imagotipo

“Manual del mal Gobierno”

  • Raúl Aarón Pozos

  • Raúl Pozos Lanz

Para los mexicanos cada día marca un espacio de incertidumbre frente al Gobierno de Donald Trump, y también un día más de molestia y rechazo. No nos tragamos, ni dejamos sin respuesta la ofensa más reciente: “Con Canadá puentes, con México muro”.

Los esfuerzos del Gobierno de México por utilizar todas las herramientas diplomáticas que nos acerquen a la normalidad de socios comerciales y de vecinos, un día parecen fructificar y al día siguiente estancarse luego de leer el tuit más reciente de Trump.

Y esta misma semana, seis ex embajadores de Estados Unidos en México, que abarcan un periodo de unos 30 años, publicaron conjuntamente un artículo en el que, entre otras cosas, piden al Gobierno de Trump mantener (negociar en términos de ganar ganar para ambos países) e incluso fortalecer las relaciones comerciales con nuestro país que son más importantes que las que se realizan con otros países, los europeos, por ejemplo.

Ante ese endurecimiento de las políticas contra México, implementadas por el Gobierno de Trump, también 475 académicos integrantes de universidades e instituciones de educación superior de ese país firmaron un pronunciamiento en apoyo a México y a la UNAM.

Pero su reacción no es la de analizar y entender lo que muestran las encuestas, sino descalificar a los medios que las publican. Basta leer una de esas referencias: “Las mismas personas que hicieron encuestas falsas durante la elección, y estaban tan equivocadas, son las que ahora producen los sondeos de aprobación. Y están tan amañadas como antes”.

Se fue otra vez contra los medios por el despido del general Michael Flynn que era jefe del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, luego de la filtración de información clasificada por las agencias federales de inteligencia de su país sobre los contactos ilegales del propio Flynn con los rusos y que él mismo confirmó.

El jueves, miles de inmigrantes en diversas ciudades de Estados Unidos se unieron para la jornada que llamaron “Un día sin inmigrantes”. No fueron a trabajar, los niños no fueron a los colegios, y ello obligó a cerrar restaurantes principalmente.

El volante que llamó a la jornada, que no está suscrito por ningún grupo u organización, advertía: “Sr. presidente (Trump), sin nosotros y nuestra contribución, este país estaría paralizado”. Y de alguna manera así ocurrió.

El profesor de pensamiento político e historia intelectual en el Trinity Hall de Cambridge, David Runciman, en un espléndido artículo reproducido en Letras Libres analiza la llegada de Trump al Gobierno estadunidense. Concluye, entre otras cosas: “Trump es un niño, el político más infantil que he visto en vida”. Y advierte: “Tarde o temprano, la realidad contraatacará a Trump. Cuando lo haga, se verá obligado a patalear. Pero quizá sea demasiado tarde. Estará atrapado”.

Seguro son sus asesores los que más sufren con los desplantes, la soberbia, la incontinencia verbal y vocación de su Presidente por el conflicto. Se puede dar un consejo a los asesores para aprovechar el previsible desastre al que Trump, si sigue por ese camino, arrastrará a su nación: elaborar un “Manual de mal Gobierno”.
* Senador Raúl Pozos Lanz