imagotipo

Los trescientos y algunos más

  • Los Trescientos: Carlos González Gamio

  • Se fue el último gran líder
  • Real del Monte vestigio enorme del pasado

De luto me encuentro junto con mis exalumnas de la Ibero por la muerte del último gran líder mundial, con todos los atributos que ello conlleva, y me refiero a Shimon Peres, con cuyo nombre bauticé una cátedra que impartí hace algunos años en esas aulas. Y recuerdo que cada determinado lapso le poníamos el nombre de un pro hombre a las clases sobre temas históricos o de geopolítica. Así hubo la cátedra Willy Brandt, la Olof Palme, la Winston Churchill, la Charles de Gaulle, la Nelson Mandela, la Chou En Lai, en fín, hombres que con su ejemplo modificaron las estructuras mundiales, con cultura, inteligencia y carisma.

Con Peres, termina la época de los grandes estadistas. Ya se acabaron esos auténticos líderes de masas, de naciones, de ideas que cambiaron al mundo.

Le comentaba a un colega de la Ibero que, releyendo a Ortega y Gasset en su famosísima obra La Rebelión de las Masas, el escritor y filósofo español estaba preocupado por la mediocridad campeante en el mundo, y me reviraba: “Imagínate si volviera a nacer en este tiempo, se suicidaría de desconsuelo”.

Efectivamente en días próximos daremos unas pláticas en esa institución sobre el desaparecido líder y otros espíritus de grandes alas que pasaron a la eternidad dejando una huella indeleble.

En otras historias más locales Maribel Solís, la incansable directora de Educación Contínua de la UAEH, que preside y maneja para progresar el licenciado Gerardo Sosa, nos llevó a conocer la población de Real del Monte, cercana a Pachuca por carretera de montaña, que en parte tiene muros de piedra, en las orillas del asfalto, mante-
nida en perfectas condiciones sin topes, ni baches.

Lo que fue Real del Monte en la colonia y después dominio de la Compañía Minera Inglesa, Real del Monte y Pachuca.

Fue edificada hace un siglo por los ingleses, que acudieron con métodos modernos electricidad y vapor para desagüe de los tiros y extracción de la plata en la que por largos años, México fue primer productor de plata en el mundo.

El pueblo ha sido restaurado, vuelto a pintar de blanco, en los techos de lámina, pintada de rojo, para simular tejas de barro de ese color.

Como llueve a menudo, los techos de lámina metálica, tienen inclinación que haga correr el agua.

Fuimos también a la sección de arte de la propia UAEH, donde imparten clases de pintura, escultura y música en las renovadas instalaciones, en donde fueron casas de los directivos de la compañía extranjera, que duró largo tiempo en el país y se retiró cuando el precio mundial del argentífero mundial bajó de precio.

Según nos cuentan, las construcciones fueron donadas al municipio, estuvieron abandonados por muchos lustros, las adquirió el ayuntamiento, que a su vez hizo sección de ellas a la UAEH. Esa institución repuso, pisos y techos a su estado original, y funciona correctamente.

Hay un mural en la escalera de estilo estrambótico que no corresponde ni a los murales del medievo del continente, ni a los que nos dieron justa fama, hechos por los maestros Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, que lucen en Palacio Nacional, edificios de la SEP, Centro Médico “La Raza” que tiene significación histórica, de sus autores pensadores de izquierda equilibrada.

También fuimos a la casa que tuvo don Pedro Romero de Terreros, más o menos similar a las que hay en la población y que carece de toda huella, plasmada en piedra, cal y canto, de quien fue el hombre más rico de toda América del Siglo XVIII, porque tuvo la fortuna de dar con la veta de la Vizcaína, que produjo inmensas cantidades de plata casi pura que amonedada circuló por todo el mundo.

La casa de dos pisos tiene al frente dos balcones, similares a los demás del pueblo, y de ninguna manera corresponden a lo que debió ser la mejor casa, la mansión del hombre más rico y poderoso, entre los mineros. Como todo humano, el futuro Conde de Regla dio apoyo al Rey de España para obtener el título de Conde, a sus descendientes, títulos de marqués.

También fue el creador en 1775 del Monte de Piedad de Ánimas, hoy Monte de Piedad, para dar préstamos gratuitos a los necesitados, pues hoy dirige la Institución, otro familiar del mismo nombre de Pedro y de los mismos apellidos “Romero de Terreros”.

Es el benefactor, quitó a sus mineros lo que en pequeñas proporciones sacaban para ellos, del mineral que extraían, cuya inconformidad provocó una huelga, la más sonada, durante la dominación española, que dilató años, hasta que el propio virrey accedió a darle fin.

El pueblo renació y su mantenimiento está decretado por la Unesco, abundan restorancitos y tiendas con variedad de calidad y de precios. Las cuales están limpias, empinadas, pues corre el agua cuando llueve, lo que sucede casi a diario.

Esos particulares, la Universidad Estatal de Hidalgo prepara un diplomado de Haciendas, a partir del 21 de octubre, habiendo invitado Embajadas y centros de cultura.

Ofrecen facilidades, visitas, alojamiento en las instalaciones universitarias en la Ciudad de Pachuca Capital del Estado, el Hotel de la Universidad es de Cuatro Estrellas, con excelente comida. Pero hasta los próximos 300… y… algunos más…