imagotipo

Los derechos humanos en el sistema educativo militar / Poder Nacional / Javier Oliva

  • Javier Oliva Posada

Londres. Como sabemos, este mes de febrero, tiene un alto significado histórico en cuanto a las relaciones civiles militares en nuestro país. En futuras entregas habré de comentar aspectos de cada una de las efemérides, comenzando por la del 9, la Marcha de la Lealtad y la del día 10, Día de la Fuerza Aérea. Además de la conmemoración el día de hoy, del IXC aniversario de la promulgación de la Constitución.

En ese contexto, la relevancia que han adquirido los Derechos Humanos en la agenda nacional, sobre todo, debido a la extendida y cruenta situación provocada por la corrosiva actividad criminal en contra de las instituciones y la sociedad, es que resulta muy importante conocer los que las Fuerzas Armadas, en este caso, la Secretaría de la Defensa Nacional hace al respecto. La enseñanza y puesta en práctica de conductas, normativas y reglamentos para el cumplimiento de la le que garantiza la inviolabilidad de los Derechos Humanos es algo que debe conocerse para estar en condiciones de emitir opiniones fundamentadas y no guiadas por el prejuicio y por lo tanto, por la inconsistencia.

Así que primero, algunos datos. La serie de cursos, asignaturas, talleres, conferencias y demás actividades académicas y de adoctrinamiento en la materia, han arrojado importantes avances en la materia. Con relación a 2012, hubo un descenso del 42.34 por ciento de los recursos o quejas interpuestas en contra de la Secretaría de la Defensa nacional ante la Comisión de Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). También, en 2014 bajaron en un 60.69 por ciento y el año pasado, disminuyeron en un 60.90 por ciento. Es importante recordar, que las investigaciones son realizadas por el personal calificado de la CNDH, solicitando la aportación de documentación y todo tipo de pruebas y testimonios a los involucrados (militares o civiles) en la queja o recurso interpuesto.

El resultado, de esa intensa actividad institucional y de adoctrinamiento, ha dejado como resultado, un conjunto de cifras muy interesantes e ilustrativas. Entre 2012 y 2015, el porcentaje de recomendaciones, que la figura jurídica respecto de la conclusión de la CNDH sobre si hubo o no una evidente violación a los Derechos Humanos, descendió en un notable 86.6 por ciento. Es decir, bastante menos de una quinta parte de las quejas interpuestas en cuatro años, terminaron con una sanción al personal militar. En medio de una intensa y prolongada lucha contra el crimen organizado, sin las condiciones jurídicas adecuadas y sin mayores avances en la reconstitución de las policías locales, por supuesto que es una buena noticia.

Y comentar los avances en la materia de respeto a los Derechos Humanos por parte de las Fuerzas Armadas, en este mes de febrero, aunque siempre será oportuno hacerlo, nos recuerda la parte que falta en cuanto al compromiso real, no retórico o pleno de promesas, por parte de la autoridad civil. Ya veremos cómo atiende el Poder Legislativo, por principio la Cámara de senadores, el tema de la Policía Estatal Única o Mando Único (ya empezamos con problemas desde la denominación, en fin).

Dentro de los convenios firmados al año pasado por la Secretaría de la Defensa Nacional, para la actualización en el estudio y aplicación de los Derechos Humanos, destaca el realizado con la UNAM. En él, se capacitaron 38 Generales de manera presencial y 50 Generales más a distancia. Un dato muy relevante a considerar, pues conforme a la estructura jerárquica y de mando, se trata de una parte significativa de la élite militar del país.
javierolivaposada@gmail.com

@JOPso