imagotipo

Los Trescientos y algunos más | Carlos González Gamio

  • Los Trescientos: Carlos González Gamio

Develación de mural histórico

Hospital de Jesús 500 años

La autoridad del Centro Histórico a todo vapor

En días pasados, tuve la fortuna de ser invitado por la máxima autoridad del Centro Histórico a la ceremonia de develación del espléndido mural, obra del maestro Mario Cantú, en colaboración con su sobrina, la artista Gabriela Cantú, en el hospital de Jesús que reproduce “El encuentro de Moctezuma Xocoyotizin con Hernán Cortés”. Hecho que ocurrió en 1519, cuando llegó el hispano por primera vez a nuestro valle, por cierto que el apoyo de Fomento Cultural Banamex fue fundamental para la realización de este testimonio histórico en tan bello sitio histórico.

Presidieron la austera ceremonia el jefe del Gobierno Miguel Ángel Mancera, desde luego el organizador principal y responsable del Centro Histórico, doctor Jesús González Shmall, el presidente del patronato del Hospital de Jesús doctor Julián Gazcón Mercado, la secretaria General de Gobierno Patricia Mercado, y el maestro Mario Cantú.

Acudí al estudioso Toño Villaseñor, quien refirió la historia del nosocomio, acabada la toma de Tenochtitlán con la derrota y captura de Cuauhtémoc.

Hernán Cortés, de su peculio personal, mandó hacer el Hospital y toda una manzana en el Centro Histórico que va de lo que hoy es 20 de Noviembre hasta Pino Suárez. Estilo renacentista, proyecto de Claudio de Arciniega de feliz memoria en las grandes edificaciones en forma de cruz, con dos patios en dos plantas, escalera monumental, iglesia en un costado, hoy llamada de Jesús Nazareno.

Bóveda con pintura de José Clemente Orozco sobre el tema del Apocalipsis, los restos de Cortés marcados con lápida en el piso.

Que corrieron múltiples vicisitudes. Falleció en España, en su largo pleitear por el reconocimiento de los méritos como conquistador.

Disposición testamentaria para dejarlo reposar en la Nueva España, peregrinar por la iglesia de San Francisco y por otras, poza en la Iglesia del Hospital en los alborotos de la Guerra Civil, hubo un intento de desenterrarlo para destruir su osamenta.

Mérito de don Lucas Alamán, de llevar a lugarseguro y secreto los restos, por lo que pudo salvarlos de la destrucción, también señaló el memorioso que para aprovechar la ciencia del viejo continente en materia médica. Y armonizarla con la medicina indígena de Juan Badiano y de viejos curanderos.

Tuvo 400 camas, patios separados para hombres y mujeres, en el camino de la generosidad como rechazaban a los enfermos de lepra y sífilis, padecimientos llegados con los soldados extranjeros, Cortés también con cargo a la bolsa propia mandó hacer para esos enfermos el Hospital de San Lázaro en la orilla del Lago de Texcoco, rumbo donde está la Cámara de Diputados.

Donde fue terminal del Ferrocarril Interoceánico a Veracruz, trabajos en piedra, cantera labrada, pisos pétreos, fuentes, tezontle color de sangre y material desconocido por él, pues no lo hay al otro lado del Atlántico.

El Hospital de Jesús construido por Cortes de 1521 a 1524 fue mantenido por su familia, también hasta la muerte del último descendiente en los años 40 del siglo pasado.

El hospital de Jesús aspecto poco conocido de Hernán Cortés. Generoso benefactor. El inicio de la Conquista derivada del encuentro con Moctezuma en 1519.

La Guerra de Tres años, triunfo de liberales sobre conservadores. Llegó a la secularización de los bienes del clero expulsión de religiosos, las Leyes de Reforma desde 1855, hicieron cesar el servicio de monjas y sacerdotes en hospitales, a quienes sacaron de sus conventos y monasterios. Dejaron vacíos también en colegios.

Lo que perduró hasta 1935 prohibiendo toda manifestación de creyentes Guerra Cristera, donde la señora Diez de Bonilla de Galindo fue hasta las Islas Marías por el grave delito de permitir oficiar misa en su domicilio casona de la calle de los licenciados en San Ángel, la pretendida educación socialista para dar a los muchachos un concepto racional y exacto del mundo y de la vida.

Entre su cuarto y quinto siglo de funcionamiento, el hospital de Jesús con personal laico, también siguió como sigue prestando gran servicio social, conserva incólume la estructura material de la cantería original.

HOSPITAL DE Jesús.

HOSPITAL DE Jesús.

Parche mal pegado, fruto de grave error de buena fe; o de ignorancia pues para ampliar la calle de San Bernardo a lo actual 20 de noviembre, el Patronato autorizó la demolición de la fachada Poniente, hicieron un cajón de cuatro pisos sin estilo ni calidad, fuera de proporción lo tirado y la pésima reposición.

Queda el busto de Hernán Cortes que hizo Manuel Tolsá al tiempo de terminar la catedral. Siglo XVIII.

Médicos ilustres dieron seguimiento a la benéfica labor iniciada y funcionando largo tiempo, el doctor Benjamín Trillo. Para trabajar tiempo completo hasta hay una habitación completa y junto a la dirección en el segundo piso.

El dr. Benjamín Trillo de feliz memoria lo dirigió más de 20 años, también lo encabeza el dr. Julián Gascón, mercado de larga y valiosa trayectoria, no solo como profesional de la medicina, también con desempeño político como gobernador de Sinaloa su Estado natal y otros cargos oficiales.

El mural en azulejo reproduce el encuentro de Moctezuma cuando recibió a Cortés. Ambos personajes tienen más vilipendio que reconocimiento, contra justicia y verdad están dentro de los que salen con malas calificaciones.

Moctezuma Xocoyotzin hijo de Axayácatl , nieto de Netzahualcóyotl, tenía conocimientos militares en las campañas de sus predecesores, fue político enérgico y hábil, organizó el Imperio Azteca con energía y fue hábil administrador de impuestos y con tributos de los reinos sometidos, Tlaxcala entre ellos, Michoacanos.

Después de recibir y agasajar Moctezuma a Cortes, ni por miedo ni por tontera fue apresado por la astucia de Cortés. Ante los abusos de la tropa española, el pueblo se alborotó y fueron a guerrear contra los extranjeros. En gran número y para exterminarlos Moctezuma salió para arengar a los nativos y la enfurecida multitud le quebró la cabeza con una piedra y lo hirió con otras y con flechas, lo que causó la muerte.

Pero hay que reconocer que todos así como tenemos cuerpo y alma, tenemos méritos y defectos, buenas obras y actos de perversidad o de traición. Lo que tiene que prevalecer es el balance, resultado final.

Hernán Cortés dio nacimiento a la nación, aprovechó las diferencias locales, impuso el orden, pasó a su lado a los partidarios de Diego Velázquez, hizo masacres, también trajo animales y semillas europeos, edificó el Palacio Renacentista de Cuernavaca, pleiteó el reconocimiento de sus méritos.

El emperador Carlos V lo premió declarándolo Marqués del Valle de Oaxaca, con 23 mil siervos, discutió que no eran individuos sino familias con poderes de justicia. Señorío desde antes del Nevado de Toluca, partes del Altiplano, orilla del Lago de Texcoco.

Hasta llegar a la antigua Antequera, donde estaban oficinas directrices igual que en Cuernavaca.

Idealizó obra social como el Hospital de Jesús, el primero de América y que va a cumplir 500 años, cinco siglos de socorrer a pobres y enfermos, a su vez Moctezuma fue eficaz Emperador. Hombre de buena fe que perdió la vida y el Imperio, creyendo amigo suyo al hispano.

La muerte de Moctezuma fue preludio de la Noche Triste, triste para los aztecas y feliz para los mexicas. De nuevo el valor y la astucia de Cortés permitieron que con 600 soldados llegara a dominar a los cientos de miles de nativos.

De manera que hay que estar en el justo medio para apreciar lo positivo y lo negativo de los personajes.

La develación del Mural fue afortunada ocasión de comprobar y reconocer que la Obra generosa de Hernán Cortés sigue siéndolo en la actualidad con la voluntad y la labor de personalidades que siguen en la brega.

Y hasta los próximos 300…y…algunos más