imagotipo

Los Capitales

  • Edgar González

  • Edgar González Martínez
  • Fitch Ratings, Aeromar
  • ASSA, Fibra Plus, BMV
  • Consultores Internacionales

 

Si bien es cierto que la producción agropecuaria en México ha crecido en forma exponencial, habría que comentar que también las importaciones de alimentos se han incrementado, aumentando la dependencia alimentaria de los mexicanos en forma dramática. Por ejemplo, en 1993, las exportaciones de productos agropecuarios de México equivalieron a dos mil 789.7 millones de dólares (mmd) y en 2015 sumaron 12 mil 970.6 millones. Este crecimiento de 365 por ciento, sin duda tiene una importante base en la entrada en vigor del TLCAN, lo que permitió el acceso a uno de los mercados más grandes de consumo en el mundo. Empero en contraparte, nosotros también nos convertimos en mercado para nuestros socios, así que la apertura comercial trajo consigo un incremento casi en la misma proporción (312 por ciento) en nuestras importaciones agropecuarias totales, pasando de dos mil 726.7 mmd en 1993 a $11 mil 240.9 millones.

En este contexto destaca Consultores Internacionales, la apertura del sector agropecuario generó que México se volviera deficitario. En 1993 se registró un superávit de 62.9 mmd, para iniciar una vida de déficit comercial (exceptuando los años de 1995 y 1997). No fue sino hasta 2015 en que se vuelve a registrar un superávit (por mil 729.7 mmd), lo que representa un destacado revés en la tendencia que se seguía. Cabe señalar que entre enero y junio de 2016 se registra un superávit por dos mil 149.1 mmd en nuestra balanza comercial, lo cual da indicios de que se superará el de 2015.

Si analizamos los principales productos agropecuarios comerciados, destaca el aguacate, cuyo valor de exportación pasó de apenas 19.1 mmd en 1993 a mil 632.4 mmd, un exorbitante aumento de 8.430.5 por ciento. Pero en las importaciones vemos cómo el maíz -principal producto en la dieta del mexicano-, que en 1993 ocupaba el lugar 14 con apenas el 2.6 por ciento del total, ahora sus importaciones equivalen a dos mil 458.7 mmd (22.9 por ciento del total), lo que implica un incremento del 3.426.2 por ciento del valor importado en 1993. De ahí que muchos analistas señalen que la seguridad alimentaria del mexicano, está muy expuesta a los vaivenes del mercado y al valor de nuestra moneda en el extranjero. Y cada vez, es peor ante la falta de una estrategia agropecuaria que nos proteja de
esos riesgos.

Y como destaca Consultores Internacionales: “es sumamente importante que se desarrolle una verdadera política agrícola integral, de sustentabilidad y de largo plazo. Sin duda, se han dado pasos importantes, ahora es momento de seguir el paso con mayor velocidad y hacia un escenario con visión de futuro”.
QUIÉN ES QUIÉN EN LOS NEGOCIOS

Resulta irónico que el sindicato de sobrecargos de aviación, que luchó porque no se abrieran los cielos, para no dejarle todo el mercado a las aerolíneas norteamericanas, hoy no les ayude a las empresas mexicanas con las que tiene contrato a ser más competitivas y crecer. El asunto se ha complicado con Aeromar, con la que ASSA, que dirige Ricardo del Valle, con tiene revisión salarial. La empresa le pidió examinar algunas cláusulas de productividad para hacer a la aerolínea más competitiva, pero el asunto se empantanó en un “estira y afloja” que no tiene sentido.

Esperemos que los sindicalizados se concienticen de la importancia de apoyar, en este momento a las aerolíneas mexicanas porque de otra manera, las empresas de Estados Unidos van a acabar por comerse a todo el mercado mexicano. Si se trata de ser nacionalistas, este es el momento de demostrarlo. La empresa que ahora tiene este problema es, además, una pequeña empresa que ha estado en el mercado por más de 25 años y tiene 16 aviones, no puede medírsele con la misma vara que a otras más grandes, así es que ha llegado el momento de apoyar.

++++++++++++++++

No hay que perder de vista el próximo arribo a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), del Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces, Fibra Plus, el primero en su tipo en nuestro país. Fibra Plus, que llega pisando fuerte de la mano del experimentado Gustavo Tomé, permitirá a los inversionistas participar de manera directa en el sector inmobiliario, no solo en la adquisición de inmuebles y retornos derivados de las rentas, sino que su modelo de negocios se dirigirá también al desarrollo de inmuebles con la opción de venta, repartiendo las ganancias generadas a los inversores y reinvirtiendo el capital en nuevos proyectos.

Los activos iniciales de Fibra Plus, comprenden una superficie rentable de más de 102 mil metros cuadrados en desarrollos, distribuidos en cinco centros comerciales y cuatro complejos de oficinas en las ciudades más importantes del país como CdMx, Edomex, Jalisco, Colima, Oaxaca, Campeche y Tabasco. Fibra Plus empezará a operar en Bolsa en los próximos días, a través de la reconocida firma Punto Casa de Bolsa, que comanda José Abraham Garfias, la cual en tan solo cuatro años, ha logrado 20 colocaciones exitosas en la Bolsa. Sin duda alguna, se trata de una gran noticia para uno de los sectores más prósperos y productivos en México y del mundo como lo es el de los bienes raíces.
loscapitales@yahoo.com.mx