imagotipo

Lo que sí se cuenta ¿cuenta más?

  • Alejandro Díaz

  • Alejandro Díaz

La propaganda presidencial insiste que lo que “no se cuenta, cuenta mucho” en innumerables ejemplos de lo que ha hecho su Gobierno. Ahora el propio Presidente sorprende al país con el anuncio de que la empresa norteamericana de supermercados Walmart invertirá los próximos dos años mil 300 millones de dólares en México como un logro de Gobierno. Quizá el Presidente piensa que lo que sí se cuenta… ¿cuenta más?

Menciona en la misma declaración de que en lo que va del sexenio se han captado 127 mil millones de dólares en inversión extranjera directa, sin mencionar tipo de inversión ni la calidad de empleos generados. Fuera bueno que todas fueran inversiones en equipos destinados a fabricar para la exportación, para cultivar productos especializados o para satisfacer lo que se cubre con importaciones. Y más si ofrecen decenas o centenas de empleos calificados. Pero muchas inversiones no son innovadoras, son “servicios” que ocupan personal sin mayor preparación.

O peor aún, son inversiones que desplazan a más trabajadores que los que contratan, como es el caso de Walmart, Ciertamente esta empresa es la mayor empleadora privada del país, pero al mismo tiempo desplaza a pequeños empresarios con micro expendios. La lógica de las empresas de supermercados es trabajar con tanta eficiencia como sea posible, comprar al menor precio, maximizando ventas y utilidades.

Sin duda, la inversión de Walmart le redituará sin peligro de despertar molestias al Gobierno de Trump, pues no le quitará empleos a ningún norteamericano. Se los quitará a muchos mexicanos, a más que los puestos que ofrecerá: en fábricas y a pequeños transportistas, tiendas de comunidad y micro negocios sufrirán los embates de este gigante. Quizá puedan los consumidores alcanzar mejoras en los precios de lo que compren, pero el saldo neto de empleos será negativo.

Se entiende que en estos momentos el Gobierno mexicano publicite cualquier inversión que compense la amenaza que representan las promesas de campaña de Trump, pero escogió un ejemplo muy pobre.

México requiere inversiones que generen empleos que den oportunidad de capacitarse a quienes ahí trabajan. El mayor beneficio que una inversión extranjera puede dar al país es dejar empleados y obreros calificados para que eleven el nivel de vida de su comunidad y del país. Está muy bien que el Presidente publicite las inversiones productivas que sus funcionarios han canalizado al país y debiera acicatearlos para que logren más. Pero que sean empresas que aprovechen nuestra mano de obra calificada y que ofrezcan trabajo y capacitación a más mexicanos.

Promover inversiones solo para que capitalistas puedan ganar dinero aprovechando el bajo costo de la mano de obra no es bueno. Hay que promover inversiones que ayuden a la industrialización de México, incluido el agro. Esas sí merecen ser publicitadas por la voz presidencial para que México sí cuente más.
daaiadpd@hotmail.com