imagotipo

Lucía Etxebarría ya no sufre por amor | Profesión Escritora | Andrea Balanzario

  • Sociales

-Lucía Etxebarría de Asteinza nació en 1966 en Valencia, es la séptima de siete hermanos.

escritora-luciaetxebarriaEs una periodista, ensayista y escritora provocadora y polémica, pero muy interesante. Su primera novela es “Amor, curiosidad, prozac y dudas”, publicada en 1997, la segunda “Beatriz y los cuerpos celestes”, reconocida con el Premio Nadal. En 1999 sale de prensas “Nosotras que no somos como las demás”, una novela hecha con relatos enlazados. Gana el Premio Planeta con “Un milagro en equilibrio”. Como ensayista escribe una obra complementaria a sus novelas: “La Eva futura”, “La letra futura”, “En brazos de la mujer fetiche” y “Ya no sufro por amor”, en cada libro continúa su aguda observación más una que otra promoción, de los cambios socio culturales de las mujeres españolas. Estas metamorfosis genéricas también se han dado en forma paralela en nuestro país, tal vez un poco detrás de Europa, pero las narradoras, protagonistas y personajes femeninos de Etxebarría tienen mucho que decir sobre el agudo malestar de ser mujer a nivel planetario; a sus personajes ya no les satisface vivir entre las cuatro paredes de su piso, cocinar, limpiar, atender un marido, cuidar hijos, pagar la hipoteca, vivir corriendo entre el trabajo y el gimnasio además de tolerar las aventuras masculinas. Cada uno de sus libros expresa una incomodidad profunda pero no totalmente definida todavía.

Cada novela, ensayo, artículo o aparición televisiva de Lucía Etxebarria reta al sistema patriarcal; lo hace temblar desde los cimientos hasta los últimos pisos del edificio construido con base en la sumisión y obediencia femeninas. No hay peor ciega que la que no quiere ver sería un buen resumen de su obra entera.

Los libros impresos de L. Etxebarria no se consiguen fácilmente (¿por qué será?) en México, pero sí los electrónicos. Si te das una vuelta por Madrid ahí conseguirás la obra entera de esta extraordinaria portavoz del alma femenina. Es muy recomendable leer las novelas en el orden cronológico de publicación, así verás cómo sube la frustración de sus personajes femeninos hasta evitar voluntariamente el matrimonio, hijos y algunas incluso cortan las amarras familiares aceptando trabajos lo más lejanos que pueden encontrar. Su obra ha sido traducida a varias lenguas como el alemán, francés, italiano, portugués y noruego.

Amor, curiosidad, prozac y dudas

Amor: Una posibilidad remota para Rosa, que hipoteca su vida para pagar unos hijos que no puede disfrutar. Una memoria triste para Cristina, superviviente de una relación catastrófica con el sexo y las drogas. Un recuerdo borroso para Ana, que se pasa el día llorando en casa. Curiosidad: La última esperanza. ¿Hay otra vida más allá de los confines del día a día, de los escasos metros de refugio que proporciona un despacho de oficina, una casa de diseño o un bar tecnificado? Prozac: 20 miligramos diarios que bloquean los puntos del cerebro donde se conectan las ideas y los sentimientos. Dudas: ¿Es posible sobrevivir al naufragio?

Lucía Etxebarría consigue una novela sobre la difícil búsqueda de la identidad femenina al margen de convenciones absurdas y estereotipadas, con un estilo personalísimo, esculpido a golpe de guiños y ambivalencias en el lenguaje de lo cotidiano. Como en otras novelas de esta autora que se define como feminista, se exploran aquí distintos modelos de mujer contemporánea: la perfecta ama de casa, la chica que vive la noche y la gran ejecutiva, tres hermanas y sus conflictos. Por el gran éxito que obtuvo, se considera una de las novelas clave de la llamada Generación X en España.

De todo lo visible e invisible

Con evidente referencia al catolicismo recalcitrante en que fue instruida, Etxebarria cuenta la historia de una pasión amorosa devoradora y destructiva entre dos personajes diametralmente opuestos. Ella, Ruth, la verdadera protagonista de la novela, una mujer de treinta y tres años, directora de cine y guionista, con un pasado y una vida amorosa promiscua y leve, esconde una segunda historia secreta u oculta, la causa de la muerte de su madre, cuando ella contaba cuatro años, que finalmente sabremos, sin que nos importe demasiado, que se suicidó, tal como Ruth ha intentado, a su vez, en dos ocasiones. Él, Juan de Seoane, ocho años más joven, becado en Madrid, que quiere ser escritor y que, al inicio de la trama, ya ha ganado un premio de poesía. Con novia formal en Bilbao, conservador y ambicioso, se internará en una relación que le proporciona sexo contundente y un trampolín para exponerse en Madrid. En definitiva, Lucía Etxebarría en estado puro y mostrando su permanente evolución literaria.

Un milagro en equilibrio

Un título por demás irónico: Eva Agulló se ha hecho famosa con un libro sobre adicciones. La propia Eva es, en realidad, una adicta. Adicta al alcohol, a la angustia, a la valoración de los otros. En una carta-diario escrita a su hija recién nacida mientras su madre agoniza en el hospital, Eva intenta explicar de qué familia viene para poder imaginar hacia qué familia se dirige. A caballo entre el pasado, el presente y el futuro, entre Nueva York, Madrid y Alicante, reconstruye la historia nunca contada de la familia Agulló Benayas: los secretos a voces, las herencias, materiales o no, que los padres legan a sus hijos, y cómo para algunos lleva toda una vida aprender a vivirla. Para acabar concluyendo que la vida es, en sí misma, un milagro. “Un milagro en equilibrio”.

/arm