imagotipo

Mar de pena (ajenas)

  • Mar de Penas (ajenas) : Java

  • ¿Dónde quedó el espectáculo?
  • Le faltó el traje a Pepe Aguilar
  • “El Panda” caía en la crueldad

Espectáculo como tal, no hubo. Es más, fue un pleito insípido abucheado por la clientela debido sencillamente a que Julito no opuso resistencia; fue, como en muchas de sus peleas, apático e incapaz de tirar golpes.

Ah, pero eso sí: qué bueno resultó para recibir trompones en el rostro. Otra decepción del llamado Junior, ni duda.

Y otra cosa que no me gustó: Pepe Aguilar entonando nuestro Himno Nacional vestido como cualquier hijo de vecino. Pienso que habría lucido más portando con orgullo el traje de charro, en una pelea de mexicanos que seguramente hizo rabiar al propio señor Trump.

Imagínense, ¿qué sentiría el presidente de EU al percatarse de aquella expresión mexicana en Las Vegas, dejándole a su país millonaria derrama?

No faltó el chascarrillo: con tres peleas de esas y una de Pacquiao se paga el muro. Jiar jiar.
OTRO ROLLO

Ya se habían tardado en sacar del aire el programa del “Panda” Zambrano por vulgar y corriente además de riesgoso. Se hacían bromas verdaderamente atroces y que caían en la crueldad.

Lo que causa pena (ajena) son las declaraciones del Junior: “No sentí que me lastimara, que me hiciera daño”. ¡Pero si tenías el rostro destrozado, carnalito! Puf, no´más faltó que agregaras: “Hubieran visto cómo le dejé los puños”.

Bye bye.