imagotipo

Libertad bajo palabra

  • Pedro de León Mojarro

El discurso de Obama I

(Los logros)
“Aquí es donde aprendí que el cambio solo ocurre cuando la gente se involucra, se compromete y se une para exigirlo”

Barack Obama

Igual que con el comandante Fidel Castro, mi ánimo personal -y estoy seguro que el de muchos mexicanos- es de simpatía con Barack Hussein Obama II, no obstante que fue uno de los presidentes que más migrantes deportó.

En él aplica el razonamiento que hizo el expresidente Lula de Brasil, quien dijo:“si a mí no me iba bien en Brasil, iban a pasar 150 años para que un obrero volviese a presentarse a la Presidencia de la República.”

Algo similar seguramente pensó Obama. Su reto como el primer presidente afroamericano de Estados Unidos no era menor, había que demostrarles a los blancos que el color de la piel no es condición para peores o mejores resultados.

No obstante que Obama inició su Gobierno en la peor crisis hipotecaria, la primera medida que adoptó fue solicitar la aprobación de 800 mil millones de dólares al Congreso, para poner en marcha su plan de Estabilidad Financiera, que consistió entre otras cosas, evitar que la gran mayoría de deudores hipotecarios perdieran su vivienda, respaldar la actividad financiera de los bancos, rescatar la industria automotriz y todo esto sin cometer el error de cargárselo al pueblo norteamericano, como sucedió en México con el FOBAPROA.

Tal vez el mayor mérito del presidente Obama fue superar la terrible crisis hipotecaria con la que arrancó su Gobierno, y lograr lo que de manera resumida expresó en su discurso de despedida:

“Si les hubiera dicho hace ocho años que Estados Unidos saldría de una gran recesión, restablecería nuestra industria automotriz y daría pie al periodo más largo de creación de empleos en nuestra historia… Si les hubiera dicho que abriríamos un nuevo capítulo con el pueblo cubano, cerraríamos el programa nuclear de Irán sin disparar un tiro y eliminaríamos al cerebro de los atentados del 11 de septiembre… Si les hubiera dicho que íbamos a conseguir la igualdad en el matrimonio y garantizaríamos el derecho al seguro de salud para otros 20 millones de nuestros conciudadanos, ustedes podrían haber dicho que estábamos apuntando demasiado alto”.

Lamentablemente no logró la reforma migratoria que prometió a los latinos. El congreso norteamericano se opuso férreamente. Asignatura que dejan pendiente Obama y su partido, el demócrata.

De todos es sabido que el primer gran esfuerzo mundial para contener y eventualmente revertir el calentamiento global del planeta se firmó en Kioto, Japón, mismo que Estados Unidos no ratificaron.

Con Obama, la posición norteamericana cambió radicalmente. Ahora fueron promotores del “Acuerdo de París”, y como él lo afirma: “En apenas ocho años, hemos reducido nuestra dependencia del petróleo extranjero, duplicado nuestra energía renovable y llevado al mundo a un acuerdo que tiene la promesa de salvar este planeta. Pero sin medidas más audaces, nuestros niños no tienen tiempo para debatir la existencia del cambio climático; estarán ocupados luchando contra sus efectos: desastres ambientales y económicos, y oleadas de refugiados climáticos que buscan refugio”.

Y si ustedes no tienen inconveniente, lectores queridos, nos leemos el próximo jueves.
*Miembro de Unidos Podemos A.C. Zacatecas

Facebook: Pedro de León Mojarro

Twitter: @Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx