imagotipo

Los Trescientos y Algunos más

  • Los Trescientos: Carlos González Gamio

  • Carlos González Gamio
  • Propuesta artística de Jorge del Villar
  • Éxito de la obra asistencial Bazar Gilberto
  • Remembranzas del primer Gran Premio

 

Resulta muy reconfortante el saber que los mexicanos somos, a pesar de todos nuestros defectos, un pueblo solidario a la hora de los trancazos, en los malos momentos, en las conflagraciones, en los desastres naturales, en las tragedias familiares. Nos une la desgracia, nos consolamos los unos a los otros.

Muestra de ello es la actitud de artistas del celuloide, de los intelectuales y de los artistas plásticos, amén del empresariado, los políticos y en general el pueblo  ante los embates del candidato republicano contra nuestro país y sus habitantes.

Así, en días pasados la propuesta creativa de Jorge Del Villar nos envía un mensaje de positivismo sobre las posturas de ese empresario inmobiliario neoyorquino, improvisado como político, en el que con talento e imaginación le expresa un mensaje muy claro, y le recuerda lo que han realizado muchos magnates gringos más importantes que él en todos sentidos como Andrew Carnegie, Bill Gates y Warren Buffet al imaginar que en el futuro cercano la ciencia económica será, por fuerzas más equitativa.

Y afirmó, el artista, escritor y comentarista en medios que la familia Rockefeller y la familia Mellon, no son reconocidas por las colosales fortunas que amasaron, sino por impulsar el desarrollo de las comunidades necesitadas.

Lo mismo que Marck Zuckerberg, uno de los mayores genios de la tecnología moderna en comunicaciones quien donó el 99 por ciento de sus acciones de Facebook, cuando nació su bebe.

Jorge, sin duda plasma su inquietud en una obra en la que responde a la incertidumbre internacional que han suscitado las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos y el peligro que implicaría para el mundo, si el magnate heredero ganara las elecciones en ese país vecino.

En la obra de Del Villar, tanto el autor como la Galería JLS, ubicada en Edgar Alan Poe # 30, en Polanco, han decidido emplear el inglés como forma de llegar al mayor número posible de personas en el mundo.

Así, “The Future of Modern Economic Theory” se mantendrá hasta finales de noviembre y busca concientizar a propios y extraños sobre la humanización del hombre, asegurando que los fundamentos de la actual economía moderna están equivocados, y sostiene la tesis de que la economía del mercado en un futuro no versará en torno del capitalismo ni del socialismo sino del humanismo. No se puede menos que
coincidir con él.

Y ya que de temas humanistas hablamos, con un éxito inusitado concluyó la edición 23 del bazar de la asociación Gilberto A.C. que cada año se monta en los salones de la Hacienda de Los Morales con un esfuerzo enorme de esas damas bondadosas que recaban recursos para las más nobles causas como son las de construir viviendas a compatriotas en situación de miseria.

“Un llamado a Servir”, ha sido la frase que ha motivado a las integrantes de dicha agrupación a dedicar parte de su tiempo a ayudar a sectores vulnerables de la sociedad.

En un principio, su misión se basó en reconstruir viviendas de estados como Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Tabasco, Tamaulipas, Nuevo León, y Coahuila, afectados por el huracán Gilberto en el año
de 1988.

Actualmente su visión se ha expandido en sustentar proyectos de vivienda, salud, educación, creación de fuentes de trabajo y atender en caso de desastres naturales a los más desprotegidos. Así, amigas y seguidoras de la causa asistieron durante tres días al salón La Troje para adquirir sus compras navideñas como ropa, artículos de decoración, objetos de arte y delicias de la gastronomía de las diferentes regiones del país y contribuir a ese maravilloso concepto altruista que es
Gilberto.

Entre las damas que saludé y que son miembros de esa asociación benéfica en primer lugar Silvia García de Alba, Dulce María Zazueta, su vicepresidenta, Alejandra Kawage de Quintana, esposa de Bernardo Quintana, y presidenta de la Asociación, Marinela Servitdje, Stephanie Fastlicht, Ana María Chedraui, Rosita Aguirre, María Luisa Serna, Carla Juan, Chayo Sandoval, Babis Orvañanos, Clara Poumian y muchas
damas más…

Y haciendo remembranzas del máximo evento del automovilismo como lo es el Gran Premio de Fórmula Uno, recuerdo aquel primer gran premio al que me llevó mi padre, la enorme emotividad de los pilotos Jim Clark, Graham Hill, John Surtees, Richie Ginther y otras celebridades al expresarse de México. Estaban felices. En un palco de privilegio me encontraba yo con once años de edad junto con el príncipe Alfonso de Hohenlohe, un personaje, Gilles de Prevoisin, Fred Van Beuren padre, Francis Corcuera, Carlos Martínez Zorrilla, el excelso playboy Porfirio Rubirosa y un señor que se bebió, él solito, tres botellas de champaña que se llamaba Justo Sierra y era muy estimado por el expresidente López Mateos. Después ya en la noche les hicieron los aristócratas mexicanos una fiesta a los pilotos… cosas para recordar… había tristeza también pues había fallecido un día y medio antes en la curva peraltada el ídolo mexicano Ricardo Rodríguez en la curva peraltada… Cosas del destino… Pero hasta los próximos 300… y… algunos más…