imagotipo

Libertad bajo Palabra

  • Pedro de León Mojarro

“Vivimos en un país raro: La clase obrera, no tiene obras 

La clase media, no tiene medios

La clase alta, no tiene clase”

Anónimo

El 2018 y la terca realidad

  • Pedro de Leon Mojarro

Dice el politólogo Giovanni Sartori en su último libro “La carrera hacia ningún lugar” que: “La premisa de un sistema electoral perfecto es que deben estar prohibidas las coaliciones. Cada partido se debe presentar solo, proponiendo un solo candidato”. Para el caso de México en la coyuntura del deterioro generalizado de los partidos, estamos muy lejos de pensar en que cada partido proponga un solo candidato.

Más bien es a la inversa, la única forma de tener credibilidad y volverse competitivos está en la capacidad de formar coaliciones ganadoras y atractivas al electorado.

Aunque las encuestas en la actualidad están seriamente cuestionadas, no debe de sorprender el posicionamiento del PAN y Morena; el primero con el regreso de la franja de la clase media que en el 2012 le dio la espalda para apoyar al actual presidente Enrique Peña Nieto.

Margarita Zavala ha crecido con el PAN, “en virtud de dos hechos fundamentales: el primero es porque vino a ocupar el espacio que no pudo y no supo conservar la izquierda; el segundo porque logró capitalizar una parte de la inconformidad con la situación de inseguridad y con los problemas de la economía que los ciudadanos atribuyen en buena medida al Gobierno y al partido en el Gobierno”. Manuel Camacho, Enero 2012. (qepd).

López Obrador con Morena, desde hace tiempo ha decidido jugar en la franja de los antisistemas, misma que constituye una enorme veta electoral rumbo a las elecciones del 2018.

En agosto de este año la encuestadora Parametria señalaba que el Presidente tenía un 73 por ciento de desaprobación, la encuestadora Buendia&Laredo en noviembre arrojaron un 71 por ciento de percepción de que la estrategia de combate al narcotráfico iniciada por Felipe Calderón y continuada por Peña Nieto, nos hace un país menos seguro.

En la encuesta publicada por el Grupo Reforma el domingo pasado, hace un comparativo sobre las preferencias de la ciudadanía, entre los meses de agosto y diciembre de este año; el PAN mantiene el 27 por ciento, el PRI el 22 por ciento y Morena con un crecimiento de cuatro puntos iguala la preferencia del PRI con 22 por ciento.

Según los datos de Reforma, coincidentes con la encuesta de El Financiero en el mes de noviembre; al día de hoy en todos los careos, entre presuntos candidatos, Andrés Manuel mantiene una ligera ventaja sobre Margarita Zavala, quedando muy rezagados el PRI, PRD, y el Independiente Jaime Rodríguez “El Bronco”.

El PRD tiene tres posibilidades; la primera, expresada por ellos mismos, es que “serán los que decidan quién ganará de las tres fuerzas PAN, PRI y Morena”; la segunda es conformar una Coalición centro izquierda (PRD-PT-MC) con la figura de Mancera encabezándola, y la tercera es transitar en el 2018 en la alianza PRD-PAN que ha demostrado ser ganadora, no así la mejor opción de Gobierno, porque se han puesto de acuerdo para ganar elecciones, mas no para gobernar.

El escenario de las encuestas, junto con el arribo a la Presidencia de Estados Unidos de Donald Trump, vuelve apremiante implementar la versión cada vez más recurrente pero sobre todo necesaria, de empujar la Segunda Vuelta y el Gobierno de Coalición.

Hasta hoy es poco probable que los presuntos candidatos alcancen el 30 por ciento de la votación y si a este porcentaje le descontamos un tradicional 40 por ciento de abstención, entonces el presidente o la presidenta electo, ganaría con el apoyo del 15 por ciento de los electores; no se requiere ser matemático para darse cuenta de la lejanía con la necesaria mayoría para un Gobierno estable.

*Miembro de Unidos Podemos A.C. ZACATECAS

Facebook: Pedro de León Mojarro

Twitter: @Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx