imagotipo

Libertad Bajo Palabra

  • Pedro de León Mojarro

“La inminente ratificación del Acuerdo de París representa un inmenso logro y un verdadero triunfo del multilateralismo”

Agustín Carstens

  • Pedro de León Mojarro
  • El acuerdo de París (Salvar al mundo)

Mucho se ha hablado acerca del calentamiento global y del daño que hacen los gases de efecto invernadero al planeta; de ahí la necesidad de que entrara en vigor en 2005 el “Protocolo de Kyoto”. Acuerdo que quedo a medias, debido a que varios países que lo aprobaron de arranque, sobre la marcha no lo ratificaron, entre otros Estados Unidos y Canadá.

Afortunadamente cada día hay mas conciencia del peligro que significa para el planeta (nuestra casa común, #LaudatoSi) el calentamiento global. A diferencia de hace 15 años, ahora los locos como Donald Trump son los que sostienen que el calentamiento global no es una amenaza.

Mucho tiempo se ha invertido por ecologistas y expertos, que fueron por mucho tiempo ignorados y hasta catalogados como extremistas y locos por tratar el tema del cambio
climático.

Afortunadamente ahora, es un asunto que tiene la atención del planeta entero y la decisión de los líderes del mundo para tomar medidas contra el calentamiento del planeta.

En la reciente asamblea de las naciones unidas celebrada en Nueva York el secretario general Bam Ki-Moon informó que el Acuerdo de París entrara en vigor este año, debido a que 60 países ya la han ratificado, y con ellos se supera el umbral de 55 por ciento requerido, para que se oficialice como un acuerdo de carácter y alcance mundial y entrará en vigor en la cumbre del clima de Marrakech, que se celebra entre el 7 y el 18 de noviembre.

Vale recordar que el Protocolo de Kioto tardo 7 años en ser ratificado parcialmente, mientras que el Acuerdo de París tardo solo 9 meses en ser avalado por la mayoría de los países.

El compromiso básico del Acuerdo de París es mantenerpor debajo de los 2 ºC el incremento de la temperatura.

El Acuerdo de París, incluye fijar una bolsa anual de 100 mil millones de dólares para financiar a los países en vías de desarrollo, como el nuestro, y echar a andar proyectos específicos de energía renovable, eficiencia energética, transporte limpio, gestión de agua y adaptación al cambio climático.

El gran reto para lograr estar por debajo de los 2 ºC anuales, es reducir el consumo de combustible fósil yello requiere, según expresa Agustín Carstens gobernador del Banco de México (eluniversal.com.mx), una inversión de 90 billones de dólares de 2017hasta el 2030 en infraestructura, agricultura y sistemas
energéticos.

Recursos que evidentemente es imposible que provengan del presupuesto de los gobiernos, ya que por rico que sean, no se puede financiar a través de recursos fiscales.

De ahí la necesidad de involucrar la inversión privada en la visión de una economía social y sustentable; recursos los hay y en abundancia, pues como cita el gobernador del Banco de México “… existen 300 billones de dólares en activos -que poseen bancos, mercados de capitales e inversionistas institucionales-, por lo que enfrentamos un problema de distribución del dinero mas que uno de rotunda escasez”.

Entre otras, una de las soluciones ya prefiguradas y con resultados tangibles en el mundo, es la emisión de Bonos Verdes que son instrumentos de deuda usados para financiar proyectos de carácter sustentable.

Por ejemplo, los municipios pueden hacer uso de los Bonos Verdes para el tratamiento de residuos sólidos, agua potable y generar su propia energía eléctrica, mediante paneles solares o energía eólicas, ambas consideradas como energías limpias o alternativas, que sustituyen el uso de materiales fósiles.

De hecho, nuestro país ha establecido el compromiso hacia el año 2024, de producir hasta el 35 por ciento de la electricidad con energías alternativas.

Y si ustedes no tienen inconveniente, lectora, lector queridos nos leemos el próximo jueves.
*Miembro de Unidos Podemos A.C. Zacatecas

Facebook: Pedro de León Mojarro,

Twitter:@Pdeleonm, Sitio Web: pedrodeleon.mx