imagotipo

Los Capitales / Edgar González Martínez

  • Edgar González

  • Bolsa Mexicana de Valores
  • SCT, Sener, Conuee
  • Bansefi, Inai, Inmex

En el año que recién concluyó el Gobierno federal registró una mezcla de claroscuros. Entre los incuestionables éxitos, acción que benefició directamente a millones de mexicanos, destaca el Programa de Transición a la Televisión Digital, que realizó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en un tiempo récord. Del 11 de junio de 2013, fecha en que se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Reforma de Telecomunicaciones, al 31 de diciembre de 2015, fueron millones los mexicanos que recibieron un nuevo televisor digital. Ahora se inicia el programa de acopio de los televisores analógicos. Esta etapa también es muy importante, toda vez que los aparatos desechados deben ser debidamente reciclados por compañías especializadas, pues dichos televisores tienen componentes que pueden dañar el medio ambiente si no se tratan adecuadamente.

Como usted sabe, la televisión digital es una nueva tecnología que aprovecha de forma más eficiente el espectro radioeléctrico, permitiendo manejar hasta seis canales en el espectro que antes ocupaba uno solo. Las ventajas que ofrece a las familias son múltiples: canales y audio de alta definición, servicios digitales y una mejor imagen. La recepción sigue siendo sin costo, elección de idioma, guía de programación electrónica y mayor densidad de contenidos y servicios. De acuerdo con la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee), de la Secretaría de Energía (Sener), la conversión tecnológica que se realizó con la entrega de televisores digitales genera un ahorro de más de 60 por ciento en el consumo de energía eléctrica.

En fin, la política de sustitución de televisores analógicos por televisores digitales llegará a generar ahorros de más de 30 mil millones de pesos en un horizonte de 10 años.
Quién es quién en los negocios

En este año, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) mostró un rendimiento acumulado de -0.39 por ciento en pesos y de -14.87 por ciento en términos de dólares. El Índice de Precios y Cotizaciones concluyó el año 2015 en 42 mil 977.5 puntos, cuando en igual fecha de 2014 llegó a 43 mil 145.6 puntos.

Al Índice México (Inmex) también le fue mal: concluyó el año en 2,500.03 puntos, cuando el 31 de diciembre de 2014 alcanzó los 2,530.01, esto es una caída de 1.19 por ciento.

Bueno, en este año que recién concluyó, hasta a los ricos que invierten en la Bolsa Mexicana de Valores les fue mal.
++++

En el nuevo Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México, en el artículo 34, se prohíbe expresamente colocar, instalar, arrojar o abandonar objetos que puedan entorpecer la libre circulación de peatones y vehículos; colocar o instalar cualquier objeto o señalización para reservar espacios de estacionamiento en la vía pública, así como espacios frente a viviendas. La sanción para los que “se apropian de la calle” es de 11 a 20 veces la Unidad de Cuenta de la Ciudad de México (69.91 pesos diarios) o de 13 a 14 horas de arresto administrativo, además del retiro de los objetos. Así que si usted instaló herrería o dispositivos más sofisticados que un simple bote o roca, más vale que piense en retirarlos si no quiere hacerse acreedor a una de estas sanciones.
++++

Para los periodistas y defensores de los derechos humanos se inició el año con buenas noticias: el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información Protección de Datos Personales (INAI) instruyó al Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros S.N.C. (Bansefi) buscar y dar a conocer el monto de recursos asignados y ejercidos por el Fideicomiso Fondo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas del 25 de noviembre de 2012, fecha en que constituyó, y hasta finales de 2013.

Sí, urge transparentar el destino del monto de los recursos acumulados en dicho fideicomiso, que al 31 de enero de 2015 ascendió a 286 millones 380 mil 650 pesos. De este total, dicen que se ejercieron durante el periodo fiscal 2014 poco más de 15 millones 832 mil 69 pesos, y respecto al año pasado, los recursos sumaron 35 millones 279 mil 450 pesos.

¿Quién cobró ese dinero? ¿En qué beneficiaron a los periodistas y defensores de derechos humanos esos millonarios recursos? ¿Por qué tanta opacidad en las operaciones? ¿Por qué es necesario recurrir al INAI para conocer el destino de dichos recursos cuando debería ser una obligación informar públicamente del uso de los mismos?
loscapitales@yahoo.com.mx