imagotipo

Los Capitales / Edgar González Martínez

* Coneval, Peña Nieto, Sagarpa

* Canon, Masaharu Choki, Fundación CMR

* IPADE Business School, Rafael Gómez Nava

Gobiernos van y gobiernos llegan, y México sigue sin poder crecer y desarrollarse, haciendo cada vez más evidente la inequitativa distribución de la riqueza. Sí, porque la pobreza está muy bien focalizada, al igual que la riqueza. Según el organismo encargado de evaluar la pobreza, el Coneval, ésta está asentada en las zonas marginales de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Puebla, Michoacán, Tlaxcala, Veracruz, Hidalgo, Zacatecas y Morelos. Sí, es en la región sur-sureste donde se pone de manifiesto que los diferentes planes, programas e iniciativas para desarrollar el país en forma unificada o medianamente igual, han fracasado. El país se mueve en dos velocidades: los estados norteños y los Estados del sur-sureste.

Y es en esta última región en donde destaca la carencia de infraestructura, tanto de transporte como de comunicaciones; bajos niveles de formación y especialización del capital humano y un ambiente de negocios débil para atraer inversiones tanto nacionales como extranjeras. Esta situación provoca, entre otros fenómenos, la ausencia de empresas en sectores altamente productivos y globalizados; baja inversión en innovación tanto empresarial como en mano de obra y por ende baja o nula productividad, sobre todo en el sector industrial. Y como lo señala Consultores Internacionales, resulta muy difícil romper el círculo vicioso de baja productividad, alto desempleo y alta incidencia de pobreza.

Y así como los gobiernos anteriores, hoy vemos al Ejecutivo federal hacer un esfuerzo para combatir la pobreza; recientemente envió al Congreso de la Unión la iniciativa de Ley Federal de Zonas Económicas Especiales, las cuales se contempla que se instalen y operen en las diez entidades federativas con mayor incidencia de pobreza multidimensional, según el criterio de Coneval, del que escribimos líneas arriba.

Pero, ¿cómo llevar a estas entidades las ZEE propuestas por el presidente Enrique Peña Nieto? Si sobre todo estas entidades comparten otra realidad, su economía es primordialmente agrícola, pero con un desarrollo estancado, especialmente las del sur. En efecto, esta región se caracteriza por una agricultura poco mecanizada y modernizada y por un minifundismo mal entendido, que lejos de propiciar la productividad, la inhibe, generando un campesinado de subsistencia (al menos en una buena proporción), que lamentablemente vive más del subsidio gubernamental que del acceso de sus productos al mercado.

La pelota, en efecto, va a estar en la cancha de Sagarpa, que será la dependencia encargada de promover la agroindustria y, en principio, deberá fomentar el financiamiento oportuno, el desarrollo de capacidades productivas y la orientación de la investigación y desarrollo tecnológico hacia la generación de innovaciones que permitan transformar el campo en una actividad más productiva. ¿Pero cómo lo logrará si a la banca privada no le interesa el campo; no existen cadenas productivas integradas, los campesinos siguen cultivando sus mini parcelas con azadón y tracción animal y, cuando finalmente logran producir para el consumo nacional, la cadena comercial los castiga con precios bajos, en ocasiones por debajo del nivel de sus
inversiones?
Quién es quién en los negocios

Canon, que en México encabeza Masaharu Choki, se une a Fundación CMR, que preside Joaquín Vargas Mier y Terán, para llevar a cabo una jornada de fotografía infantil en Comedores Santa María; la cual consiste en entregar, de forma gratuita, imágenes de cada uno de los niños que asisten a los comedores con la finalidad de que puedan disponer de fotografías de alta calidad para realizar trámites o gestiones en caso de emergencia. Los 24 comedores que opera Fundación CMR en la República mexicana, durante 2014, beneficiaron a 30 mil 788 niños en 14 Estados. Hasta el momento, Canon ha visitado tres comedores en la Ciudad de México y ha tomado un total de mil 100 fotografías.

Datos de la Secretaría de Economía revelan que en México solo el 40 por ciento de los negocios familiares logra pasar exitosamente y en armonía a la segunda generación, lo que significa que seis de cada 10 empresas son vendidas, fragmentadas o quiebran al ser dirigidas por los descendientes del fundador; incluso, solamente el cuatro por ciento llega triunfalmente a la tercera generación. Es decir, el 96 por ciento de éstas nunca llegan a ser manejadas por los nietos de quien las fundó.

En este contexto, la Academia Internacional de Investigación de la Empresa Familiar (IFERA, por sus siglas en inglés) celebra su foro regional, por primera vez en nuestro país, en el IPADE Business School que lleva Rafael Gómez Nava, donde se reunirán expertos en el tema de Iberoamérica y Estados Unidos y contará con la participación de más de 100 representantes de familias de empresarios.
loscapitales@yahoo.com.mx