imagotipo

Los jóvenes y su inclusión en los partidos políticos / René Arce Islas

  • René Arce

En México poco más de la tercera parte del total de la población son jóvenes, eso equivale a 43 millones de adolescentes y jóvenes de entre 10 y 29 años de edad. Dicha cifra es directamente proporcional a su participación, ya que tres de cada diez integrantes de partidos políticos y del Gobierno en turno son jóvenes.

En los pasados comicios electorales, poco más de tres millones de nuevos votantes jóvenes emitieron su voto en las urnas, de los cuales 317 compitieron para algún cargo de elección popular; el más joven de ellos tenía 22 años de edad, fue propuesto por Morena y electo como diputado plurinominal federal.

Vivimos en una etapa de cambio generacional en las formas de hacer política y los partidos se deben adecuar a los cambios si quieren representar una opción real para que los jóvenes se vean interesados en participar en la política a través de los diferentes institutos políticos. Los jóvenes no solo quieren participar en la movilización, operación y trabajo en campo; también quieren participar en la toma de decisiones a partir de las inquietudes y necesidades que poseen.

Como muestra podemos ver el caso del actual dirigente nacional del Partido Acción Nacional que con 36 años de edad se ha convertido en uno de los actores políticos del país. Pero no es solo ese caso, con gusto vemos que en distintas partes del país, los jóvenes se han convertido en agentes de cambio en sus comunidades; así es como nació el triunfo de Pedro Kumamoto de 25 años de edad, donde los pobladores del Distrito X local con residencia en Zapopan, Jalisco, le dieron su voto de confianza para que los representara como diputado independiente en el Congreso del Estado.

Los jóvenes siempre han sido agentes de cambio en la vida del País. México atraviesa por una etapa convulsionada por noticas y hechos lamentables donde los jóvenes han sacado la peor parte, donde la falta de oportunidades educativas y laborales ha permitido que el crimen organizado reclute a jóvenes con fines delictivos. Es urgente iniciar la transformación de la educación del país hacia una que acerque al alumno al fortalecimiento del Estado de Derecho, comenzando por la educación básica y media, esta es la única forma de contención contra el acecho de los grupos criminales.

Los jóvenes deben ver en los partidos políticos una opción para que sus necesidades puedan ser llevadas a cabo, es tarea de los partidos políticos el cambiar y ser una oferta real para todos aquellos jóvenes que busquen mejorar las condiciones de su comunidad. Es importante que partidos políticos, actores y organizaciones no solo escuchen a jóvenes interesados en la vida política del país, sino que abran espacios de injerencia para que comiencen a desarrollar sus habilidades en la vida púbica. El cambio no es fácil porque va de la mano de la percepción de la sociedad hacia los partidos políticos, pero es un cambio extremadamente necesario para no orillar a nuestra juventud a participar o ser cooptados por grupos delictivos.

El avance de nuestro incipiente sistema democrático está directamente relacionado a las oportunidades que nuestros jóvenes tengan para participar en todos los rubros de la construcción democrática de México. Los partidos políticos tienen la gran tarea de hacer una reestructuración de fondo y no solo del papel que sus jóvenes desarrollan en sus institutos políticos y lo que ofrecen a todos aquellos que no participan, para poder ser una herramienta para la formación del México que ellos buscan.
Mail: renearcecirigo@gmail.com

Fb: René Arce

Web: renearce.com

Twitter: @renearcemx