imagotipo

Los Trescientos y algunos más | Carlos González Gamio

  • Los Trescientos: Carlos González Gamio

– Ágape sorpresa en Río Frío

– Mártires de Semana Santa

– Calvario para paseantes

La Semana Santa, como todos los años, fue de descanso para quienes prefieren permanecer en la capital, porque las playas, los balnearios, los pueblos “mágicos”, las ciudades de provincia y hasta los poblados de escaso “sex appeal” como Prudécuaro, Charco Grande y Perros Gordos sufrieron aglomeraciones de capitalinos ansiosos de un cambio.

En todas partes para conseguir un bolillo hay que pelear a trompadas con el panadero y para conseguir un cuarto en cualquier hotel es necesario antes vender la casa y el coche y llevar los billetes de mil pesos en un costal como Rico Mac Pato (para los jóvenazos que no lo conocieron, era el tío millonario del pato Donald) y además lucir un diamante en la nariz, como don Gastón Billetes (para los menores de 40 años, era el banquero rico de las caricaturas de Abel Quezada).

Para evitar esta situación, salimos únicamente al chalet espléndido que el sibarita, empresario y escritor Sergio Peralta Sandoval, heredero de esa leyenda que fue Anacarsis “Carcho” Peralta, posee en la histórica población de Río Frío, en donde le ofreció una comida sorpresa con tenor y soprano de Bellas Arte y paella suculenta a su pareja, mi guapa prima Gabriela González Gamio, grafóloga de altos vuelos.

SERGIO PERALTA y Gaby González Gamio.

SERGIO PERALTA y Gaby González Gamio.

Ahí, en una carpa rodeada de espejos de agua, cisnes blancos, preciosos pavo reales, faisanes, llamas, alpacas, avestruces y otras exóticas especies zoológicas medio centenar de invitados degustaron los regios quesos que el licenciado Peralta elabora en ese lugar producto de medio millar de ovejas traídas de Nueva Zelanda, Australia y Alemania para que los pastores de la región tengan un sustento y así también ha creado la escuela de pastores local.

Entre los invitados saludé a Carlos y Teté Alba, a Javier y Mercedes Bay, Nelson y Marian Ocampo, Salvador Agúndez Peralta, Andrés y María Ocampo, Javier y Natalia González, Arturo y Tere Pasquel y mucho invitados más.

Comenté sobre esta nueva moda de baile juvenil. Las parejas se lanzan a la pista en la fiestas y “los antros” al primer compás de la música y empiezan sus extrañas contorsiones; tan extrañas que en un antro acapulqueño una chica sufrió un ataque de epilepsia y nadie la ayudó. Al contrario, todos la rodearon palmeando. Creyeron que estaba intentando nuevos movimientos tipo Mick Jagger.

THE ROLLING STONES Foto: Notimex

THE ROLLING STONES Foto: Notimex

También con el anfitrión comentamos como los diarios capitalinos coinciden en que las carreteras carecen en absoluto de señales y avisos de distancias a los destinos y del estado de los caminos, pues como viruela brotan topes y baches que dañan suspensiones y llantas.

El buen amigo y estupendo anfitrión José Antonio González con su esposa la bella Marcela, nos obsequiaron el Libro con la historia de Piedras Negras creadora de la crianza de toros bravos, en Tlaxcala.

Narra la Constitución del latifundio y del mayorazgo a partir de la llegada de Hernán Cortes el 1519.

Salimos de Apan por angosto camino que es el límite de Estados Hidalgo y Tlaxcala, tiene el pueblo la unión ejido Domingo Arenas que fuera zapatista, carrancista a conveniencia más que héroe legendario en territorio tlaxcalteca seguimos por mejor camino.

Carretera doble, un camellón al centro y dobles tramos rectos, pasamos por Atlanga en busca de laguna de ese nombre que brilla por su ausencia.

Los días primaverales tuvieron limpia la atmosfera permitiendo contemplar las nieves eternas del Popo yIzta.

Llegamos a Tlaxco a fuerza de preguntar a otros conductores y patrulleros, todos indicaron que Piedras Negras está muy cerca, seguimos las indicaciones las repitieron y no pudimos encontrar la construcción del siglo XVII, tamaño imponente que debe dominar ampliamente el paisaje.

Pasamos por la plaza de toros Raúl González de recién factura de calidad.

Estuvimos una hora dando vueltas y regresamos a Apan, que fuera la capital del pulque, la bebida nacional que dio riqueza y esplendor a los Llanos del Altiplano. Todo el trayecto, tuvimos que atravesar topes y baches al mayoreo.

Entre los derechos humanos garantiza libertades la Constitución, está el viajar sin restricciones a donde se desee. En la actualidad, en los miles de millones de pesos presupuestados para conservación y construcción de caminos, por una fracción millonésima, sería bastante para que pusieran indicaciones de los destinos y el kilometraje para arribar.

Con la expresión como en otros países de un usted está aquí, las proximidades a la vía de comunicación como que llegue a San Martín Texmelucan, camino de Puebla, no tiene como saber que ahí cerca está la hacienda de Chautla, siglo XVI, con modificaciones que desvirtuaron la esencia de la construcción y junto el bello castillo publicitado para numerosas telenovelas, mismo donde abundan los manantiales que nutren el lago y campo deportivo alrededor.

EL libre tránsito que lo garantiza la Constitución y desde la carretera de Cuernavaca ya no es libre sino caro y hasta muy caro como el doble piso del periférico y el de Toluca.Mejor será pagar y pasarlo sin dificultades, afrontar molestias y problemas.

Tomemos en la propaganda México como simple buen deseo que no llega a los hechos, adecuado para empedrar el infierno ya que estamos hablando de pavimentos, baches y obstáculos al libre tránsito, para cualquier destino el peaje de viaje redondo excede los mil pesos.

Pero en fin, los viajes ilustran, ello es indudable. Marco Polo por ejemplo, sacaba 10 en geografía. Amudsen, conocía de cuestiones marítimas un rato largo. Le costó la vida pero eso no importa. Y quienes exploraron las regiones árticas como Sebastián Cabot y Cook y Graham derivaron de sus viajes utilísimos conocimientos. Unos regresaron a instalar productivas fábricas de helados y licuados . Otros pusieron agencias de viajes que se perpetúan hasta la fecha. Pero de viajes hablaremos en los próximos 300… y… algunos más…

/arm