imagotipo

Los Trescientos y algúnos más / Carlos González Gamio

  • Los Trescientos: Carlos González Gamio

*  El Centro Histórico un gran reto

* Jesús González Schmall, vocación de servicio

* Susana Urrutia, chef de tamaño mundial

Acompañé a mis amigos González Cofrade provenientes de la Europa Ibérica; venían con el interés de conocer el Templo Mayor expreviamente habían estudiado la historia precortesiana, el dominio de sacerdotes guerreros, el poder y señorío de Moctezuma Xocoyotzin, que recibía pescado fresco del mar por cadena de corredores cada quinientos metros en carrera ininterrumpida para conservar fresco el producto marino.

También con ese sistema, el Emperador Azteca recibía la nieve fresca del Popo y
el Ixta.

Gran señor nativo que confió en Hernán Cortés recibiéndolo amistosamente, dando a Él, a sus capitanes y soldados, regio alojamiento y agasajos.

Por confiado terminó preso del conquistador, el pueblo enardecido en contra suya, causo su muerte cuando estaba en el balcón y una piedra quebró la cabeza.

Cuauhtémoc a la altura del arte, emprendió la lucha contra los hispanos como nuevo emperador, resistió el asedio de Tenochtitlan, por largos días privado de alimentos cercado por todos lados, con la tropa mal herida y con la moral muy baja, emprendió la huida en su barca, pero, la astucia del hispano estaba al acecho y en uno de los bergantines que armó en el Altiplano con el herraje de las naves que lo llevan a Veracruz apresó al Rey Azteca.

Bajo el dominio del enemigo, sufrió la quema de las plantas de los pies, tormento para que dijera dónde estaba el tesoro, sobrevivió al suplicio, quedó mal herido para el resto de su existencia, y con el habitual pretexto de que planeaba rebelión, terminó ahorcado.

Podrá gustarnos más o menos, pero los mexicanos llevamos sangre con mezcla de todos, Moctezuma, Cuauhtémoc. Cuitláhuac, Hernán Cortes, Alvarado, Nuño de Guzmán, Antonio de Mendoza, Pedro de Bucareli, José Gálvez, Iturbide, Guerrero, Victoria, Santa Ana, Benito Juárez, Porfirio Díaz, Victoriano Huerta, Francisco I. Madero, Venustiano Carranza, Calles y Obregón.

No es válido ni razonable el sistema maniqueo, partir en dos sin matices, buenos o malos, amigos o enemigos, tontos y
listos, etc.

En tal idea vinieron los visitantes ansiosos de conocer la magnificencia del Templo Mayor, construcción bien planeada y no menos bien ejecutada, por más de siete siglos, sismos, guerras, permanece incólume.

Una vez que algunos daños recientes y conforme a la idea de mi abuelo don Manuel Gamio, fue despojado de tierra y materiales agregados y vuelto a su Estado original, no tiene cuarteaduras ni desniveles.

Quisieron también los turistas después de admirar el poder y la huella de la religión antes de Cortés, ver también el Templo Mayor de la cristiandad, la Catedral Metropolitana, magnífica obra terminada tras muchos años de construcción por la artística mano de Manuel Tolsá, sus grandes campanas que pueden tener a un hombre parado adentro.

El altar de los Reyes con balaustrada metálica hecha en Filipinas,desgraciadamente se han destruido por incendios y felizmente reparado por el generoso donativo de los Reyes de España. Entre los monumentos religiosos, preguntaron los visitantes qué fue anteriormente la contra esquina del Templo Mayor. Supimos que era la “Casa de las Ajaracas”, oficina gubernamental del tiempo colonial y al llegar nos enteramos que es oficina de la autoridad del Centro Histórico.

Que el organismo está a cargo del evolutivo Jesús González Schmall, viejo amigo familiar desde mi abuelo, con quien simpatizó ideas y trámites para salvaguarda del rico patrimonio del pretérito.

Don Jesús tiene rica experiencia que viene de su vocación de servicio. En las luchas políticas, se ha entregado a nobles causas, ha ganado no pocos malquerientes, pero como dijo Kipling, mi amigo y mi enemigo impusieron su ley. Como no hace negocio de la política. Vive del ejercicio de la profesión de abogado, ganado prestigio y aprecio en los tribunales, lleva adelante la defensa de la justicia y el derecho ante procuradores
e impartidores.

El Centro Histórico de la Ciudad de México en relativamente poca superficie es un gran tesoro nacional. La zona regida por su autoridad abarca diversidad de historias, de construcciones, delegaciones, situaciones, desde el Palacio Nacional sede del Gobierno Supremo Federal el Palacio citadino, antiguo ayuntamiento con su gemelo.

Los templos de las diversas órdenes religiosas y de los seculares hasta los templos protestantes como el que ocupa parte del Convento de San Francisco. calle de Gante, el que está en Balderas.

La Universidad Nacional de México, antiguo palacio jesuita de San Ildefonso, las antiguas escuelas de medicina, arquitectura ingeniería jurisprudencia, economía, museos de la Ciudad de la UNAM del D.F., partes con magnificas casas palaciegas en Madero Isabel la Católica, Bolívar, Venustiano Carranza Uruguay, Tacuba, Chile, colonias de clase media y pobre como la Merced, la Bolsa, Tepito. Gran labor enfrenta nuestro amigo Chucho, porque tiene que luchar con antiguas mañas, situaciones abusivas, drogadicción, prostitución, daños a edificios del pasado azteca de los tres siglos de dominación española y de los tiempos de Independencia, Porfiriato y Revolución. Habrá que restañar viejas heridas, corregir vicios muy arraigados, hacer efectivos la ley y el orden. El coahuilense que ha sido varias veces Diputado Federal ha tenido altos cargos partidistas: fue oficial mayor tercera autoridad del D.F., que tiene voluntad capacidad y experiencia para salir adelante en esta nueva comisión al servicio de la ciudad.

Hay mucho que corregir por todas partes del mercado de la Lagunilla, la Santa Veracruz, la calle de Corregidora contigua al costado Sur del Palacio Nacional y a la Suprema Corte de Justicia, donde terminaba la vía de agua proveniente del Canal de la Viga.

La vuelta al esplendor original de muchas casas que están al Sur de Palacio Nacional, colonia de la Bolsa, rumbo a la penitenciaria de Lecumberri “el Palacio Negro”, porfiriano anterior al Primer Centenario de la Independencia y que subsiste para albergue del
Archivo General de la Nación.

Muchos frutos dará la gestión de Jesús González Schmal. Tiene que hacer instrumentos legales y materiales, para ello, sabe el cómo y el cuándo. De los maestros usufructuarios del negocio del desorden que cobran por no dar clases y si por perjudicar a millones de niños, despojantes de espacios públicos, que a falta de razones tienen organizada la violencia y el despojo vandálico.

El amigo Chucho, personaje de excepción valioso y valiente, tiene frente excepcional tarea, por ser como es saldrá adelante. Para muchos hay que recordar que si la elocuencia convence, el ejemplo arrastra.

Mandar de vacaciones con boletos de ida pero sin vuelta a quienes aspiran llegar a los puestos no como servidores públicos, sino para irse con el santo y la limosna. Estaremos pendientes de la labor y buenos resultados del alto funcionario responsable del
Centro Histórico.

Enhorabuena contesto a los peregrinos provenientes de la Madre Patria, compartimos experiencias históricas, de lo acaecido en nuestros respectivos países de que, aunque sea igual el cargo o el nombre de la dependencia la diferencia esencial está en la persona, pues así como ellos tuvieron un Carlos V, un Felipe II, un Carlos III, también tuvieron un Fernando VII.

En la terrible Guerra Civil 1936, en el mismo bando los hubo buenos y malos, matadores de inocentes, generosos, crueles. En América la diferencia diametral entre Hernán Cortés y Francisco Pizarro, virreyes que trazaron de nuevo Tenochtitlan, hicieron trazar las ciudades todas de la Nueva España. Otros como Iturrigaray que fueron sorprendidos escondiendo dinero mal habido. Aquí tuvimos personalidades tan diferentes pero similares en amor a la patria, capacidad de servicio y perseverancia; los mayores caudillos oaxaqueños, para más precisión Benito Juárez y Porfirio Díaz, que cubren la Historia de la Patria de 1854 a 1872; el de Guelatao y en 1876 a 1911 el Héroe del 2 de Abril; y también tuvimos un Victoriano Huerta, merecedor de menosprecio más que por aficionado a los alcoholes, por su felonía traicionera,
asesino de Madero y Pino Suárez.

Cualquiera puede estar metido en el uniforme, pero no cualquiera sabe honrarlo
y magnificar.

Como esta columna es social y no política, no toco el último tema. Lo que si merezco tocar es el tema de la maravillosa chef mexicana que está siendo nominada una de las mejores del mundo, por una importante publicación europea.

Ella es Susana Urrutia y su torta poblana de marisco y su huachinango empapelado a la talla, la han catapultado a la celebridad.

La noticia me la dio John Bradley, corresponsal del San Diego Union, quien acaba de llegar de la ciudad Luz, después de realizar un reportaje sobre la emigración desde Siria. Creo que ni la propia Susana lo ha de saber.

Este SOL tendrá la primicia de entrevistar a esta súperchef, que sin tanta alharaca ni presunciones ni publicidad ha llegado tan lejos, y me entero que ella es la encargada del “Ando Mareado”, feudo de pescados y mariscos de la Condesa. Orgullo de mexicanos por ella… Y hasta los próximos 300… y…
algunos más…