imagotipo

Libertad bajo Palabra

  • Pedro de León Mojarro

“Ningún legado es tan rico como la honestidad”

William Shakespeare.

  • Pedro de León Mojarro
  • ¿Tú le crees a Peña? Yo sí

La semana pasada, después de la “mea culpa” del Presidente por los hechos de la Casa Blanca y el anuncio de las leyes anticorrupción, informalmente participe en una mesa donde había periodistas, empresarios, universitarios y uno que otro desempleado como yo.

De pronto alguien soltó la pregunta: ¿ustedes le creen a Peña? Yo no, adelantó la respuesta; de los seis que estábamos, cuatro coincidieron en el no, uno no se pronunció y el único que respondió afirmativo fui yo. Pasó a explicar por qué.

De entrada, me declaro escéptico de las medidas anticorrupción, ya lo he registrado en otras entregas, está tan barroco el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) que la verdad no se ve para cuando. “…el fiscal será designado por el Senado, lo cual no garantiza independencia, pero sí politiza la selección”, dice Sergio Sarmiento.

“El SNA es el plano jurídico-arquitectónico para salir del laberinto de la impunidad. Sin embargo, todavía falta un proceso complejo para nombrar a los cinco integrantes de su comité ciudadano, al nuevo secretario de la Función Pública y al fiscal anticorrupción. Una vez que estén definidos estos liderazgos se podrá empezar el proceso de construcción institucional. En el mejor de los casos, este proceso durará varios meses y la urgencia de la República demanda acciones inmediatas”. (Juan E. Pardiñas)

No obstante, como dice el dicho la esperanza muere al último. Y espero que aunque lento, nos estemos enfilando al inicio de un sistema verdadero, mismo que, en el mediano plazo comience a dar resultados en los tres poderes, los tres niveles de Gobierno, en los órganos autónomos, sindicatos, universidades y el mismo sector privado, ahí en las áreas que tengan vínculo con negocios relacionados con el Gobierno, no olvidemos que la corrupción se compone del binomio corruptor corrompido.

Por lo pronto, creo que ya a todos quedó claro que el reclamo de la sociedad es por la corrupción y la impunidad que prevalece en todos los ámbitos de la vida nacional. El propio presidente lo ha reconocido permanentemente y a pesar de eso, no había dado muestras claras de enfrentar el peor de todos nuestros males.

Dice el Presidente:

“Hoy, los mexicanos nos sentimos lastimados y dolidos por este grave flagelo. Como Presidente de la República, estoy convencido de la urgencia de erradicar la corrupción, fortalecer la transparencia y consolidar la rendición de cuentas. Por esas razones, el primer compromiso que firmé como candidato, y la primera propuesta legislativa que impulsé como presidente electo, fueron en contra de la corrupción”

“…Hacerlo era impostergable. De acuerdo con los resultados del Índice de Percepción de la Corrupción 2014, publicado por Transparencia Internacional, México obtuvo una calificación de apenas 35, en una escala de 0 a 100; prácticamente, el mismo resultado que ha tenido en las últimas dos décadas. Además, según el Instituto Mexicano para la Competitividad, cada año los actos de corrupción en el país nos cuestan hasta un 10 por ciento del PIB, 5 por ciento de la Inversión Extranjera Directa que recibe el país, y causan la pérdida de 480 mil empleos”.

El horno no está para bollos, después del claro mensaje de la elección pasada, al Gobierno y su partido se le agotan los márgenes y los tiempos, por eso como decía el filósofo español Miguel de Unamuno “renovarse o morir”. O el PRI le entra enserio y con decisión o quedará fuera de la contienda 2018.

Por eso digo “Yo sí le creo a Peña” porque no le queda de otra, salvo que esté decidido a entregar la Presidencia.

Y si usted, lectora, lector queridos no tienen inconveniente nos leemos el próximo jueves.
Facebook: Pedro de León Mojarro

twitter:@Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx

*Miembro de Unidos Podemos AC