imagotipo

Luces de esperanza contra la minería

  • Betty Zanolli

  • Betty Zanolli Fabila

Cuando la incertidumbre y desasosiego nos invaden al advertir que nuestro país, sumido en la más absoluta irracionalidad y ausencia de valores, se precipita en el pozo de la corrupción, tráfico de influencias, impunidad, inseguridad y criminalidad en todos los órdenes, cuando en las noticias priva, galopante, la descomposición social y moral por la violencia y ambición crecientes, omnipresentes en nuestras vidas, ante el fracaso de un Estado que dejó de ser de Derecho, por más que diga el titular del Ejecutivo Federal que México no vive en crisis porque crisis “es lo que está en las mentes” de quienes “así lo dicen”, luces de esperanza en la dantesca cuestión minera aparecen en el horizonte.

Primero fueron las encendidas por pueblos en resistencia que desde hace un par de años declararon territorios libres de minería a Xochitepec, Miacatlán, Zacualpan, Ciudad Ixtepec, Zanatepec, Acacoyagua, Tapanatepec, entre otros. Luego la luz de Baja California Sur, que luego de más de un lustro de lucha infatigable a cargo de la sociedad civil -encabezada por el Frente Ciudadano en Defensa del Agua y la Vida con más de 37 organizaciones civiles-, obtuvo el pasado 9 de febrero del Tribunal Federal de Justicia Administrativa la nulidad de la autorización que la Semarnat otorgó al proyecto minero Los Cardones -originalmente de la canadiense Vista Gold y en la actualidad propiedad de Ricardo Salinas Pliego-.

Mina a cielo abierto de 543 hectáreas que habría devastado el Área Natural Protegida, Reserva de la Biósfera, Sierra de La Laguna, cuyos mantos acuíferos abastecen al sur del Estado.Después la luz de Cajamarca, en el Tolima colombiano, que el 26 de marzo realizó una consulta popular para determinar si se aceptaba o no el desarrollo del proyecto minero La Colosa para extraer oro a cielo abierto, a cargo de la minera sudafricana Anglo Gold Ashanti (AGA) y 97.92 por ciento de la población dijo no, repitiendo la hazaña que en 2013 el municipio de Piedras había logrado igualmente contra dicha transnacional.

Sin embargo, el avance ahora es mayor, porque entonces la regulación jurídica del subsuelo colombiano correspondía al Gobierno central pero desde 2015 Colombia determinó que las consultas populares son vinculantes y sus resultados deben acatarse, lo que hoy frustra la que habría sido la más grande mina de su género en Sudamérica. Y ahora lo es la luz de El Salvador cuyo Congreso dio un paso más al de Costa Rica, al aprobar el pasado miércoles la “Ley de Prohibición de la Minería Metálica en El Salvador”.

Documento emblemático que debería ser referente mundial pues prohíbe “definitivamente cualquier actividad de exploración, extracción, explotación, procesamiento y otras relacionadas con yacimientos de minerales metálicos en cualquiera de las formas posibles”, así como “el uso de químicos tóxicos, como cianuro, mercurio y otros, en cualquier proceso minero”, para todas las formas de minería metálica: terrestre, marítima, subterránea, a cielo abierto, artesanal o industrial.

Pero la humanidad requiere más luz porque está hundida en las tinieblas. En México: 60 por ciento del territorio nacional está concesionado, 59 empresas transnacionales dominan la industria y es campo del mayor número de conflictos mineros de América Latina, mientras la autoridad federal y local, coludida, oculta y tolera la devastación de los ríos Sonora, Yaqui y Bacanuchi, Valle de Bravo, Temascaltepec, Sierra Gorda, Soconusco, Santa Rosalía, Ávalos, San José de Bacis, El Oro, Ocampo y miles de comunidades más, correspondientes a todos los estados de la República.

¿Qué hacer? Denunciar, luchar y sumarnos a la luz ejemplar hoy encendida por nuestros hermanos sudbajacalifornianos y latinoamericanos.
bettyzanolli@gmail.com    @BettyZanolli