imagotipo

Libertad Bajo Palabra

  • Pedro de León Mojarro

“El Gobierno no soluciona problemas; los subsidia”.

Ronald Reagan.

  • Pedro de León Mojarro
  • El gasolinazo (A palo dado ni Dios lo quita)

Respecto del incremento superior al 20 por ciento a las gasolinas, como ha sucedido, en distintos hechos similares, será el tiempo el que se encargue de poner las cosas en su lugar. Mientras tanto el descontento es generalizado.

Históricamente los subsidios que se han aplicado en México han terminado siendo regresivos; con el subsidio a la gasolina queda perfectamente claro que éste benefició al ya histórico sector del 20 por ciento de ingresos más altos en perjuicio de la clase media y los de más abajo.

Citó como ejemplo el comentario que un profesor de telesecundaria me comento hizo, él decía: “a mi carro le lleno el tanque con 500 pesos y me dura para ir a la escuela los cinco días de la semana. Una Suburban, las de los ricos, se llena con mil 600 pesos, lo que significa que a mí me subsidiaban el 22 por ciento, mientras que al dueño de la Suburban le subsidiaban el 78 por ciento; y no perdamos de vista que debajo de mí hay varios millones de familias que no tienen vehículos y por lo tanto no se benefician del subsidio a la gasolina”.

La decisión de incrementar la gasolina y el diésel a partir del 1 de enero ha generado un enorme descontento y lo más lamentable junto a esto ya se han subido los precios de la luz, el gas, el transporte, y con éstos seguramente todos los productos y servicios.

Ojalá me equivoque porque no obstante la enorme desigualdad social de la que tanto hemos hablado, la estabilidad en la economía evidentemente a todos beneficiaba, incluyendo “los de más abajo” como me lo dijo mi amigo el profesor.

No obstante que el peso del 2014 al 2016 se ha devaluado más de un 50 por ciento, la inflación al mes de diciembre fue de 3.48 por ciento según el INEGI, lo que es un hecho que beneficia a la mayoría de la población principalmente a los de más escasos recursos.

A Palo dado ni Dios lo quita, me temo que tratándose de Pemex, no obstante la Reforma Energética, matamos la gallina de los huevos de oro, en el 2003 la producción petrolera era casi de tres millones y medio de barriles diarios y junto a esto el precio del barril se incrementó de manera exponencial, lo que nos permitía importar sin mayor problema la gasolina que se necesitara.

Ahora con una producción cercana a la mitad de lo que llegamos a producir en 2003 y con el precio del barril en sus niveles más bajos, la importación de gasolina se volvió un problema tal, que exigió tomar la decisión, dolorosa y riesgosa incuestionablemente como resultado de no haber creado las refinerías de las que hoy carecemos.

Lamentablemente el Gobierno tratando de defender la Reforma Energética ofreció lo que en el corto plazo no fue posible: bajar los costos de la gasolina, el gas y la luz; sucedió exactamente lo contrario.

Dentro de esto la buena noticia, según datos de la propia CFE es que 35.5 millones de usuarios de más bajo consumo y por ende más bajo ingreso no tendrán incremento.

Todos han protestado, empresarios, partidos y ciudadanos. Lo que no se ve es una propuesta que por lo menos ayude a evitar el impacto inflacionario y con éste a promover la inversión y defender el empleo. Más ahora, en la era Trump, en la que nos están anunciando la cancelación de inversiones de empresas estadunidenses.

Y si ustedes no tienen inconveniente lectora, lector queridos nos leemos el próximo jueves.

P.D. Termino contándoles la felicitación que un amigo me hizo: “Feliz 2018… porque el 2017 ya valió madres”.
*Miembro de Unidos Podemos A.C. Zacatecas

Facebook: Pedro de León Mojarro          Twitter: @Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx