imagotipo

Los Trescientos y algunos más

  • Los Trescientos: Carlos González Gamio

– Reunión de condiscípulos de la UNAM

– Profesiones de alto riesgo

– Eugenio Méndez Docurro, un ejemplo

Fue en una hacienda de Tlalpan donde se llevó a cabo la tertulia anual de los exalumnos de la facultad de Ciencias Políticas en la rama de periodismo, donde me encontré con muchos rostros ajados, pero con el ánimo de colegiales y la garganta seca. Imposible mencionar a todos pues éramos como 80 y, si omito algún nombre, corro el riesgo de ser torturado y desaparecido, baste decir que fue una velada agradable y vivificante.

Se impuso el tema de la profesión, de cuántos de los presentes nos hemos dedicado a seguirla. Desafortunadamente, no todos los que quisiéramos. Unos se volvieron comerciantes, otros se fueron hacer la vida al otro lado, y es que esta profesión, sin quejarme demasiado, pero es un verdadero apostolado.

El periodismo en todas sus manifestaciones es una profesión maravillosa que entraña creatividad, tezón y sacrificio; da muchas satisfacciones, más espirituales de materiales. Pero es una actividad que también conllevan un riesgo hasta de la vida misma, como hay innumerables ejemplos.

Cuando menos, hay inconformidad sobre que roban y saquean las oficinas, y llegan hasta el asesinato, como sucedió con nuestro corresponsal de los Soles, en Acapulco, tema obligado durante la reunión de los excompañeros.

En otros casos, hay demandas civiles por sumas muy elevadas como sucede el juicio de San Juana Martínez, reportera de la Revista Proceso. Son maneras de amedrantar y limitar la libertad de expresión y de investigación sobre los temas, atropellando los derechos humanos, cuya violación nos llevar a la atención de la ONU, acarreando fama mundial para nuestro país.

La llamada y mensajes recibidos con relación a lo que hemos escrito sobre la ambición una nueva causal de divorcio y de los hijos que tratan de tiznar a su padre, recibimos carta de José Luis Muños Carrasco, buen amigo experimentado, litigante en materia familiar.

Expresa que, tanto las normas religiosas como el derecho común de los países pertenecientes a la ONU, son acordes en determinar en su art. 411, que indica: “Respeto y consideración mutua en patria potestad. -En elación entre ascendientes y descendientes debe imperar el respeto y la consideración mutuos, cualquiera que sea su estado, edad y condición.- Quienes detentarán la patria potestad tienen la responsabilidad de relacionarse de manera armónica con sus hijos menores de edad, independientemente de que vivan o no bajo el mismo techo”.

Cuando no existe sentido de la familia no hay cuidado, respeto ni consideración, de ninguna especie para el viejo incapacitado y desaparece también toda atención y cuidado de la persona, pues la voracidad va sobre los bienes.

El lic. Muñoz comentó que no hay ningún antecedente sobre la acusación de Jenkins De Landa, nada menos que contra su padre y contra su madre, acusación que les achaca no solo culpas y responsabilidad del orden civil, sino también la imputación sobre delitos perseguidos con cárcel.

GUILLERMO JENKINS.

GUILLERMO JENKINS.

Ya dijimos que el hijo que va contra su madre es muestra de poca madre, en el DIF y disposiciones relativas, dicta normas sobre la protección de los menores, su persona y sus bienes, aquí que lo necesitan son los mayores que adolecen de falta de protección.

Ya no digamos personas de la tercera edad, que ya no tienen nada que dar sino solamente cosas validables en dinero. Hay que prohibir a los Notarios Públicos que vayan a los Hospitales y saquen la firma en testamento, a modo que se cargan quienes van sobre lo tiene o sobre lo que deja el moribundo, enfermo o grave.

Nos cuentan de aquel Notario de pueblo, que ocurrió en un caso similar, pues comenzó a redactar la lista de los bienes y los que dejaba. Dejó la pluma y le pregunto el interesado porque no seguía escribiendo; sabio y listo, el fedatario repuso no seguir escribiendo y advirtió que no escribiría nada, hasta que no listara lo que había dejado a cambio, ésta es una picaresca pueblerina que corresponde a realidades que vivimos; nada más que la sangre común, los colegios lujosos, nada influyen sobre valores y familiares.

En la Reforma Educativa, también hay novedades que los patos tiran a los escopetas. Como el secretario de Educación, quien comenzó a apretar a los maestros de la CNTE, que cobran por bandalizar y por no dar clases.

Los muchachos del Politécnico siguen el ejemplo, suspendieron las clases y ya encarrerados piden nada menos que cesar al Director de Escuela y que venga el Titular de la Secretaría a tratar con ellos de igual a igual, con lo que se están dando con una piedra en los dientes, pues además de recibir instrucción de calidad y casi gratuita, ellos mismos se ponen el obstáculo y han paralizado las actividades del Poli, el que levantó Lázaro Cárdenas en 1937, cuando compitió con don Manuel Gómez Morín, rector de la Universidad de México, antecedente de la UNAM.

Los chichos que le pidan a Dios, y como fueran hacedores del mundo. Necesitan uso para aprender a razonar a distinguir valores y principios para definir sus programas de vida. Claro ejemplo fue el maestro Eugenio Méndez Docurro, en su lamentable fallecimiento a la edad de 90 años, sucedió hace poco.

EUGENIO MÉNDEZ Docurro.

EUGENIO MÉNDEZ Docurro.

Don Eugenio, estudió en Europa, Francia y Estados Unidos, fue secretario de Comunicaciones y tuvo otros distintos cargos en el Gabinete. Fue sabio sin pedantería. No ha tenido reposición. Con toda seguridad, ninguno de los inconformes del Poli aspiran y podrán llegar a sus alturas. La Revolución es que: “quien busca su mal lo encuentra”, luchan y compiten por llegar al cargo y, cuando lo alcanzan, solo reciben burlas y desprecios, pues los poderes de facto prevalecen sobre ellos.

La próxima colaboración esperamos poder comentar noticias más positivas y placenteras.

Y hasta los próximos los trescientos… y… algunos más.