imagotipo

Mañana, ¡venga la tamaliza!  / La Creme de la Creme / Eva Makívar

  • Eva Makívar

¡Hola CDMX!

A partir de mañana, en los pizarrones de todas las escuelas capitalinas se pondrá la fecha así: “Ciudad de México, a 2 de febrero de 2016.”

Lo mismo en documentos oficiales, cartas de amor y desamor, cartas poder y en todo documento ‘mexiqueño’, según dijo la Real Academia de la Lengua (RAE) que podría ser nuestro
gentilicio.

¡Pa’los cuates y no cuates seguimos siendo chilangos, y ya…!, ni modo que ahora digan ‘haz patria, mata un mexiqueño’, no se oye tan bien…
Muy vigiladito va a estar

Allá en la reunión de Davós, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens Carstens, consideraba que una vez que pase el clima de volatilidad internacional, el peso mexicano se revaluará de manera significativa.

“México está estrechamente ligado a Estados Unidos. Para nosotros no es tan importante lo que otros bancos centrales están haciendo, (sino) lo que hace el banco central de Estados Unidos “, enfatizaba.

¡Ah no!, pero ya lo dijo hace unos días la conductora en el programa Hoy, Andrea Legarreta:

“El que suba el dólar no afecta a los mexicanos, y sube por culpa de las economías de otros países que están mal, no es por culpa de nuestro Gobierno”…

Um, reflexionan, ¡si no se pone abusado, don Agus!, a la que ya le dicen en las redes sociales por tremenda declaración ‘la futuro Premio Nobel de Economía’, ¡le baja la chamba, ¿eh?

Dicen por ai, Andreín Legarrets, que “es mejor quedarse callado y que piensen que eres pend…, que abrir la boca y despejar dudas”…
¡Qué poca!

Último capítulo del conflicto por el proyecto urbanístico Malecón Tajamar:

El procurador ambiental, Guillermo Haro, anunció como conclusión que las obras de desmonte del manglar para la construcción del Malecón Tajamar “no constituyen un caso de ecocidio ni de devastación ambiental”…

Además, la Profepa aseguró que “no hay indicios de existencia de daños ni responsabilidad ambiental atribuible al Fonatur”…

¿Quéee? ¡No manchen, qué poca…! ¡Así dijeron los vecinos del norte al bombardear Hiroshima y Nagasaki: ¡no hay daños…, ajá!

¡Triste papel va a hacer México en las futuras COP (reuniones mundiales sobre medioambiente, cuando se quieran parar el cuello las autoridades…
¡Que la asesoren los abogados del profe!

Mal y de malas anda la infanta Cristina de España.

Su hermano el rey Felipe VI decidió revocar el título de duquesa que su padre le había otorgado en 1997, y seguirá sentada en el banquillo de los acusados en el amplio proceso de malversación de fondos públicos, tras el rechazo del tribunal a archivar la causa por fraude fiscal.

En una decisión publicada el pasado viernes, el tribunal de Palma de Mallorca, en las islas Baleares, rechazó los argumentos de la defensa, la fiscalía y la abogada del Estado pidiendo suspensión de los cargos contra la infanta Cristina, que se enfrenta a hasta 8 años de cárcel.

“No era lo que esperaba, se siente horrible cuando hasta tu familia te abandona”, declaró Cristina de Borbón..

¡Ay, ternurita!, se conduelen. Si hubieras nacido en la otrora Nueva España, San Virgilio Andrade te hubiera exonerado, y San Emilio Gamboa hubiera hecho el milagro de desvanecer los delitos… ¡ojalá Cristi contrate a los abogados del profe Moreira!, ¡son Fabulosos y ya ven qué rápido sacaron al Maestro Limpio…!
Hediondos y esbeltos

La compañía francesa Veld lanzó un perfume llamado “Prends-Moi” (pgran muá), que promete bajar de peso.

“Su aroma es una mezcla de bergamota, lila, mandarina e ylang ylang, los cuales (supuestamente) ayudan a suprimir el apetito.

Prends-Moi (“tómame” en español) funciona como aromaterapia y neurocosmética, ya que tiene químicos que activan la liberación de endorfinas y la hormona de la felicidad, lo que provoca que comamos menos a causa del estrés o la ansiedad.

Después de 28 días de usarlo, el 75 por ciento de las mujeres afirmaron que Prends-Moi les redujo la necesidad de ir a buscar algo que comer y que el olor había cambiado sus conductas alimentarias…

“¿Será?, dudan los mexiqueños. Aquí va a ser difícil ir contra el consumo y olor de unos ricos taquitos de suadero de los  que venden afuera del metro Hidalgo o del Paradero Pantitlán…