imagotipo

Los Trescientos y Algunos más / Carlos González Gamio

  • Los Trescientos: Carlos González Gamio

  • Como disfrutar a México
  • De divorcios e intereses
  • Triste fin del viejo rico

Unos días de ventarrones que, árboles derribados, espectaculares y postes caídos al margen, limpiaron los cielos del valle de México de una manera amplia dejando una vista espectacular de nuestros volcanes.

Y ese hecho me demuestra que la ecología es un asunto serio. Ya es hora de que se tome en serio el cuidado del medio ambiente. Por lo pronto, el sábado Ricardo Monreal, mandamás de la delegación Cuauhtémoc cortó el listón inaugural del Ecofest, en el corredor Álvaro Obregón, donde docenas de empresas verdes mostraron lo que saben hacer en cuestión de medio ambiente.

Ahí saludé a Héctor Rebaque, quien nos platicó que el domingo habría una carrera de autos fórmula E, que son coches de carrera que funcionan con electricidad, o sea cero contaminación. Todos debemos poner nuestro granito de arena usando lo menos papel posible, separando la basura, no desperdiciar el agua, ahorrar la electricidad apagando los focos que no usemos, y así en pequeñas actitudes y acciones que no nos cuestan nada llevar a cabo.

Podremos disfrutar nuestra enorme ciudad con mucho más intensidad cuando tengamos un México más limpio.

Y así se llama precisamente disfrutando México, la empresa que ha creado con imaginación y esmero la creativa historiadora Jimena Ysita León Portilla, con el objeto de cultivar el gusto por nuestra historia en los interesados en saber quiénes somos y de dónde venimos, pues el país que no conoce su pasado tiende a repetir los errores en vez de corregirlos.

Dos principales vertientes animan este original proyecto cultural; visitas guiadas a sitios de gran interés histórico como Palacio Nacional, explicación los murales que plasmó ahí Diego Rivera, o recorridos por uno de los museos más impresionantes del mundo como el de Antropología e Historia, subir al Ángel de la Independencia, creación del arquitecto Antonio Rivas Mercado, y escuchar desde lo alto la explicación de los héroes ahí enterrados, el Templo Mayor con sus secretos y
misterios precolombinos.

Y por otro lado la impartición de cursos de historia novohispana, donde grandes maestros de la talla de Eduardo Matos, Linda Manzanilla, Leonardo López Luján o el enorme Vicente Quirarte nos explican los grandes paradigmas historiográficos. Y es que caray, tenemos tanto por aprender.

Un botón de muestra es que el edificio más antiguo de Estados unidos es el Capitolio que no llega a los doscientos años; aquí en el centro histórico nos encontramos con docenas de maravillosos palacetes con más de cuatro siglos de construidos. Hay tanto que aprender.

Y aprendiendo, esta vez los huéspedes de Pepe Carral en el Club de Industriales recibimos clase sobre el divorcio que comentamos el pasado lunes 7 de marzo, que partió el memorioso Ramón LLarena:

Lo mismo Juárez en Veracruz el 13 de julio de 1859, por medio de esta Ley se estableció que el matrimonio religioso no tiene validez oficial y estableció el matrimonio como un contrato civil con el Estado, eliminando así la intervención forzosa de los Sacerdotesy el cobro del mismo por parte de las Iglesias. Para la lglesia Católica el matrimonio es un sacramento y tiene el carácter del bautismo, el voto sacerdotal, ligado indisolublemente a la persona.

El padre José María Morelos, en sus declaraciones de sus “Sentimientos de la Nación” en el artículo 14, manfiesta: “Que para dictar una Ley se haga junta de sabios, en el número posible, para que proceda con más acierto y exonere de algunos cargos que pudieran resultarles”

Contrato civil igual que compraventa o arrendamiento, es acuerdo entre dos partes que establecen derechos y obligaciones para ambas partes.

La rescisión se origina por incumplimiento de una parte como sanción entre el derecho civil occidental como causales del divorcio, cometer delito en perjuicio del otro contrato de abandono de deberes.

Como el gran Morelos dispuso que para dictar una Ley se haga junta en número posible para que proceda con más acierto y exonere de algunos cargos que pudieran resultarle.

Nos ilustró el lic. Eduardo Sodi, Catedrático de Derecho Civil, en la Escuela Libre de Derecho, señalando que la Asamblea Legislativa del DF, con la mayoría absoluta del PRI, el Código Civil se estableció el divorcio incausado.

Permitiendo que para anular el acuerdo de dos partes basta la sola voluntad de una de ellas.

Lo permite faltando a los deberes de resistencia mutua en el matrimonio, cuando el marido tenga enfermedad terminal, esta minusválido y tenga algún patrimonio la mujer lo abandone y pueda tener el beneficio de la mitad de lo que tenga.

Lo que da cambio radical a la separación de bienes que convierte en sociedad conyugal, como causa no legislada que es la ambición.

Si hay un marido rico, enfermo y achacoso, aunque sea un borrico si tiene bienes prevalece el propio dolo.

Cuando ya no hay amor hacia la persona sino solo amor a lo que tenga en exceso, en lo posible a la mitad de lo que tenga el cónyuge y la sola voluntad basta para cortar el vínculo.

La modificación al Código Civil pasó sin barrera en la Asamblea Legislativa, permitiendo los Partidos minoritarios, el PRD y PAN.

Es de cambio radical de una manea populista inaugurado por ignorante de la ciencia jurídica, como tantas otras disposiciones populistas como cuando autorizaron el pago de copias para tramitar apelaciones, con lo que no hay que tener razón para pedirlas y comienza perdiendo el que carezca de recursos económicos para tener, aunque el Constituyente al servicio de los
Tribunales es grato.

Ante el clamor contra el abuso llevó a la derogación de la norma para volver al tiempo de antes.

Esto exige prudentes medidas cuando el matrimonio por los años en condiciones normales de junto al marido que trabajó duro y con su suerte y capacidad, adquirió bienes productivos y cuantiosos.

Y cuando el cónyuge ya no tuvo amor sino apetencia de recursos, cuando lo ve desvalido y quiere una ganancia, para que pueda demandar el divorcio y quedar libre, toda vez que pudo quitarle hasta la mitad de lo que tiene, de lo que hizo.

Se encuentran en este riesgo la gran mayoría de nuestros magnates, pues resulta de lo tuyo, ya no es todo tuyo.

En lugar el hombre más rico del mundo Carlos Slim y los de la lista de Forbes presume más de una consorte y que con pedir divorcio incausado automáticamente son dueñas hasta la mitad de lo que tengan.

Así resulta con ganancia el que se valga del propio dolo, del incumplimiento de sus deberes, descuido indebido. Lo que el Código Penal, llama delito de abandono de persona. Y hasta los próximos 300… y… algunos más…