imagotipo

Los parásitos y la desparasitación

  • Salud: Dr. Jonatan Escobar

A iniciado el año, y ahora todo lo que comimos es momento de que nuestro cuerpo elimine las grasas y algunos organismos que tenemos en el estomago, el desparasitarnos resulta un hábito importante, ya que en general podemos decir que los parásitos son organismos tanto microscópicos como visibles a simple vista que compiten por lo nutrimientos de aquel organismo en el que se alojan de forma temporal o definitiva, existen múltiples variedades de parásitos capaces de parasitar casi cualquier segmento corporal de los seres vivos.

Se dice que se trata de una de las formas de vida más exitosas ya que pueden abastecerse de una gran cantidad de recursos y energía a expensas de colonizar a otro ser vivo que le proveerá de recursos para subsistir, sin ofrecer nada a cambio y en ocasiones perjudicando a aquel que ha colonizado, en lo que concierne a los seres humanos prácticamente todo nuestro organismo es susceptible de ser parasitado, desde la piel, cabellos, ojos, desde luego intestinos y vísceras, hasta zonas recónditas como uñas, oídos, pestañas, cejas, etc.

Casos extremos de parasitación en seres humanos es la entidad médica conocida como Miasis, en la cual estados larvarios de algunos insectos como las moscas u otros descomponedores infectan, colonizan y digieren tejido necrótico o no viable en personas vivas, es decir, personas en calidad de abandono importante como ancianos, enfermos mentales o indigentes que presentan lesiones corporales que se infectan y eventualmente gangrenan, llegan a alojar literalmente gran cantidad de gusanos que se encuentran alimentándose de dichos individuos aun
encontrándose éstos vivos.

Lo anteriormente descrito es poco frecuente sin embargo aún acontecen algunos casos en nuestro país, evidente te dicha situación requerirá de la intervención de un cirujano en un medio hospitalario que restaure mecánicamente dichas lesiones para posteriormente intentar reparar el daño por
medios quirúrgicos.

Por otro lado hablando de individuos socialmente activos con hábitos dietéticos por lo demás aceptables pueden contraer otra variedad de parásitos, quizá no tan aparatosos y catastróficos como en el caso de la Miasis, pero si perjudiciales para la salud como es el caso de los parásitos intestinales, que pueden llegar a condicionar síndromes de mala absorción nutrimental con la consecuente desnutrición principalmente en algunos grupos vulnerables como lo son los niños, en casos más severos pueden causar síndromes anémicos por dañar la mucosa intestinal y causar pequeñas hemorragias de forma crónica.

Otras situaciones más delicadas son los abscesos hepáticos causados por amibas o la oclusión intestinal causados por algunos nematodos o gusanos redondos, sin embargo lo más frecuente es que los parásitos den lugar a molestias estomacales inespecíficas en ocasiones acompañadas de distensión abdominal, dolor y meteorismos o gases, aunado a disminución en la absorción y aprovechamiento de los nutrientes de la dieta, que a su vez puede causar fatiga y apatía por hacer las cosas.

La buena noticia ante todo esto es que el tratamiento de los distintos tipos de parasitosis es relativamente sencillo la mayoría de las veces, requiriendo una o dos tomas de medicamento para concretar el tratamiento, por ello es importante acudir con el médico de cabecera para aclarar las dudas que se tengan al respecto como la frecuencia ideal para desparasitarse, que en términos generales debe de ser no mayor a seis meses aproximadamente, a su vez el médico evaluará la mejor opción de tratamiento para brindarle a usted y su familia.

Otra duda frecuente a ese respecto es la de si todos los miembros de la familia deben de desparasitarse, la respuesta es sí, ya que los medios de trasmisión y contagio de los parásitos son diversos, generalmente consistiendo en el esparcimiento de huevecillos sumamente resistentes al ambiente y a los químicos por lo que si un miembro de la familia persiste infectado el riesgo de que se trasmita la infección a los demás permanecerá latente, aunado a la desparasitación las medidas de higiene en el hogar y personales deben de ser un hábito constante que se debe de fomentar a su vez con los miembros más pequeños del hogar.

Para mayor información quedo a su órdenes al correo bioplutarco01@hotmail.com o al Facebook Jonatan Escobar.