imagotipo

Los trescientos y algunos más

  • Los Trescientos: Carlos González Gamio

  • Diplomado sobre Haciendas del Altiplano
  • La Universidad Autónoma de Hidalgo, un ejemplo a seguir

Estuve, en días pasados, en La Universidad Autónoma de Hidalgo, que preside el licenciado Gerardo Sosa Castelán, que la mantiene en el mismo nivel de alta calidad docente que la UNAM, sin exagerar.

Fui invitado a dar una plática sobre las principales familias que poseyeron grandes haciendas en el altiplano, y que generaron una porción mayúscula de la riqueza en las postrimerias del siglo XIX; un tema que apasiona a muchos y por ello, dicha institución educativa ha inaugurado un diplomado y un curso sobre haciendas.

El tema no puede ser más interesante, ya que nuestro país desde siempre la ocupación fundamental ha sido el campo, desde los cacicazgos de los indígenas como las encomiendas y mercedes reales y la conquista, el marquesado de Aguayo, el marquesado del Valle de Oaxaca que dio el emperador Carlos V a Hernán Cortés, como premio por la Conquista de Tenochtitlan en 1521.

Las haciendas tema, cuya extensión de miles de hectáreas, fue esbozado en la Constitución de 1857,con desarrollo en la Ley de 6 de enero de 1915, que hizo don Luis Cabrera, el cerebro más luminoso de la Revolución y que pasó a Venustiano Carranza al art. 27 de la Constitución, que el año próximo cumple su primercentenario.

Luego, la Reforma Agraria de Lázaro Cárdenas alrededor de 1940 y remate de Luís Echeverría en 1972, y acabó con las fincas que lograron subsistir.  La hacienda de Cortes era más grande que Francia y España europeas, pues iba del Estado de México a lo que hoy son Puebla, Hidalgo, y Morelos, incluyendo los Volcanes de Toluca Popo e Izta, Nieves Eternas que dan forma a nuestros paisajes.

La realización del diplomado corrió a cargo de Maribel Solís, directora de Educación Continua de la UAH, la semana pasada hubo evento en la casona de Leona Vicario en los Llanos de Apan, salió el tema del Ing. Gil Navarro con la referencia a las haciendas de beneficio como Real del Monte, en cuya beta la Vizcaína de Pedro Romero de Terreros encontró plata pura en abundancia tal que lo hizo el hombre más rico de América en el siglo XVII, y con el material sobrante bajo contenido, en detalles, hay más de 300 hectáreas de jades en Pachuca que esperan nuevos retos de explotación.

Pues, desde que Bartolomé de Medina ideó el Método de patio, mezclando azogue para sacar de la revoltura plata y oro, los inventos del vapor y la electricidad para desahogar las minas, actualmente en decadencia, espera en tiempos mejores.

El eminente jurisperito don Saul Uribe Ahuja dictó magistralmente una conferencia sobre las familias pulqueras, que dejaron sus capitales a la beneficencia, conductas de altruismo que persiste hasta ahora, en la forma de Fundaciones la de Ignacio Torres Adalid, la de Patricio Sanz, Dolores Sanz Delaveien.

Obtuvo grandes aplausos de un auditorio dispuesto y atento, luego hicieron un recorrido por las instalaciones de la hacienda de Ocotepec, admirando la capilla, la sala y la recamara de la heroína de la Patria, quienes tienen techo soportado por vigas labradas y tejamanil tejido en forma de pluma al estilo Michoacán.

El final de la fiesta fue en el gran salón con las dos mesas principales tablones de nueve mts. de largo de una sola pieza, hecho de maderas regionales.

No podía faltar el sabroso neutle, el mejor de la zona de Zotoluca, remitido por Julio Uribe Barroso, con justa fama pues el mejor pulque es el de invierno y los magueyes de cerro, además de fermentado en tinas de cuero a la antigua usanza,

Hubo brindis y plática del genial chef Alejandro Espinosa Villegas, a cuyo cargo está la enseñanza gastronómica en la Universidad, en términos accesibles sin alardes y pedantería.

La comida fue regional sopa de crema de huitlacoche, arroz con plátanos fritos, filetes de pollo empanizados y frijoles refritos, no faltó el rico café que también selecciona y cosecha la Universidad de Pachuca. Para completar el día que iniciaba con la salida de Pachuca a las 9:00, el regreso fue a las 5:00 de la tarde, ya todos contentos y satisfechos.

La materia del tema del diplomado merece amplia difusión por lo que empezamos en renglones que anteceden, puesto que no se conoce resulta como si no existiera, no saber es igual que no ver.

Surgieron comentarios preguntas y respuestas sobre la arquitectura de las haciendas, recordamos la hacienda de Xaraldel Berrio, a los toros del Xaral, los caballos de allamesmo decía el dicho popular.

Pues unos ejemplares fueron el modelo a la estatua ecuestre de Carlos IV, que adorna la plaza frente al Palacio de Minería de Manuel Tolsá y por exceso de tontera y de cuidado el intento de arreglarlo, causó más daños que el tiempo y las gentes que se montaban sobre el para ver los desfiles militares.

También, lo que hizo en las haciendas el arq. Antonio Rivas Mercado, que acabó con el arte barroco las haciendas jesuitas como Chapingo y Tecajete las hechas en los primeros años de la conquista, en el siglo XVI como Aculco, y tantas otras que van a crecer por el descuido y el abandono así como la manía de mover las piedras de las capillas con ambición absurda de pensar que bajo ellas había tesoros muy valiosos con monedas de oro, porque hablan de barricas con centenarios sin saber que en la simple caja de zapatos cabe más monedas de oro puro de 24 k. que los millones de pesos conceptuales. De un condominio mediano.

Soñar no cuesta nada, igual que el engaño generalizado que comienza con mensaje en computadora y la victima manifestándole su puesto alto funcionario gubernamental que perdió el trabajo y tiene millones de dólares depositados en un Banco extranjero, con aportación de cantidad pequeña comparada frente al supuesto total, y sigue el engaño pidiendo más dinero bajo el pretexto de “ahora sí con esta aportación vendría el tesoro”, así que “los sueños, sueños son” tenía razón don Simón.

En esa línea estaban los que decían el nombre del premio mayor de lotería que desgraciadamente ha desaparecido, de cuya venta de billetes tenia gran incremento al final del año, porque los premios sumaban muchos millones de pesos, hay hasta una agrupación de víctimas de soñar volverse ricos con un solo golpe de suerte, ilusión en la que se fueron fondos propios gastaron sablazos amigos y clientes. Y hasta los próximos Trescientos y Algunos Más…