imagotipo

Libertad Bajo Palabra

  • Pedro de León Mojarro

  • Pedro de León Mojarro
  • El tercer tercio

 

El tercer tercio en la tauromaquia, según dicen los que saben, es en el que el torero se juega el todo por el todo, ya conoció a su enemigo, ya sabe de qué pie cojea, cuál es su comportamiento y normalmente, en este tercio, se define si corta oreja, rabo, o si se queda solo con una gran rechifla por uno o varios errores.

Algo similar sucederá en el tercer tercio del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. A estas alturas no hay duda de lo que el país necesita para enfrentar los retos, los intereses afectados por las reformas, los amigos y los adversarios que tiene por delante.

Al Presidente le quedan dos años al mando de esta nación bajo una condición muy complicada, principalmente por el nivel de aprobación de la sociedad, lo que indudablemente es una debilidad.

Es paradójico que habiendo sido el Presidente Reformador, traiga ese nivel de aprobación, indudablemente que ha habido errores, no se supo vender bien las reformas.

La Reforma Educativa aprobada con el mayor consenso y simpatía social, es la que más se ha cuestionado, no por su contenido, sino por los intereses que afectó.

El error de Nochixtlán les dio a los manifestantes los muertos que tanto añoraban.

Ante esa realidad, coincidiendo con varios analistas, la suerte del Presidente es la suerte de los mexicanos, por lo tanto es algo más que un despropósito ponerse contentos por lo mal que le vaya al Presidente, por el contrario, si algo podemos o debemos hacer los mexicanos es intentar que el barco llegue a buen puerto para bien de México.

Es tiempo que el Presidente piense en la imagen objetivo de su quinto y sexto informe y, que en función de eso, haga los movimientos, los ajustes, los acuerdos, las alianzas que sean necesarias para lograr su propósito. Los cambios anunciados el día de ayer apuntan en esa dirección.

A manera de reflexión, coincidiendo con varios analistas, apuntaría algunas de las más importantes.

1. El rescate, la promoción y la aceptación de los mexicanos de las reformas aprobadas.

2. Un nuevo Pacto Social que aglutine a la mayoría de las fuerzas y actores para recuperar la confianza y la credibilidad del Presidente ante la ciudadanía.

3. Irse en serio y con toda convicción en contra de la corrupción y la impunidad, que está debidamente demostrado que es algo que agravia mayoritariamente a la sociedad.

4. Blindar la economía frente a las amenazas del exterior, la devaluación, la crisis del petróleo, fortalecer la relación de México con el vecino país del norte, las cifras manejadas por el Presidente son más que elocuentes:

“Compartimos la frontera más transitada del mundo, por la que todos los días cruzan de manera legal más de un millón de personas y 400 mil vehículos; el comercio entre nuestros países supera los 500 mil millones de dólares al año; innovamos y producimos juntos; y en materia de seguridad nacional, la cooperación diaria entre nuestros Gobiernos es cada vez más importante para enfrentar los desafíos de un mundo complejo”.

5. Rescatar lo esencial de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que dicho sea de paso dio muy buenos resultados porque ganó la voluntad de gobernadores, presidentes municipales, organizaciones, empresarios e iniciativa privada para atemperar la pobreza y la marginación de muchos millones de mexicanos. El Presidente no puede irse sin dejar atemperada esa deuda social que por años se ha acumulado.

6. Cerrar el capítulo, con estricto apego al Estado de Derecho con la CNTE y los grupos que, al amparo de un pasamontañas o una pancarta, adquieren salvoconducto para delinquir.

7. Concretar los acuerdos del Sistema Nacional de Seguridad Pública para respaldar principalmente a los municipios.

8. No sé si sería mucho pedir, pero hay asignaturas pendientes, tales como, la Pensión Universal, la Cobertura Universal en salud y, algo muy importante, ponerse al corriente con los millones de jóvenes excluidos del desarrollo de la educación y del futuro en este país.

Todo ello en un modelo de Gobierno que le apueste a la Descentralización y al Desarrollo Regional, así como al potencial creativo y productivo de este país, y a la capacidad organizativa de la sociedad nacional.

Y si ustedes lectora, lector queridos, no tienen inconveniente, nos leemos el próximo jueves.
Facebook: Pedro de León Mojarro

twitter:@Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx

*Miembro de Unidos Podemos A.C