imagotipo

Liliana Pedroza, mujer de letras | Profesión escritora | Andrea Balanzario

  • Profesión escritora: Andrea Balanzario

En la red circula una investigación tan titánica como pertinente, es la tesis doctoral de Liliana Pedroza, originaria de Chihuahua, dedicada a la producción cuentística de las escritoras mexicanas del siglo pasado y los primeros años del siglo XXI a través de un catálogo que reúne a 348 autoras y 561 libros de cuento a lo largo de 100 años. En poco más de 500 páginas figuran cuentistas canonizadas por la crítica y sus lectores como Elena Garro, Rosario Castellanos, Beatriz Espejo, Silvia Molina, Mónica Lavín y Ana García Bergua, cuya obra es analizada por Liliana Pedroza, doctorada por la Universidad Complutense de Madrid, para deleite de quienes gustamos de leer trabajos con rigor académico pero una redacción tan amena invita que a leerla en toda su extensión y a buscar la obra de las autoras estudiadas, con la orientación de esta autora.

LILIANA PEDROZA.

LILIANA PEDROZA.

La crítica literaria en México —asumo el riesgo de generalizar— y la de otras latitudes relega sistemáticamente el trabajo de las mujeres por considerarlo “doméstico”, “cercano”, “íntimo” o “inmediato”. Nada más lejano de la realidad, los textos revisados por Pedroza ofrecen un atisbo polifónico de la condición humana desde la perspectiva del 51 por ciento del género humano. Su investigación, a un mismo tiempo aglutinante y contrastante, comprueba una calidad narrativa ya consolidada; solo falta más difusión para ser leídas y más crítica, como el valioso aporte de Pedroza, para integrarse con méritos suficientes, a la historia literaria por derecho y méritos propios.

Con extraordinaria capacidad analítica, Liliana Pedroza extrae lo esencial y recurrente en las seis autoras elegidas como cuerpo principal de su investigación. Asimismo, ofrece una especie de guía para seguir muy de cerca la obra en pleno proceso de nuevas escritoras como Socorro Venegas, Liliana V. Blum, Vivian Abenshunshan, Magali Velasco Vargas, Silvia Aguilar Zéleny y Virginia Hernández, autoras nacidas en las décadas de los setenta y ochenta, quienes aunque no son conocidas por un público numeroso destacan literariamente por una postura narrativa definida e interesante. Hasta aquí su investigación puede parecer que se ajuste a los preceptos académicos, sin embargo, Pedroza va más allá al ofrecer un catálogo extensivo a la geografía nacional en cuanto a cuentistas se refiere, es decir, investigó la producción de cuento en un periodo que abarca más de cien años con la finalidad de presentarlas  todas reunidas con un mismo objetivo: ser leídas, ser mejor conocidas por el público lector, no solo el femenino, sino un lector atento al desarrollo —espectacular, por cierto— de este género literario, tan breve en su forma y significativo en su contenido.

Asimismo, Liliana Pedroza recientemente presentó “El sol sobre los ojos”, una reunión de ensayos sobre cinco escritores chihuahuenses (Jesús Gardea, Carlos Montemayor, José Fuentes Mares, Rogelio Treviño, Martín Luis Guzmán) en la cual trata de averiguar cuáles son las preocupaciones temáticas y estéticas de estos autores que han vivido durante el siglo XX y responder si su discurso literario sigue vigente en las nuevas generaciones de lectores. Con ello también se trata de sumar al diálogo sobre qué es aquella tan nombrada literatura del norte desde una visión propia de la región. Liliana Pedroza ejerció la docencia preparatoria y licenciatura en Chihuahua.

/arm