imagotipo

Los solovinos de AMLO

Por Gerson Hernández Mecalco

Yo no le tengo miedo a AMLO, pero sí a su equipo… te imaginas a Batres en Pemex… Ackermann como consejero jurídico… (risas nerviosas)”, dijo un importante banquero durante la 80 Convención Nacional Bancaria hace unos meses en Acapulco. Otros expertos aseguran que su gabinete –en caso de ganar- estaría conformado por verdaderos cracks económicos como Arturo Herrera del Colmex o Gerardo Esquivel de la UNAM-Colmex-Harvard, la gran pregunta con respuesta adelantada es ¿les hará caso?, la estructura de gobierno será ¿obediencia ciega?, ¿un gabinete de solovinos?, pero mejor vamos por partes:

Solovinos. Son perros callejeros, corriente, cruzas; como un acrónimo de “pinche perro corriente”, en lengua maya significa sin linaje. AMLO se refirió con ese calificativo en junio 2016 a los electores que lo apoyaron: “Yo no odio, lo que quiero es que haya un verdadero cambio y así lo está entendiendo la gente… que yo llamo cariñosamente los solovinos, que sin ser acarreados fueron a darnos su apoyo, su respaldo”.

Odio al PRD. El domingo durante el III Congreso Nacional Extraordinario de Morena, AMLO no se dio cuenta que “envenenar a las bases es perjudicial para todos”. Se burló de los asistentes al hacerles creer que su voz importa, como una caricia a un solovino: “en cuanto a la política de alianzas, pongo a consideración mi punto de vista, en el entendido que serán ustedes los que decidan, de manera libre y soberana, porque este Congreso es la máxima autoridad de nuestro partido”. Y “AMLO empezó a putear al PRD” narró un experredista. “Ya basta de simulaciones. Un partido conformado por dirigentes y gobiernos corruptos, que compra votos, reparte migajas, trafica con la pobreza de la gente… no puede ser considerado de izquierda… son más que mercenarios, politiqueros, oportunistas”; pumbatelas.

Gabinete de AMLO. Un día después se reunió su grupo más cercano para rezar, soñar y actuar –perdón discutir- el plan de desarrollo 2018-2024. Nos dicen que estuvieron Alfonso Romo, Rogelio Ramírez de la O., Vidal Llerenas, Mario Delgado y Esteban Moctezuma, quienes se lamen los bigotes de solovino para coordinar el área económica. También Ackermann, futuro abogado en Palacio, Sheinbaum candidata a la jefatura de la CdMx; representantes de Ebrard, quien despachará en Bucareli, el médico Mauricio Hernández quien tiene una obsesión por subir impuestos, Yeidckol Polevnsky aspirante a Sedesol, el vocero presidencial César Yáñez, Bertha Lujan, entre otros.

No quiere ganar. “Andrés nos divide. Si quiere ser Presidente deberas tiene que saber que tiene que ser a través de una alianza o si quiere seguir siendo el héroe que pierda”, afirma un líder nacional. Su exasesor Luis Costa dijo en 2013 “a fin de mayo tenía la elección ganada y decidió perder… es un luchador social, pero no político. Desconfía del poder, le teme, no quiere ser presidente. Solo le gustan las multitudes, los abrazos, los aplausos, los discursos. Es muy buen candidato, pero pésimo estratega”.

Maquiavelo. En los Discursos sobre la primera década de Tito Livio (p. 213) dijo –y obviamente no refiriéndose a AMLO, pero tal pareciera que sí- los hombres prudentes suelen decir que quien quiera ver lo que será, considere lo que ha sido, porque todas las cosas del mundo tienen siempre su correspondencia en sus tiempos pasados. Esto sucede porque, siendo obra de los hombres que tienen y tendrán siempre las mismas pasiones, conviene necesariamente que produzcan los mismos efectos… los únicos convencidos de todo lo contrario, los que creen que ya cambió son los solovinos… #Jap

Académico de la FCPyS-UNAM y Consultor Político @gersonmecalco