imagotipo

Mando Único, en la agenda legislativa / Jorge L Galicia

  • Jorge Galicia

A propósito del exhorto que el presidente Enrique Peña Nieto hizo al Congreso de la Unión en el sentido de que se debata a la brevedad la iniciativa sobre el “Mando Único” que se encuentra en el Legislativo, hay estudios de opinión que nos indican que el interés de la gente en el tema de la inseguridad del país sigue siendo el punto principal que con urgencia demandan atender como problema social.

Ejemplo de esos ejercicios demoscópicos es el que recientemente realizó la encuestadora Parametría, que aunque registra que la población en general desconfía de las policías estatales, casi la mitad de los encuestados está de acuerdo con la implementación del Mando Único. Y a la pregunta de ¿Quién combate mejor a la delincuencia?, 46% de los entrevistados considera que los gobernadores tendrían un mejor desempeño, mientras que el 31% piensa que los policías municipales son más eficientes.

El secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, al cabildear el tema con los legisladores de su partido, dijo, hace unos días,  “es un pendiente y una prioridad”. Agregó que en todo el territorio nacional existen mil 800 corporaciones (policiacas) en todo el país, de las cuales un 90% no están certificadas, no están capacitadas, no hay ningún protocolo de actuación y eso lo paga la ciudadanía.

Al respecto, el diputado César Camacho Quiroz, coordinador de la bancada priísta, adelantó que el tema sigue siendo del interés del legislativo y que su partido insistirá en que este asunto tenga prioridad en la agenda legislativa y salga adelante. Incluso el Ejecutivo Federal ha flexibilizado su postura en torno a su iniciativa, lo que de alguna manera se puede interpretar que un sistema combinado o mixto es lo que puede funcionar como nuevo modelo de actuación policial, es decir, que algunas policías municipales podrán seguir operando siempre y cuando acrediten las evaluaciones de confianza correspondientes, estén capacitados y cuenten con instalaciones que garanticen el servicio de seguridad pública.

En el mismo sentido, el diputado Jesús Sesma, coordinador de la bancada del Partido Verde Ecologista, señaló que “el proceso para implementar el Mando Único va a tardar entre cinco y ocho años” y que hoy en día “400 municipios no tienen policía propia”.

En tanto que el coordinador del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, Francisco Martínez Neri, recalcó que la postura gubernamental en torno al Mando Único le parece apropiada, y que es muy importante “que se haga un examen exhaustivo en cada uno de los municipios que preservarían su propia policía para garantizar que el servicio a la población sea efectivo”. Además dijo que existe una tendencia en el sentido de que “haya Mando Único en Estados como Morelos, Michoacán y Guerrero”.

Es cierto, hay diferentes puntos de vista, pero los legisladores en su conjunto saben que en este tema ya no hay mucho tiempo para el análisis o la reflexión, porque es muy fácil hacer conjeturas, hipótesis, contrapropuestas, borradores, revisiones y todo tipo de trabajos de escritorio, pero hoy el tiempo apremia y en general la gente lo que quiere son acciones inmediatas contra la inseguridad, en todas sus manifestaciones, donde por supuesto se incluyan acciones contra abusos de poder, corrupción y violaciones a derechos humanos, eso es lo que quieren.

Por todo lo anterior, es deseable que senadores y diputados alcancen pronto los acuerdos en un tema que es necesario y es sano que se debata, pero lo deben hacer ya, porque las cosas en las calles no están como para seguir contemplando iniciativas. Las alternativas están a la vista.
jorgelgalicia@yahoo.com.mx