imagotipo

Los Trescientos y Algunos Más

  • Los Trescientos: Carlos González Gamio

  • Carlos González Gamio
  • Un viaje mágico por el pasado
  • Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, al nivel de la UNAM
  • Con agua, dinero y tractor cualquier tarugo es agricultor

El centro histórico modifica su fisonomía paulatinamente merced a los buenos oficios de su máxima autoridad. En esta ocasión llevamos a un recorrido a dos personalidades de allende el vasto océano; el erudito magnífico, escoces de nacimiento y de nacionalidad universal, Ian Mac, Owen y su colega antropólogo e investigador de Oxford, catalán de pura cepa, Bruno Castells; ambos conferencistas invitados a México por la Universidad de Las Américas, que tan lejos ha llevado ese jurisperito y eficiente exfuncionario público que es Alejandro Gertz Manero.

Únicamente en Donceles y Argentina podemos tener una probada de lo que es la historia de una nación tan versátil y rebosante de historia, misterio y cultura.

Primero, para bien despertar, un café libanés en el café Río, rebosante de olores magníficos a café puro y dátil, y después internarnos en los misterios del palacio del Arzobispado, construido sobre una sólida construcción prehispánica.

En seguida, recorrer los sótanos del Instituto de Cultura de España, también edificado sobre lo que fue la escuela de artes y oficios de los hijos de la nobleza azteca: El Calmecac, donde quedaron impresionados nuestros visitantes con los vestigios meshicas, y comprendimos por qué el Imperio Azteca dominó gran parte del territorio de lo que años después sería la Nueva
España.

Y después al Museo de la Caricatura que en estos días cumple 30 años de existencia, donde el acomedido caricaturista Mario Alberto Garduño, “Maral”, hombre de cultura enciclopédica nos hizo un recorrido por la historia de país desde Maximiliano a la fecha en cartones magníficos
llenos de ingenio y mordacidad.

Los genios de Posadas, Covarrubias, García Cabral, Arias Bernal, Guasp, Quezada, Freyre, hasta los grandes actuales como el recién desaparecido Naranjo, Rius, Magú, Jis y Trino y otros cartonistas, terror de la clase política, plasman los muros de esa regia casona del siglo XVII.

Y para cerrar el recorrido antes de una opípara comida en los altos de la librería Porrúa desde donde contemplamos la majestuosidad de tres culturas; los Méxicos prehispánico, colonial y moderno, una visita al museo del Templo Mayor, ejemplo de que cuando se propone una autoridad hacer bien las cosas, lo logran. Solamente la vista a ese muro de calaveras del inframundo azteca merece una misa.

Al día siguiente la ingeniera Maribel Solís, la infatigable directora de Educación Continua de la Universidad Autónoma de Hidalgo, me envió invitación a la ceremonia del informe del rector Adolfo Pontigo Loyola, de los
últimos siete años.

La UAEH nació con el triunfo de Juárez contra los conservadores, al final de la Guerra de Tres Años, con las leyes de Reforma se quitó al Estado de México la superficie de los actuales estados de Puebla y Morelos como
también Hidalgo.

El primer gobernador, Juan Crisóstomo Doria, creo el instituto científico en 1869; el 3 de marzo se inaugura El instituto literario y la escuela de Artes y Oficios que inicia sus cursos el 8 de marzo, antecedente de todas las universidades estatales.

Para 1890 sufrió cambios, su nombre creció a Instituto Científico y Literario. ICL.

Ubicado en la calle de Abasolo centro de Pachuca, en lo que fuera el Hospital de San Juan de Dios, ocupado para recuperación de los frailes juaninos.

La generosidad de don Javier Contreras Camaño, quien donó 38 hectáreas del rancho El Álamo, tierras sin agua ni vegetación, de escasa capa laborable, hoy convertidos en construcciones, bosquetes, y campos verdes en la antigua salida de Pachuca a Tulancingo.

El ejido de Santa Julia contiguo a su superficie también cedió terrenos a la UAEH; paso a paso fue creciendo la máxima casa de estudios de Hidalgo, conforme a las metas trazadas, siete mil alumnos de la preparatoria No. 1, paso siguiente a la educación media superior que a la fecha incluye múltiples y nuevas carreras incluidos doctorados y maestrías, el desarrollo de las carreras clásicas medicina, ingeniería y leyes.

En materia química, la universidad está coordinada con Pemex refinación, obteniendo ahorros al sistema nacional, así como importantes avances químicos y técnicos.

Llegó el gobernador del Estado, Omar Fayad, en la culminación de gira por todo el día por las instalaciones de la universidad.

Habló el licenciado Fayad en cabildo abierto, dialogando con los estudiantes y los maestros con la sencillez y amenidad que lo caracterizan.

Dio intervención a espontáneo interlocutor quien agradeció la visita inaugural a las nuevas instalaciones de la Unidad de Educación Continua y manifestó el desperdicio del rico potencial turístico del Estado, porque el Secretario de Turismo estatal no trabaja, bajo el pretexto de que carece de presupuesto, como lo hicieron tradicionalmente
quienes ocuparon el cargo.

Recordó que con agua, dinero y tractor cualquier tarugo es agricultor.

Pasamos después al gran patio techado con lona que impedía llegar al aire frío de la capital; continuó la ceremonia con los discursos de Maribel la coordinadora de la celebración, del mismo rector, y el representante del alumnado expresó el beneplácito por los adelantos de la institución y la buena relación, así como el apoyo del Gobierno local a la universidad.

Quedamos complacidos y satisfechos de contemplar trabajo armónico en equipo productor de óptimos resultados, con engrandecimiento de las oportunidades de trabajo y mejora de calidad de vida de los
estudiantes.

No hubo gritos destemplados ni una manta acostumbrada.

La tradicional hospitalidad de los habitantes de la tierra que produjo exponentes de alta calidad como el general Felipe Ángeles, estratega que dio a Pancho Villa las victoriosas tomas de Torreón, Zacatecas, el principio del fin para el usurpador Victoriano Huerta; los gobernadores Javier Rojo Gómez, Alfonso Corona del Rosal, que nos dejó el Metro.

En el regreso por la moderna autopista, la más barata de México, ya libre de tránsito excesivo, la vuelta resultó rápida y placentera.

Recordamos que la avenida Insurgentes Norte, fue construida en 1942 por el gobernador del D.F. Javier Rojo Gómez, quien en condición de futuro dejó vías laterales y la central de cuatro carriles con árboles en medio, ya muy crecidos, ejemplo de gran valor y trascendencia que deben copiar quienes afrontan el crecimiento explosivo de nuestra Megalópolis.

Y hasta los próximos 300
y… algunos más