrededor de 500 hectáreas, con el Gobierno de Jalisco pagando por la mitad del terreno, y el resto del proyecto bajo la responsabilidad exclusiva de las empresas chinas.

Una relación tomentosa

Para los chinos, la relación comercial con México era espléndida, maravillosa, con ellos comprándonos a nosotros cinco mil millones de dólares al año y nosotros a ellos ¡cincuenta mil millones!

Con el inicio del Gobierno de Peña Nieto se dieron pasos para poner la cancha más pareja, pero ocurrieron dos incidentes perturbadores: se canceló abruptamente el proyecto del tren bala a Querétaro, con valor de tres mil 750 millones de dólares, y casi simultáneamente el centro comercial “Dragon Mart”, en Cancún, luego de que se hicieron importantes inversiones.

Tras lo anterior, México ha buscado en China inversiones para el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, el sector energético, un proyecto de red inalámbrica gubernamental, la expansión del puerto noroccidental de Guaymas, la construcción de un astillero en el oriental puerto de Tuxpan y un gasoducto en Baja California, sin resultados. Un ejecutivo de China Harbour Engineering Company Ltd (CHEC), unidad de la estatal China Communications Construction Co Ltd, involucrada en la oferta original por el tren, ha declarado:

“No hay interés. No creo que habrá inversión masiva en México en este sexenio”.

Y Zhang Nan, el principal representante en México de la automovilística FAW, propiedad del Estado chino, comentó que “En este momento, las empresas chinas no quieren invertir aquí. Es peligroso, realmente peligroso”.

El parque tapatío podría normalizar la situación

La ubicación del desarrollo y la inversión china se determinarán tras los resultados del estudio que se llevará seis meses. Centros manufactureros con envergadura y objetivos similares al planeado, han demandado en el pasado desde cientos de millones a mil millones de dólares.

Según funcionarios del Gobierno de Sandoval, Guadalajara fue escogida por ocupar una posición estratégica entre el cinturón industrial de México y el principal puerto mexicano de carga, Manzanillo, ambos con sólidos vínculos comerciales con Estados Unidos.

Y la deteriorada relación sino-mexicana comenzará a sanar… eso, claro está, si no revienta otra crisis que deje a los pobres chales, otra vez, agarrados de la brocha.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras@yahoo.com/

Sitio Web: juegodepalabras.mx