imagotipo

Llamado a tiempo / Cuentas Claras / Carolina Navarrete

  • Carolina Navarrete

La Junta de Gobierno del Banco de México fue suficientemente clara: debe haber un ajuste en las finanzas públicas, incluyendo a Pemex, para absorber el choque a los ingresos públicos que ha representado la caída y el deterioro de las perspectivas del precio del petróleo.

Y el gobernador del banco central, Agustín Carstens, fue todavía más allá, al advertir que si no se hace el recorte al gasto público, las consecuencias serán lamentables porque se tendría que apretar más la política monetaria; es decir, aumentar mucho más las tasas de interés.

Todos sabemos que el precio del petróleo está por los suelos, a pesar de que el viernes pasado la mezcla mexicana cerró en 25.73 dólares el barril. La mayor oferta de crudo en el mercado ha mantenido deprimidos los precios y se cree que ese será el comportamiento en un plazo relativamente largo.

A esto se suma la volatilidad financiera internacional, que es posible se agudice hacia adelante, pues la economía mundial sigue debilitándose, hay divergencia en las posturas de política monetaria de las grandes potencias y es muy posible que las economías emergentes más vulnerables tengan un proceso desordenado de ajuste financiero.

Por eso es que el Banco de México plantea un ajuste en las finanzas públicas para absorber el choque a los ingresos públicos que ha representado la caída y el deterioro en las perspectivas del precio del petróleo, modificar la postura de política monetaria al ritmo que sea pertinente y continuar implementando adecuadamente las reformas estructurales, en particular en el sector de hidrocarburos.

Y es que el precio del petróleo actual y el que se espera en el mercado en el largo plazo, es muy diferente al que aprobaron los legisladores en el paquete económico de este año de 50 dólares el barril, por lo que obviamente los ingresos del sector público serán menores a lo previsto.

Por eso es la urgencia de realizar un ajuste en el gasto público, para que los egresos correspondan a los menores ingresos que se tendrán por la caída en el precio del petróleo.

Por su lado, el Banco de México tendrá que seguir muy de cerca todos los factores determinantes de la inflación para poder tomar las medidas en el momento adecuado y evitar que se disparen los precios por la depreciación del peso.

La Secretaría de Hacienda y el Banco de México tendrán que actuar oportunamente para hacer frente al temporal y evitar que la situación se salgan de control, lo que seguramente harán.

****

Con el objetivo de ofrecer contenidos inteligentes, el nuevo director de TV Azteca, Benjamín Salinas Sada, anunció dos producciones de vanguardia. Uno de ellos es el acuerdo para producir por primera vez en México el programa “Still Standing”, de la exitosa productora Armoza.

Este no es un simple programa de concursos, sino que es una producción que ha roto niveles de audiencia en varios países como España, Alemania, Italia, Bélgica, Brasil, China y Estados Unidos, por su contenido innovador y entretenido.

Sumado a esto, la barra de Azteca Opinión -que se ha destacado por su calidad informativa- ofreció una sorprendente producción original con el estreno del documental sobre la vida del político Manuel J. Clouthier, mejor conocido como “Maquío”.

Esto es una clara muestra de la renovada visión que se percibe en los foros de la televisora del Ajusco y que en un mercado tan competido, TV Azteca no dará un paso atrás y seguirá apostando a los contenidos inteligentes, en beneficio de los televidentes.
caro.navarrete@yahoo.com.mx