imagotipo

Lo que no queremos en la Constitución

  • Jorge Schiaffino

Se habrán de cumplir 20 años desde que se las izquierdas gobiernan lo que hoy es la Ciudad de México. Ellos mismos olvidan que fue la mayoría del PRI en ambas Cámaras del Congreso de la Unión, quien votó a iniciativa entonces del Presidente Zedillo desconociendo que fue la voluntad del partido mayoritario, la que hizo posible este avance democrático para la reforma política del Distrito Federal.

Hoy casi 20 años después y una vez conocido el proyecto de Constitución Política de la Ciudad de México, no podemos dejar pasar esta oportunidad para traer al presente situaciones que los capitalinos no debemos olvidar.

Este proyecto sui generis, sujeto ya a variadas, fundadas y serias críticas, contiene un artículo, el 19, apartado B, un derecho denominado a la memoria que un su numeral uno, a la letra dice: ¨Toda persona tiene derecho a la memoria, a conocer y preservar su historia, a la verdad y a la justicia por hechos del pasado¨, por lo que es necesario señalar algunos hechos de estos 20 años del mal aprendizaje en el Gobierno, desdibujó de su proyecto ideológico y víctimas de su abuso en los cargos públicos para delinquir y mantener secuestrada la ciudad, para mantener sus privilegios de grupo y personales.

En síntesis, deseamos que la Constitución Política de la Ciudad de México, erradique a los diputados que fueron secretarios particulares del Jefe de Gobierno lejos de las ligas y los dólares, a los secretarios de Finanzas que van a Las Vegas, a las jefas delegacionales que reciben regalos en hoteles que hoy despachan en el Senado; deseamos igualmente que este ordenamiento nos aleje de los linchamientos de policías en Tláhuac, o de jefes delegacionales que piden favores sexuales a sus colaboradoras.

Necesitamos una ley que ya no permita el desarrollo de obras monumentos a la corrupción como lo es la línea dorada, requerimos una ley que evite funcionarias que mediante actos corruptos ofertan los espacios públicos, o bien todos los jefes delegacionales que privatizan espacios públicos alquilándolos a particulares para hacer negocios en instalaciones deportivas y autogenerados de las propias delegaciones.

Esta Ley debe evitar y sancionar choferes o encargados de logística que son privilegiados con sueldos mayores a lo que ganaba un Presidente en Sudamérica.

Se presume que esta Constitución garantizará los derechos de las y los jóvenes, mientras siguen sin justicia la vergüenza de los Casos News Divine y Heaven, donde los jóvenes víctimas y sus familias han sido pisoteadas por las autoridades de la Ciudad.

Esta izquierda que durante 20 años ha propiciado un desarrollo inmobiliario voraz, ilegal, sin tomar en cuenta impacto ambiental y que sigue lastimando colonias, barrios sin escrúpulo alguno.

Esta izquierda que ha aumentado desmedidamente el predial y el uso y aprovechamiento del agua, sin solucionar la demanda en zonas populares al oriente de la Ciudad.

Esta pseudoizquierda aliada de los más pobres que cambió terrenos millonarios por cemento para construir segundos pisos, esta pseudo izquierda que cobra por estacionar tu auto en la vía pública y que tiene la ciudad llena de baches, coladeras sin tapa y hospitales sin medicina.

Esta pseudoizquierda que hereda cargos en las jefaturas delegacionales, las diputaciones a familiares, esposas y que hoy se da el lujo de tener dos rostros hijos de la misma farsa como lo son PRD y Morena.
* Exlegislador

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx