imagotipo

Los trescientos y algunos más

  • Los Trescientos: Carlos González Gamio

  • Cultura y tradiciones en colores
  • Pepita Serrano; una revelación
  • Filantropía, arte y cultura

Recientemente tuve como invitada al programa televisivo “Los Colores de mi Tierra”, que se trasmite por el canal de televisión mexiquense a una mujer, que en principio me desconcertó, pues le comenté a la incansable Silvia De Alba, mi insustituible coanfitriona, que cuál era el objetivo de llevar a una guapa dama de expresivos ojos verdes a un programa de tradiciones mexicanas y música vernácula, a lo que me contestó:- “Tú vas a ver, no te vas a arrepentir”.

Y no me arrepentí. Pepita Serrano materialmente “hizo” el programa. Sorpresa tras sorpresa. No solamente resultó una excelsa charlista de memoria privilegiada. Anecdotario de una vida salpicada de música, aventuras, filatropía de verdad, que deja ver un espíritu de grandes alas de los que desafortunadamente ya no abundan en nuestro territorio patrio.

Amante definitivamente se su país. Ha estado involucrada en el arte desde su tierna juventud, y me llegó el recuerdo como realizó la obra “La Viuda Alegre” a mediados de los 60.

Platicamos de su padre, un bohemio de los de antes, de su familia, los Cuevas, rancio abolengo que sabía para qué era la vida, de mi padre que fue amigo de toda su familia y de ella por supuesto. Y de ahí brincamos a su actividad cultural… Una revolución para los parámetros de nuestras damas “caritativas” actuales.

Y por si fuera poco, Pepita Serrano es una de las más importantes promotoras de las bellas artes en México. Realiza estudios de historia del arte en la Academia Nacional de Santa Cecilia en Roma y en La Sorbona de París. Pero lo que le da mayor sentido a la vida de este dínamo de energía, nombrada La Mujer del Año, es cuando inicia su labor filantrópica invitada por el doctor Jaime Marcovich, al brindar su apoyo en la Clínica Integral del Niño Maltratado.

Esta primera experiencia en la filantropía fue el impulso necesario para arrancar una serie de proyectos en beneficio del país.

Así, con un grupo de mexicanas y neoyorkinas funda en 1996 la Sociedad Internacional de Valores de Arte Mexicano, SIVAM, que ha dado lugar a diferentes iniciativas como : El Taller de Perfeccionamiento operístico, “por un México con Música”, y “La compañía Mexicana de Zarzuela Domingo-Embil”, así como dos ediciones del concurso “Sivam, Artes Visuales” en las que se otorgaron becas e incentivos económicos a jóvenes artistas de todo el territorio nacional.

En 20 años de SIVAM, Pepita ha impulsado a más de un centenar de jóvenes talentos y mantiene firme su compromiso de continuar apoyando su trayectoria artística, para que puedan desarrollar su potencial como representantes de México en el mundo. Siempre con el ánimo de dar más oportunidades a las nuevas generaciones de nuestro país impulsó la fundación de otras organizaciones de beneficio para la sociedad mexicana como El Consorcio Internacional Arte y Escuela, ConArte, cuya misión en incorporar la enseñanza del arte en la educación básica y media superior, y Amigos del Conservatorio Nacional de Música, que se propone contribuir al desarrollo de los programas institucionales para la formación de músicos de este importante centro educativo de nuestro país.

Además de este merecido reconocimiento esta mujer del año, ha sido distinguida con el President Award de la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación en 2006; la medalla Agustín Lara en 2012; el galardón Anáhuac en 2013 y la medalla Mozart en 2015, por su amplia labor de promoción, difusión y preservación de la música en todas sus modalidades.

Además e Pepita presidenta del Patronato de SIVAM México, SIVAM Foundation, de amigos del Conservatorio Nacional de Música, del premio ¡“Hola”! entre otros, y por si fuera poco ha impulsado la publicación de diversos libros y es autora de “Central Park 100: friends together for a better world”, un homenaje a las mujeres creativas y emprendedoras del mundo. (A ver si aprende algo de esta actitud el presidente vecino).

Y además le se da su tiempo para atender su hogar. Está casada con el ingeniero José Serrano Segovia y tiene cuatro hijos. Tres bellas mujeres: Eugenia, Jimena y Vanessa y un varón, José Francisco y diez nietos. Y para cerrar con broche de oro también canta…. Pero hasta los próximos 300… y… algunos más…