imagotipo

Manlio: un político vigente

  • Jorge Schiaffino

jorge Schiaffino Isunza

Desde que el PRI comenzó a sufrir mayor presión social y se fue consumando la alternancia en el poder desde 1985, muchos políticos han dado muestra de sus valores y convicciones, mientras otros han mostrado sus frustraciones, su ambición personal, su oportunismo y su falta de vocación social. Lo anterior, se acentuó cuando se dio la alternancia en el año 2000, situación que provocó la salida de muchos priístas que pensaron que el PRI se derrumbaría y prefirieron aliarse con otros partidos. Otros más recibieron acomodo en los Gabinetes de Fox y Calderón.

Esto que ya es historia, nos puede servir para ubicarnos en las elecciones desde el 2006 hasta las del 5 de junio reciente y analizar, cómo en realidad partidos como PAN y PRD han subsistido con candidatos del PRI, ejemplos: Mario López Valdez, Moreno Valle, Miguel Ángel Yunes, Gabino Cué, Arturo Núñez, “El Bronco” con disfraz de independiente, Carlos Joaquín, todos ellos con un historial cien por ciento del PRI ignorado por sus partidos postulantes a su conveniencia.

En aquel momento y con la multa del IFE sobre el llamado “Pemex Gate”, el PRI nacional quedó al borde de la inoperancia, sin embargo, desde las Cámaras del Congreso y como apoyo a las instituciones, existieron priístas de oficio y con sentido de responsabilidad en los asuntos de Estado, así como desde la propia dirigencia y estructura del partido los más leales, asumieron el rol de oposición responsable e hicieron posible una gobernabilidad que el PAN por sí solo, no sabía ni podía realizar.

Ante los actuales acontecimientos, desde el Gobierno y en el caso particular de Manlio Fabio Beltrones, se han señalado las causas de los resultados electorales, que sin embargo han sido maximizados, ya que sin la coalición PAN y PRD que son fuerzas convergentes solo cuando así conviene a sus intereses económicos, más que políticos.

Con el triunfo inevitable de Peña Nieto, muchos de aquellos priístas regresaron a su conveniencia, sin importarles en lo más mínimo la moral, la convicción política y la lealtad partidista. Hoy ante los sucesos electorales, parece despertar el mismo fenómeno de los periodos de 2000 a 2012 y desde la oposición, se pretende crear la impresión de un PRI sin futuro, situación por demás irreal ya que las elecciones estatales no son equiparables a una elección presidencial y menos cuando la oposición desdibujada gana con candidatos ajenos a ellos.

Lo interesante es, que aun considerando estos hechos la figura política de Beltrones, toma una nueva dimensión testigo y actor desde sus trincheras, forjando un proyecto político a todas luces ligado al PRI y a los priístas, que ha sabido sumarse a otros priístas y que en su momento, le han ganado el reconocimiento dentro y fuera del partido, recordemos lo que expresaron en su momento Fox y Calderón.

Muchos priístas compartimos la visión de un PRI moderno, que contribuya a la consolidación de nuevas instituciones y leyes que respondan a la realidad social del México actual.

En un sistema político como el mexicano, hacen falta personajes comprometidos, de convicción política definida y no los saltimbanqui oportunistas que pretenden engañar a la sociedad bajo el rostro de demócratas.

La alternancia nos ha dejado experiencias de todo tipo, sin embargo, es claro que México exige continuidad al proceso reformador de EPN y que solo los políticos con capacidad de diálogo y con la experiencia necesaria, pueden hacerlo ante el campo minado de una oposición ambivalente pero alimentada desde los presupuestos públicos y eso sí muy cercana al Gobierno federal.
Jorge Schiaffino Isunza, exlegislador.

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx