imagotipo

Los trescientos y algunos más / Carlos González Gamio

  • Los Trescientos: Carlos González Gamio

* Exposición del maestro Víctor Abreu

* El papa Francisco, hábil diplomático

* Hombre de su tiempo y ecologista

Fue en la Galeria Tonalli del Centro Cultural Ollin Yolitzli, allá en el sur profundo de la Ciudad de México, donde se llevó a cabo en días pasados la exposición de ese consumado artista plástico que es el maestro Víctor Abreu, de la colección “Historia de Ángeles”.

Víctor es un orgullo como mexicano, amigo sencillo de todos quienes tenemos la suerte de conocerlo, siempre dispuesto a dar la mano a quien lo necesita, concertista de guitarra, pintor de hábiles manos y consumado mentor de artistas.

Ahí en ese recinto de la cultura, platicamos con los ingenieros Francisco Mayer y José Quezada Cano, sobre un tema que ha asombrado a propios y extraños; la gira de ese carismático hombre de su tiempo, llamado Francisco Bergolio por Cuba y los Estados Unidos. Efectivamente, el papa Francisco, hábil diplomático, defensor de los humildes.

Los cambios mundiales reciben el aire fresco promisorio de la labor del Pontífice Romano.

El conflicto entre Estados Unidos y Cuba, iniciado en 1960 con el bloqueo de la Isla Caribeña, tuvo altas y bajas como la instalación y retiro de misiles próximos a Florida.

La fallida invasión en Bahía de Cochinos. México fue el único discrepante por voz de don Manuel Tello, cuando los demás países de América hispana cortaron relaciones.

La situación parecía borrada infinitamente, hasta que el papa Francisco, supo mediar entre ambas naciones.

Propició y logró acercamiento para que, a pesar de las discrepancias, pudiera reanudarse la relación
diplomática.

El secretario de Estado viajó a Cuba y el edificio de la Embajada Americana en la Habana fue abierto de nuevo.

Aflojaron las restricciones para viajar y el comercio, pero sobre los intereses políticos y comerciales.

El obispo de Roma trató personalmente con los hermanos Raúl Castro, presidente de la República y su hermano Fidel. Una apertura para dar suavidad y tolerancia de los discrepantes encarcelados; ofició misa para millares de creyentes y significó apertura con
el Clero local.

Los hermanos Castro, a pesar del radicalismo de izquierda, con el jesuita Jefe Mundial de la Iglesia Católica, conservaron las formas civilizadas, con respeto de sus respectivas ideologías que representan conceptos radicalmente distintos y opuestos.

Pudieron dialogar, convenir facilidades para ambos bandos, aminaron los enfrentamientos, hubo apertura que funciona para comercio y turismo, facilidades para ir y salir de la Isla.

Se despidió el Pontífice con la simpatía y el cariño de los isleños, clases populares y cúpula de Gobierno.

El periplo lo llevó a Estados Unidos de Norteamérica, donde fue igualmente bien recibido. Recorrió Washington entre multitudes, con la necesaria seguridad personal, entendido que la protección no va con la agresión.

En el recorrido y por la televisión tuvimos a la pequeña nativa de Norteamérica, pero hija de padres mexicanos e indocumentados, fue detenida por un guardián, lo que percibió el Pontífice y le dio indicación de dejarla pasar.

La bella Sofía Cruz, muñequita de cinco años ataviada con traje típico bordado de la tierra acentral Oaxaca, le pudo entregar con su manita una carta en la que pide facilidades migratorias para sus padres y la oportunidad de ir a tierras oaxaqueñas para visitar a sus abuelos.

Además de simpática, una chica de extraordinaria inteligencia, pues recitó la petición de modo claro sin tropezones, sin gestos. Habrá que protegerla si va a donde quiera en la provincia de Benito Juárez.

El Papa siguió entrevista con Barack Obama, presidente norteamericano. Le pidió considerar y facilitar la estancia de los inmigrantes repartidos en toda la Unión Americana, hay millones de mexicanos que sufren la angustia de posible deportación y atropello a sus derechos humanos. El Papa refirió que conoce por sí mismo la situación del inmigrante, pues lo fueron sus padres, “venimos de Italia a Argentina”, dijo, además de que postula una reforma migratoria que los libre de
la persecución.

Tuvo encuentro con los obispos locales, en la Catedral de San Mateo, les pidió defender la causa de inmigrantes, ofrecer el amor de Cristo, que en ese país desarrollado por la llegada de los inmigrantes de toda Europa y de otras latitudes. El progreso y el bienestar se deben a los que vinieron de fuera a
trabajar y hacer progresar.

Reiteró rechazo y oposición a la pederastia y la voluntad de que tales abusos no se repitan jamás, además de dar protección a las víctimas.

El presidente Barack Obama correspondió expresando su reconocimiento para hacer el proceso de conciliación con Cuba. También agradeció el invaluable apoyo para defensa de los refugiados que huyen de la guerra. La lucha contra la desigualdad, y falta todavía recorrido por Nueva York y Chicago, donde oficiará misas para fieles por millones y seguirá pregonando
amor y paz.

Pero hasta los próximos 300… y… algunos más…