imagotipo

Los corporativos financieros subestiman la democracia

  • Héctor Tenorio

Héctor Tenorio Muñoz

Los corporativos financieros siempre han subestimado la democracia, desde su óptica consideraron irrelevante el resultado del referendo británico para abandonar la Unión Europea (UE), que se celebró el pasado jueves 23 de junio. En primer término, no pensaron que perderían, creían tener todo a su favor. Sin embargo, al verse derrotados tiraron línea a los medios de comunicación masivos quienes diseñaron una campaña de linchamiento (digna de Paul Joseph Goebbels) contra el 51.9 por ciento que osaron votar a favor del Brexit. En las pantallas de televisión aparecieron testimonios de personas que reconocían con los ojos llorosos que se habían equivocado, suplicando un nuevo ejercicio democrático. Algunos comunicólogos manipularon a la opinión pública y calificaron como algo irresponsable dejar las decisiones trascendentales a la población.

Más allá, si el electorado de la Gran Bretaña se equivocó o hizo lo correcto, queda claro que lo sucedido es una reacción al veloz crecimiento de la UE que lo efectuó sin el consenso suficiente. (Los ingleses volverán a poder determinar cuántos migrantes entran a su país). Los efectos del Brexit empezaron a sentirse de manera inmediata: la libra esterlina perdió su valor un 12 por ciento, respecto al dólar, y un 10 por ciento, respecto al euro, un descenso que podría aumentar. Los mercados financieros del mundo estuvieron cerca del pánico, los banqueros centrales inyectaron liquidez en los mercados, logrando así que las principales bolsas de valores de Europa recuperaran terreno. En tanto, los líderes de la UE cerraron filas a la decisión del Reino Unido que notificará su abandono del bloque hasta otoño. A esto se añade que Escocia amenaza con independizarse y así continuar siendo parte de la UE.

La incertidumbre política ha estado presente, la dimisión de David Cameron, primer ministro, desestabilizó a la oposición; en el Partido Laborista exigen la salida de su líder, Jeremy Corbyn, quien se aferra al cargo. Bajo tales circunstancias se ha presentado una petición (respaldada por más de tres millones de firmas) ante la Cámara de Comunes para anular la consulta y celebrar otra. La solicitud pide la implementación de una norma que establece lo siguiente: Si el voto está por debajo del 60 por ciento, con una participación inferior al 75 por ciento, debería repetirse el proceso. Paradójicamente lo que determinó el resultado electoral, fueron los votantes que se abstuvieron. Ahora los ingleses deberán esperar hasta las próximas elecciones en el 2020.

El miedo de los poderosos ante el sufragio universal se transportó a España y el Partido Popular aprovechó el caos que se generó. Los votantes perdonaron los múltiples casos de corrupción, los conservadores obtuvieron 14 escaños más en relación a la última elección. Aunque este crecimiento resultó insuficiente para obtener la mayoría absoluta. En cambio, el PSOE consiguió mantenerse en segundo lugar y ahora se niega a construir un Gobierno de coalición que encabece Mariano Rajoy. Podemos fue la gran decepción y será la tercera fuerza política, a sus cabecillas se les ha estigmatizado al ligarlos con el Gobierno de Venezuela.

México también sintió los efectos del Brexit; el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, anunció el recorte presupuestal de 31.7 mil millones de pesos. La medida ya era esperada desde hace tiempo. En este sentido, es lamentable que la oposición no salga a manifestar en las calles su repudio. Andrés Manuel López Obrador y Acción Nacional prefieren sacar cálculos electorales rumbo al 2018; cuentan con el visto bueno de Televisa. No obstante, cometen el error de sentarse en la silla presidencial antes de tiempo.
tenorio_hector@hotmail.com