imagotipo

Los Trescientos y algunos más / Carlos González Gamio

  • Los Trescientos: Carlos González Gamio

* Un peregrino mexicano a Roma

* De los césares  al Vaticano

Hace ya más de 500 años que Nicolás Maquiavelo escribió su genial Obra el Príncipe (para Cesar Borgia, entonces estrella de futuro promisor), que da la pauta de teoría y práctica del quehacer político.

La base para que el individuo investido del poder que da el Gobierno pueda tener desempeño exitoso; dar a los súbditos la información a su conveniencia; engrandecer lo positivo; ocultar o silenciar los efectos negativos y cuando, no hay de otra; achicar los fracasos y disminuir en lo posible sus efectos; pero sin llegar al error grave y perjudicial para el mismo poderoso, de negar evidencias y hechos de público conocimiento.

De aquel empleado de genio único como dice su tumba en la iglesia de San Francisco en Florencia, la Toscana tierra del vino chianti su dictado ha tenido seguidores muy numerosos que han matizado e intentado aclarar o dar nuevas ideas, como siguen siendo plenamente válidas las reglas que dejó.

Lo triste, comentó el desayunador del Club de Industriales Alfonso Pasquel, es que sabias y adecuadas las reglas de Maquiavelo siguen siendo útiles, necesarias y de plena validez pues, con todo y ello, les falta aplicación.

Lo que sucede en nuestro país con la abundancia de Leyes extrarápidas como en diciembre de 2012, que la Asamblea Legislativa mayoritaria del Partido PRD para favorecer los delitos vandálicos, robos, lesiones, de porros, detenidos, sin derecho a fianza, hicieron ley especial fasttrack para hacer trisas el código penal y convertir en simple falta los verdaderamente graves delitos, para sacar como héroes a los abusadores.

Y todo sucedió más pronto que tarde, pues los hechos ocurrieron el primero de diciembre, toma de posesión del Presidente y para el 28 día de los Inocentes, los culpables, cuya conducta vimos millones en vivo y en directo por la televisión, pasaron de acreedores a cárcel a valientes defensores sociales.

Según postula Pasquel, para vivir mejor tenemos que partir de verdades provisionales, pues las llamadas verdades eternas no lo son tanto, el amor hombre-mujer y ahora también es legal el amor hombre-hombre, o mujer con mujer, llega al punto culminante desde el “contigo pan y cebolla, hasta que la muerte nos separe compartiremos penas, enfermedades y sufrimientos”.

Y lo que va de ayer a hoy, los que antes ostentaron y publicitaron amor eterno, después tienen odio violento, mutualmente atizado con toda suerte de golpes lícitos o ilícitos, morales e inmorales conforme con las formas social de respeto y consideración o como antes había odio en los africanos, llegado hasta el canibalismo.

Así pasaron de las crónicas sociales, siguieron en la parte empresarial y financiera de los Diarios, intervino en la sección de Nota Roja.

Y aunque del amor al odio no hay más que un paso, también tiene reversa, pues y así lo dice la canción “Nada hay más sabroso que la reconciliación”; claro que para el regreso, no puede haber engaño, pues hay mejor conocimiento de uno y otra parte por lo sucedido, su manera de actuar y de reaccionar en la cumbre, emocional, pasión amorosa o de odio.

Búsqueda del bien o del mal para la que es o dejó de ser pareja, según las clases recibidas en la Facultad Universitaria de Ciencias Políticas. Para obtener éxito existen dos vías, la que es conforme al recto proceder laboral al Derecho y la que produce obtención de beneficios por cualquier medio.

El camino para ser buena persona, candidato a la dicha eterna en el cielo, o el que por medios indebidos hasta ilícitos, no para en mientes para lograr sus propósitos. El camino al cielo o el camino al triunfo.

Gobernante que tienen cualidades para llegar a la buenaventura y ser admitido por el dueño de las llaves del paraíso San Pedro, pero que como gobernante no tuvo eficacia, y del otro lado los que de puro buenos no sirven y los que con medios reprobables
alcanzan buenos resultados.

Conseja popular y frases repetidas que no concuerdan con la realidad, cuando llegó al Gobierno don Adolfo Ruíz Cortines le decían el “viejito” y tenía apenas 61 años, el mismo jarocho con fina ironía replicó que no lo buscaron para semental sino para
Presidente y fue muy bueno.

Otro aspecto de político muy importante es la congruencia y cuidado de las formas y de las apariencias hasta aquel cínico
consejo “roben, pero roben bien”.

Que siguiendo a la Iglesia Católica tengan cuidado del pecado de escándalo, pueden banquetear y parrandear, gozar de la mesa y de la cama, pero con discreción.

Repetido y deleznable el surtido abundante de faltas a la moral aquel lema “viajes o viejas”, que no tiene poder decisivo sobre la conducta del que manda que fuera o no calzón bendito, no tiene que ver negativamente a la labor oficial, Prevalece el balance final consolidado de todo el actuar, el resultado.

Tomar en cuenta lo hecho en bien social cuidarlo todo, rebajar lo deficiente y llegar al saldo final que se hizo un puente que evitó largo rodeo, molestias y riesgos de la vida, pero que dejó sin pintar el barandal.

Como en el matrimonio, cero te doy, que en letra chiquita sigue sierva te doy y no sirve, lo que sucede cuando el puente colapsa y el camión no camina.

Roma desde su fundación por Rómulo y Remo en la Noche de los Siglos, vino a ser el centro del mundo, el Imperio creó vías para realizar aquello de que todos los caminos llegan a Roma, los Papas no solo mandaban en la Ciudad de las Siete Colinas, sino tuvieron poder temporal en los Estados Pontificios por toda la Península de la Bota.

Pero por crecimiento de la Iglesia, el arte, el renacimiento, el advenimiento de seres de excepción en la filosofía, en la ciencia, en las artes, vino a ser magno cobre de riquezas; desde el Coliseo, cuyas placas de mármol de recubrimiento, después sirvieron para los palacios como su deleite.

Las grandes basílicas coronadas por San Pedro y para desarrollo científico filosófico, las grandes Universidades como la Gregoriana el Colegio Pio Latino, donde arribaron los más brillantes sacerdotes mexicanos.

Nuestros próceres, consideraron que si estudiar y conocer Europa incluida Roma de preferencia, el conocimiento de la
cultura superior no llegaba.

Ellos mismo fueron o mandaron a sus hijos a ese estudio. Recordemos a Simón Bolívar con su tocayo Simón Rodríguez, comenzando a desarrollar la base teórica de la lucha que lo convirtió en Libertador
de América.

Los trescientos y algunos más, de elite mexicana han estado no una sino muchas veces bajo Rey como República, llevan escuelas diferentes, el poder civil y el poder religioso de manera que coexisten sin estar como opositores y enemigos en la
procuración de acabar con el otro.

A partir de 1945 fin de la Segunda Guerra Mundial, hay incesante ruido de mexicanos, turistas, estudiantes, empresarios, inversores, peregrinos católicos a Roma y para debida constancia, fueron paisanos los constructores de la moderna Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en la Vía Aurelia, porque allá hay tantas que la visita de las siete casas, debe hacerse en más de un centenar. Y hasta los próximos 300… 21y… algunos más…