imagotipo

Mando Único: más transparencia, menos división / Sutilezas / Yolanda de la Torre V.

  • Yolanda de la Torre Valdés

Redacción / El Sol de México

Ciudad de México.- Visto con cierta sensatez, un tema que no tendría que causar tanta polémica como de hecho ha provocado, es el de impulsar mandos únicos para los cuerpos policiales en los Estados de la República Mexicana. Por lo pronto para tener un mayor entendimiento del caso, veámoslo desde su situación actual.

México es un país integrado por 32 entidades federativas, entre las que ya se encuentra oficialmente la Ciudad de México que ha dejado de ser el Distrito Federal. A la fecha tenemos 2 mil 435 municipios que se distribuyen básicamente en 31 de las 32 entidades mencionadas. Cabe indicar que al menos hasta hace no mucho tiempo, en cada entidad había al menos un cuerpo de Policía Estatal, así como uno por cada entidad, sin ningún tipo de uniformidad en criterios de operación, presupuestos, esquemas disciplinarios, reglamentos, etcétera…

El desorden ha llegado a un grado tal que no falta algún municipio en los que a los agentes de policía se les paga tan escaso sueldo, que se dan de alta solo para poder entrar y ver lo que pudieran sacar por concepto de mordidas, embustes, extorsiones e incluso asaltos.

Uno de los problemas en que ha derivado la situación descrita radica en que uno o más delincuentes, pueden cometer uno o varios delitos en un municipio y complicar su captura por el solo hecho de pasarse a otra cabecera municipal en el marco de una persecución, ya que los policías de una demarcación no pueden ejercer sus funciones en otra.

El contar con un Mando Único Policial en los estados de la República Mexicana, por una parte permite homologar condiciones de vida para los agentes que integren cada mando único, lo que implica incrementar su nivel de vida y bienestar general; facilita brindarles una mejor capacitación, lo que fortalece la prevención y lucha contra la delincuencia común e incluso el crimen organizado.

Además queda otro punto que fortalece la percepción del alcance que puede tener, éste es el de la coordinación, ya que resulta infinitamente más fácil lograr una colaboración verdaderamente eficaz entre 32 mandos únicos policiales, que hacerlo entre 2 mil 435, mismos que además deben trabajar de forma coordinada con los mandos federales como la Policía Federal, la Gendarmería, la Procuraduría General de la República y desde luego las Fuerzas Armadas como el Ejército Nacional y la Marina Armada de México.

Más allá de cualquier consideración que de carácter político se pretende hacer, el comenzar con simples números permite tener un panorama amplio de los beneficios que puede implicar el contar con un mando único en las policías estatales.

Por supuesto, en lo referente a la supervisión que se le puede hacer a los municipios, hay ediles que prefieren el no tener que dar cuentas, razón por la que defienden con férrea oposición el que no haya un mando único, no sea que les vayan a sorprender en algo que no desean.

También para los ediles es importante recordar que al no tener que preocuparse por ejercer el mando directo sobre sus policías, podrán dedicarse a atender a la población en otros temas con mayor eficacia, entiéndase agua, pavimentación, educación, servicios de salud, etcétera…

Tener un Mando Único Policial nos sirve a todas y a todos.
* Senadora por el Estado de Durango

yolandadelatorre@senado.gob.mx

@yoladelatorre