imagotipo

Libertad Bajo Palabra

  • Pedro de León Mojarro

“Excava el pozo antes de que tengas sed”

Proverbio chino

  • Pedro de León Mojarro
  • El riesgo de las radiaciones

Dependiendo de cómo se use, la radiación afecta a los seres vivos; los puede enfermar o curar, puede ser administrada como medicina, o tener efectos letales.

Un ejemplo muy claro son las medidas de protección que hoy en día usan los radiólogos al tomar placas a los pacientes. Al paciente por una placa no le pasa nada, pero al radiólogo por la constante exposición sí puede ser afectado.

Según datos de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC), organismo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los efectos de la radiación en los organismos se clasifica en cuatro grupos, dentro de ellos se tienen los que producen cáncer y los que producen mutaciones genéticas no cancerígenas, estos dos tipos generalmente suceden cuando la dosis de radiación recibida es pequeña, pero prolongada.

El cáncer se produce cuando una célula recibe daño en su composición, lo cual da lugar a una reproducción desmedida, y por lo tanto a un tumor. Paradójicamente el tumor producido por radiación igualmente puede ser curado con radiación.

No obstante que la generación de cáncer por radiación está plenamente reconocida, hay resistencia a reconocer los efectos dañinos de los electrodomésticos principalmente el microondas, cuando este se usa en exceso o bien no atendiendo las recomendaciones de uso del fabricante.

Para ejemplificar lo anterior baste recordar la polémica de años sobre el efecto cancerígeno del uso del tabaco. Durante muchos años las empresas tabacaleras se negaron a reconocer que “fumar es nocivo para la salud”.

Después de múltiples pruebas e investigaciones, finalmente las empresas tabacaleras tuvieron que reconocerlo, por lo que se tomaron acciones mundiales para dar a conocer, concientizar y obligar a las empresas a informar al consumidor que el uso del cigarro produce cáncer. Irónicamente el uso y consumo del cigarro no ha bajado.

He citado lo anterior, ante un comentario que me dejó preocupado, de un amigo mío el Dr. Juan Rodríguez Castañeda, quien cuenta con una especialidad en electrónica de microondas, y me dice que la radiación diaria que vivimos es una realidad que no queremos reconocer, ya sea por indiferencia nuestra o por interés de los grandes capitales tratándose del microondas por ejemplo.

Así como tardamos en reconocer que el humo del tabaco era maligno, “un día vamos a reconocer que las radiaciones de los electrodomésticos afectan la salud”. Me dijo: “una lumbrada con una piedra y un palito no se logra con las primeras fricciones, pero de que se logra se logra”; exactamente eso sucede con las radiaciones en nuestras células, termina alterándolas. Y ante la imposibilidad de demostrarlo de manera instantánea lo menos que podemos hacer es tomar precauciones.

Entiendo que los intereses económicos detrás de los aparatos electrónicos y la necesidad de los mismos en el mundo actual, son muy fuertes y que no es fácil que te acepten que pueden ser dañinos para la salud.

Mientras que son peras o son manzanas, lo que sí queda claro es el crecimiento exponencial del cáncer, mismo que según datos de la OMS, hoy en día es una de las principales causas de muerte alrededor del mundo, en el 2012 aparecieron 14 millones y con tendencia clara a incrementarse en las siguientes décadas.

En el tema de las radiacionespor los aparatos eléctricos, nada me gustaría más que el Dr. Castañeda estuviera equivocado por el bien de todos, sin embargo, por sí o por no, yo trataré de seguir preparándome mi té mañanero ahora en “el pocillo” de peltre que usaba mi madre hace muchos años en lugar de un microondas.

*Miembro de Unidos Podemos A.C. ZACATECAS

Facebook: Pedro de León Mojarro

Twitter:@Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx