imagotipo

Lo que se pierde | Pasos de Diamantina | Lorena Avelar

  • Pasos de Diamantina: Lorena Avelar

Un segundo es eterno, suficiente para permanecer en un sonoro silencio, para percibir una poesía callada, contener palabras, desvanecer una caricia, romper una cristalera, gritar el deseo de lo irrealizable, sentir la libertad de una noche oscura sin rostro, admirar el crepúsculo, arrancar una lágrima o una sonrisa, sentir el vuelo de un ángel, llorar la soledad y los recuerdos, un soplido de blanco y negro de la realidad, pedirle al mar vientos de perfumes salitres para echar de menos ninguna parte, ningún lugar, ningún tiempo para perder o ganar.

Lo que se pierde o se gana en un segundo puede ser el tiempo que nuestra vida alcanza, algo efímero; tan triste o alegre como un verso en un poema, sin embargo, a mí me basta para respirar. En un segundo me desdoblo y me muero y al siguiente estoy de regreso, un instante me alcanza para nacer y morir.

Lo que se pierde, antes y después marca un tiempo sin vuelta, el antes y el después clavan incógnitas perplejas de la ausencia, fotos en la pared que hablan y reclaman las presencias, la imposibilidad simple del
estar vivo.

Lo que se pierde cabe en un segundo y esconde el daño del calvario, el dolor de las flores, de los humos, de la mesa y los cubiertos Lo que fue, mide la noche y el día con un reloj que anda con Pasos de diamantina sin regresar.

/arm